De Veracruz al mundo
ESPACIO CIUDADANO
Jorge E. Lara de la Fraga
2023-01-23 / 20:55:08
¡Esa década de los 50 en mi existencia!
“Lo que realmente da forma a nuestra vida es el significado que damos a las cosas…” T. Robbins.
Nací optimista, para nada amargado, el 22 de abril en la localidad de Huatusco, Ver, en el marco de una de una primavera resplandeciente y bajo el respaldo afectivo de mis padres, de Guillermina de la Fraga y de Julio Lara. Puedo aseverar que fui concebido en medio de una atmósfera romántica, con melodías mexicanas de la autoría sublime de María Greever, Esparza Oteo, Palmerín, Joaquín Pardavé, Agustín Lara, Guty Cárdenas y de otras luminarias, así como con orquestas musicales de renombre que, entre otras cosas, interpretaban los ritmos en boga del danzón, el mambo y el chachachá. Después de un servidor arribaron a mi familia mis inquietos 8 hermanos, para conformar un contingente que representó un gran reto para mis progenitores en lo concerniente a la satisfacción de sus necesidades básicas y a su formación.



En ese terruño de los cerros azules y de las colinas de la esperanza cursé mis estudios primarios en el plantel “Adolfo Ruiz Cortines”, cuando en el país gobernaban Miguel Alemán Valdés y después Adolfo Ruiz Cortines; en ese lapso de 1950 a 1955 tuve la fortuna de conocer a buenos profesores que me encauzaron a desenvolverme y aprovechar mis fortalezas, tales docentes los enlisto a continuación: Paz Ruiz de Dominguez, Jesús Huber A., Bruno Noguel, Baldomero R. Mota, Manuel Sedas R., Nemesio Cano y Fernando Domínguez P. Dos de ellos y mi madre me animaron, una vez superada la formación inicial, a que presentara el examen de admisión en la Escuela Secundaria Federal Orizabeña (ESFO) para acceder a una beca muy valiosa, toda vez que con ello los aspirantes seleccionados tenían derecho a los estudios del nivel medio básico, al hospedaje y a la comida, a vestimenta premilitar, así como a una percepción económica mensual denominada PRE. Así que ya con el certificado del nivel primario y con documentos adicionales señalados en la convocatoria, me presenté para esa prueba selectiva con cierta preocupación y angustia de por medio. De un total de más de 300 adolescentes “que tocamos” las puertas del colegio aludido, sólo 80 fuimos los favorecidos.



Antes de referirme a lo más importante que me aconteció en esa localidad de “las aguas alegres” y de las industrias, les comento que desde los 10 años de edad tuve que laborar para auxiliar a mis padres en razón de que era el mayor de la prole numerosa. Por las tardes y los fines de semana me desempeñé como ayudante en la tienda de mi abuelo Ernesto, bajo la guía de mi tía Cecilia. Después a los 12 y 13 años, antes de incorporarme a la secundaria, trabajé en una tienda de abarrotes con una persona que verdaderamente explotaba a sus colaboradores y les pagaba poco. Si bien también fui víctima de su comportamiento abusivo me gané en parte su voluntad porque cuadyuvé en el registro y control de los ingresos-egresos de su negociación, asimilando que nada es fácil en los terrenos de los hechos y que es muy importante la organización y el pertinente manejo de los recursos materiales y económicos.



