De Veracruz al mundo
EROS ORTEGA RAMOS
Eros Ortega Ramos
2020-06-04 / 11:58:29
La muerte de George Floyd y la indignación estadounidense
“La supremacía racial sigue cobrando vidas en los Estados Unidos”






Por Eros Ortega Ramos*



El pasado lunes 25 de mayo del año en curso, otro ciudadano afroamericano de 46 años fue asesinado por un policía de tez blanca en los Estados Unidos. Su nombre era George Floyd, quien perdió la vida gracias a un elemento de seguridad en un estacionamiento de Minneapolis. Resulta que ese día alguien alertó a las autoridades de dicha ciudad estadounidense por una persona que supuestamente intentó pagar con un billete apócrifo de 20 dólares su estancia en tal inmueble. Poco tiempo después, cuatro policías a bordo de una patrulla localizaron a Floyd tranquilamente sentado al interior de su automóvil, por lo que le ordenaron que saliera lentamente de la unidad ya que sospechaban que había sido él quien había intentado pagar con el billete falso. Al percatarse de que era el principal sospechoso Floyd se resistió al arrestó, por lo que como ya es costumbre en el país vecino, los elementos de seguridad hicieron uso de la fuerza.



Pero fue uno en especial quien de manera brutal sometió al afroamericano, Derek Chauvin, mismo que lo tiró salvajemente contra el suelo al momento de que se subía sobre él presionando su rodilla contra su cuello por casi diez minutos seguidos. A pesar de que Floyd se quejaba por la dificultad que presentaba para respirar debido a la excesiva fuerza del uniformado, Chauvin lo sofocó hasta provocarle la muerte. Cabe resaltar que, ante el desmayo de Floyd, los policías solicitaron el apoyo de una ambulancia que llegó al lugar para recoger el cuerpo inerte de la víctima, quien horas después murió en el hospital.



Por si no fuera suficiente con el abuso de poder del cual fue víctima este ciudadano afroamericano, la situación se agravó aún más cuando el forense de Minneapolis dio a conocer el informe de la autopsia oficial. De acuerdo con este, la muerte de Floyd fue por “homicidio” ya que sufrió un paro cardiaco al momento de que los policías lo mantuvieron inmovilizado. El examen detalló que tras “la sumisión, la restricción y la compresión del cuello”, la víctima perdió la vida. Asimismo, el informe determinó que Floyd había consumido drogas previamente, así como que padecía una enfermedad cardiaca.



Afortunadamente para la familia del difunto, todos estos hechos fueron captados en video para posteriormente ser publicados en redes sociales, lo que provocó la indignación y el enojo de gran parte de la sociedad estadounidense, mismo que derivó en disturbios, saqueos y protestas en todo Minneapolis para exigir justicia por el asesinato de Floyd: “Las protestas en contra del abuso policial hacia la comunidad afroamericana se han esparcido a lo largo de Estados Unidos. Los Ángeles, Memphis, Atlanta, Minnesota, Nueva York, Charlotte, Houston, Dallas, Las Vegas y Washington son solo algunas ciudades donde la gente ha salido a las calles a mostrar su descontento. Además, las manifestaciones ya han traspasado fronteras hacia Canadá, Nueva Zelanda y Europa” (ElHeraldodeMéxico, 01/VI/20).



En más de 70 ciudades se iniciaron protestas no necesariamente pacíficas, desafiando así los intentos de control por parte de las fuerzas de seguridad estadunidenses, al tiempo que diferentes políticos, tanto locales como nacionales, intentaban responder al inminente estallido social que se avecinaba a consecuencia de un hartazgo social histórico. Es así como el gobierno del magnate “sacó el cobre” como popularmente se dice, implementando mayores acciones represivas y responsabilizando, según él, a “terroristas” de izquierda como los autores de las revueltas: “Estos son grupos organizados que no tienen nada que hacer con George Floyd. ¡Triste!”, publicó el presidente Trump desde su cuenta oficial de Twitter.



La vieja pero efectiva estrategia de los gobiernos autoritarios cuando su imagen de control, estabilidad y progreso vendida tiempo atrás por toda una parafernalia publicitaria al servicio de las élites del poder, se ve amenazada por la realidad que se vive en las calles, lejos de los lujos, las extravagancias, las exclusividades y el poder que el dinero otorga. Una realidad de la clase trabajadora que contrasta tremendamente con el mundo perfecto, pero al final utópico que los ricos prometen, pero que jamás cumplen: “A pesar del despliegue de la Guardia Nacional en por lo menos 14 estados y varias metrópolis (Los Ángeles, Atlanta, Minneapolis y la capital Washington), la implementación