Durante tres años, de 1956 a 1958, cursé los estudios de nivel medio básico en la ciudad de Orizaba como becario interno del plantel para hijos de trabajadores puesto en vigencia durante la administración del Presidente Lázaro Cárdenas en 1937. Ahí, a partir de mis 13 primaveras de existencia, tuve que cumplir con las normas establecidas por las autoridades del colegio, desde la asistencia puntual a las sesiones de clase bajo la guía de los ameritados maestros Jorge Gjumlich G., Rogerio Fentanes L., Manuel Mtz. Huesca, Aída Ángel y Antonio Gallardo Méndez, el cumplimiento en las tareas asignadas por los docentes, así como la participación en la actividad de los talleres (carpintería, hojalatería, electricidad, soldadura) y el desempeño en labores artísticas y deportivas, sin dejar de mencionar que los alumnos teníamos también el compromiso de llevar a efecto labores de limpieza e higiene en los baños y dormitorios destinados a los becarios, lo cual se superaba mediante un cronograma preciso y en horarios que no perjudicaban la formación integral de los adolescentes. A ritmo marcial, con el corneta de órdenes entonando “levante”, se iniciaba la jornada en ese recinto para después de las acciones aeróbicas matutinas y del aseo personal, se accedía a los comedores para desayunar alimentos sanos. De las 8 de la mañana a las 13 o 14 horas eran las sesiones académicas; la comida sustanciosa se servía de las 14 a las 15 horas. El turno vespertino (de las 16 horas en adelante) se aprovechaba para la atención de las actividades tecnológicas y las de carácter físico-artístico. Después de las 18 horas era el periodo de descanso-estudio, finalizando con la cena.



A las 10 de la noche se tocaba “silencio” y todos los estudiantes tenían que estar en su respectivo dormitorio para descansar a plenitud a fin de repetir la rutina laboral-escolar reseñada en el párrafo anterior. Puedo decir sin temor a equivocarme que ese centro educativo me ayudó mucho en mi desenvolvimiento; arribé como un niño inseguro, introvertido, temeroso, tres años después era un joven comunicativo, seguro de mis actos y mejor pertrechado en lo físico-anímico para superar obstáculos y acometer proyectos de superación personal. Muchos de los condiscípulos esforeanos seguimos a la fecha cultivando lazos de fraternidad, pues en esa etapa significativa de la adolescencia éramos todos hermanos, tanto en los momentos agradables como en las circunstancias difíciles o emergentes (el sismo de 1957 en la Pluviosilla, las enfermedades y accidentes, así como el caso de un conato de incendio en las inmediaciones del plantel).





ATENTAMENTE.



PROFR. JORGE LARA DE LA FRAGA

Nos interesa tu opinión

>
   Más entradas
ver todas las entradas
• Por los senderos armónicos de Euterpe. 2022-08-13
• Singular carnaval democrático. 2022-08-05
• La ignorancia esclaviza y la ciencia libera 2022-07-26
• “Los Dragones” y su 30 aniversario. 2022-07-19
• Morena y su devenir. 2022-07-13
• Mente sorprendente y voluntad inquebrantable 2022-06-27
• Mis andanzas oníricas por Huatusco. 2022-06-19
• ¡ “Puros, puros y al amanecer …cigarros” ! 2022-06-12
• El joven sueco “que vuela” 2022-06-05
• ¡A 3 décadas de ser Benemérita! 2022-05-22
• ¡Un té de humildad para “El Canelo”! 2022-05-16
• Alrededor de las 8 décadas… 2022-05-08
• 8 décadas: Vida, nada me debes … 2022-04-29
• Que la energía primaveral nos fortalezca 2022-03-24
• ¡FRENAA mete el acelerador contra AMLO! 2022-03-17
• El perverso Tío Sam. 2022-03-08
• Probabilidades de vida en otros planetas 2022-02-21
• ¿Amenaza de una confrontación mundial? 2022-02-08
• Suerte o privilegio: tener un buen jefe 2022-02-05
• Suerte o privilegio: tener un buen jefe 2022-02-05
• La doble moral y “las buenas conciencias”. 2022-02-04
• La doble moral y “las buenas conciencias”. 2022-02-03
• La doble moral y “las buenas conciencias”. 2022-01-23
• ¡A dorminar la jaca metálica! 2022-01-18
• Los grandes tenores italianos 2022-01-09
• ¡Esos jefes fatuos y carentes de liderazgo! 2021-12-31
• ¡Hace 90 años el fanatismo resplandeció! 2021-12-25
• Huatusco, siempre en mi mente y corazón. 2021-12-12
• Dostoievski, un literato clásico y trascendente 2021-12-05
• Las cuestiones menores que valen la pena. 2021-11-28
• Sancho, vamos avanzando; olvídate de los ladridos… 2021-11-21
• Entre dos recintos de las Grandes Montañas. 2021-11-14
• ¡El “patito feo” se cubrió de gloria! 2021-11-07
• María y Rosario de la Fraga, ruiseñores huatusqueños 2021-10-31
• ¡Salvemos al planeta, después… los viajes espaciales! 2021-10-25
• La Benemérita y su trayectoria significativa 2021-10-17
• ¡Que cada cual escale su Himalaya! 2021-10-09
• ¡Zapatero,… a tus zapatos! 2021-10-02
• Por los senderos mágicos de Michoacán 2021-09-26
• La reina “cenicienta” del tenis 2021-09-19
• Como profesor y abuelo: ¡Sí por las clases presenciales! 2021-09-11
• El sanguinario, hipócrita y perverso imperio 2021-09-05
• ¡Ánimo, que el miedo no nos paralice! 2021-08-27
• ¡Aun podemos salvar a nuestra “aldea cósmica”! 2021-08-23
• ¡Voté y tenía mis motivos! 2021-08-03
• ¡Vive dignamente siempre! 2021-07-04
• ¡Esas difíciles quinielas políticas! 2021-06-27
• La congruencia en la actividad pública 2021-06-19
• ¡Al final, el pueblo manda! 2021-06-13
• LA INGRATITUD EN LA HUMANIDAD. 2021-06-08
• ¡Última llamada: el voto razonado! 2021-06-02
• ¡Ya dejen de culpar a Mefistófeles! 2021-05-30
• Remembranzas de Domingo sobre la BENV 2021-05-23
• ¡El 6 de junio nos compromete a definirnos! 2021-05-16
• Ante las turbulencias, fraternidad y humanismo. 2021-05-09
• Domingo se fue, su cámara descansa… 2021-05-03
• Mujeres ilustres y trascendentes 2021-04-25
• Mañana, “mañana será otro día…” 2021-04-18
• ¡El pueblo está despertando! 2021-04-10
• Monólogo con un colega ausente 2021-04-04
• Guadalupe Victoria, Benemérito de la Patria. 2021-03-28
• ¡Avanzaremos, con ciudadanos críticos y decididos al cambio! 2021-03-21
• Las embestidas de la ultraderecha 2021-03-14
• En México, ¿vamos bien o retornamos al pasado? 2021-03-07
• Norberto Martínez Moreno, un normalista ameritado. 2021-02-28
• Había una vez un cacique pueblerino… 2021-02-22
• ¿Se sostendrá Morena o triunfará el bloque opositor? 2021-02-15
• ¿Regresaremos al “mundo jurásico”? 2021-02-07
• Huatusco, en mi mente y corazón 2021-01-30
• Votaciones intermedias: ¡la moneda está en el aire! 2021-01-25
• El triunfo de un pundonoroso púgil irlandés. 2021-01-16
• Unas píldoras de reflexión y compromiso 2021-01-12
• Compromisos y retos para el año 2021. 2021-01-04
• La Navidad: dos mensajes y un posicionamiento político 2020-12-29
• Reflexiones en derredor de este período navideño 2020-12-21
• ¡Que la ciencia irradie a las nuevas generaciones! 2020-12-15
• La Benemérita, a 134 años de existencia. 2020-12-07
• Joven talentosa, competitiva y audaz 2020-11-30
• La Benemérita, a 134 años de existencia 2020-11-24
• “Hay que ser sabios…”, congruentes y prudentes 2020-11-16
• “Zopilote” antimaderista caído en Chavaxtla. 2020-11-09
• Las series mundiales y los Dodgers. 2020-11-03
• Felipe, ser leal y hombre sencillo 2020-10-27
• ¿Están en la misma frecuencia el Papa y los sacerdotes de México? 2020-10-19
• El juicio a expresidentes y una “encuesta doméstica” 2020-10-12
• ¡Hasta el Papa cosecha “fuego amigo”! 2020-10-06
• Para transformar a México, ¿avanzamos o frenamos? 2020-09-27
• ¡A 55 años de un acontecimiento guerrillero! 2020-09-22
• Felipe de Jesús, el “manitas sucias y sangrientas”. 2020-09-19
• Una serie coreana reveladora 2020-09-12
• Una húmeda remembranza infantil. 2020-09-05
• ¿Repetirá Trump o triunfará Biden? 2020-09-01
• Es sencillo: ¡déjenlos ser! 2020-08-26
• Lozoya y su moderna caja de Pandora. 2020-08-20
• El IPE, entre zozobras y esperanzas 2020-08-15
• Un huatusqueño distinguido y gentil. 2020-08-08
• ¿Por qué soy, pienso y procedo así? 2020-08-02
• BENV: 28 años de logros, retos y compromisos 2020-07-26
• Rébsamen, ariete de la reforma educativa (siglo XIX). 2020-07-19
• Rébsamen, ariete de la reforma educativa (siglo XIX). 2020-07-12
• Raúl Vera, “el que camina con quien padece” 2020-07-06
• ¡A preservar la casa que todos habitamos! 2020-06-29
• A medio siglo del mundial “México 70” 2020-06-20
• ¡Fuera tinieblas, que irrumpa la luz! 2020-06-15
• ¡Ánimo, nos veremos en los próximos comicios (2021 y 2022)! 2020-06-08
• El Coronavirus “descobijó” a Donald Trump 2020-05-31
• Entre penas y recuerdos 2020-05-24
• El Covid-19 y mis nietos. 2020-05-20
• El Covid-19 y mis nietos 2020-05-18
• Un pugilista portentoso 2020-05-12
• ¡La naturaleza no olvida, siempre sanciona! 2020-05-05
• “Temporada de zopilotes”, en el siglo XXI 2020-04-27
• La pandemia, “como anillo al dedo” 2020-04-20
• Ante la emergencia, la necesaria unidad nacional 2020-04-12
• El coronavirus y la cuarentena 2020-04-06
• La pugna EEUU-CHINA y en coronavirus 2020-03-28
• En el vuelo del águila 2020-03-23
• Esos machos: ¿Quién tira la primera piedra? 2020-03-18
• El Rey Midas “del chayote” 2020-03-09
• La aventura de un singular anciano 2020-03-01
• En contra del sadismo escolar. 2020-02-26
• La juventud en sincronía con sus talentos 2020-02-18
• La ciencia y los farsantes 2020-02-11
• Los dos Papas y el Guasón 2020-02-05
• La BENV dinámica y propositiva 2020-01-27
• Aún hay médicos honestos y eficientes. 2020-01-21
• En aras de los “faros existenciales” 2020-01-13
• La generación silenciada de la dignidad 2020-01-07
• Algo para los inquietos renuevos. 2020-01-02
• Nepantla 1974 y “la guerra sucia” 2019-12-23
• Reflexiones en el atardecer 2019-12-16
• Hacia un promisorio segundo año de gobierno 2019-12-12
• ¡Parece que fue ayer, hace 57 años! 2019-12-04
• ¿EL ocaso de los “3 fantásticos”? 2019-11-27
• ¡AMLO, a un año de gestión! 2019-11-18
• El cambio avanza, la resistencia arremete 2019-11-12
• “El Canelo” y mis dudas 2019-11-04
• “El caballo negro” de la Serie Mundial 2019-10-24
• Huatusco, vivencias y potencialidades 2019-10-21
• ¡Media centuria de la Oficial “B”! 2019-10-14
• Córdoba y José José en la nostalgia 2019-10-03
• ¡Un prodigioso Conjunto Folklórico! 2019-09-19
• Superviviente designado. 2019-09-10
• Superviviente designado. 2019-09-10
• ¡Agonía y éxtasis… hace 31 años! 2019-09-03
• Reconocimiento al Maestro Rodríguez Revoredo. 2019-08-27
• Miguel Montalvo y sus cuentos. 2019-08-20
• “Los Grillos”, generación comprometida 2019-08-14
• En pos de tranquilidad y frescura 2019-05-29
• Preocupaciones añejas de un profesor. 2019-05-15
• El difícil arte de gobernar 2019-05-02
• Pronósticos, caídas y éxitos deportivos 2019-04-25
• Hawking y los agujeros negros 2019-04-17
• Con todo respeto al Señor Presidente. 2019-04-11
• A cinco lustros de un infame crimen 2019-04-03
• ¿Acabó “el recreo” para la CNTE? 2019-03-27
• Lapsos para “apretar tuercas” 2019-03-20
• Entre posgrados, capacidades y rendimientos 2019-03-14
• Ayer tuve un sueño… 2019-03-06
• ¡Congruencia, eficiencia y honestidad! 2019-02-24
• Lobo imperialista despiadado 2019-02-12
• De historia y de un familiar 2019-02-07
• Preguntas inquietantes y respuestas sorprendentes 2019-01-30
• ¡La lucha por ser mejor! 2019-01-17
• Un suplicio: el pago del predial. 2019-01-10
• ¡Más acciones, menos declaraciones! 2018-12-19
• Entre difuntos, historia y añoranzas 2018-11-22
• Vientos de transformación 2018-11-15
• El optimismo ante el devenir 2018-10-25
• ¡Más luz y menos oscuridad! 2018-10-17
• La masacre del 68 2018-10-01
• ¡Hace 50 años hubo gas y represión! 2018-09-25
• Trepidante cotejo boxístico 2018-09-20
• ¡A laborar con dignidad, honradez y eficiencia! 2018-09-11
• Entre suspenso y nuevos horizontes 2018-08-30
• ¿Todos somos “morenistas”? 2018-08-22
• Una luz de esperanza… 2018-08-15
• Miscelánea temática 2018-08-08
• Una mujer humanista y valerosa 2018-08-01
• En torno a esa mentada Reforma… 2018-07-25
• Reto importante y compromiso histórico 2018-07-18
• La BENV y “La Reforma” 2018-07-11
• La BENV y “la Reforma” 2018-07-05
• ¡No se acaba, … hasta que se acaba! 2018-06-27
• ¿Por qué debemos votar? 2018-06-22
• ¡Hace 50 años murió “El Chango”! 2018-06-12
• Una familia veracruzana (segunda y última parte) 2018-06-06
• ¡Una “Alameda” en peligro! 2018-05-31
• Una familia veracruzana 2018-05-28
• ¿Existe el crimen perfecto? 2018-05-21
• ¡Sigue la guerra sucia! 2018-05-14
• ¡La amistad, por sobre las diferencias! 2018-05-05
• ¡El miedo no anda en burro! 2018-04-30
• El Huatusco de mis afectos 2018-04-25
• El Bronco: mentiras, trampas y cinismo 2018-04-16
• ¡Con sabor y sudor popular! 2018-04-09
• Incremento en el deterioro ecológico 2018-04-04
• ¡Van Gogh sigue vigente! 2018-03-28
• ¿Un alma en pena? 2018-03-22
• La ciencia y la educación 2018-03-07
• Veamos “el vaso medio lleno” 2018-02-26
• Pueblo chico, infierno grande… 2018-02-18
• Darwin, ejemplo para la juventud 2018-02-11
• Entre la política y el deport 2018-02-08
• Federer, atleta y ser ejemplar 2018-01-29
• Recuerdos y deseos en la cuesta de enero. 2018-01-15
• ¡Ya tengo mi gallo! 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010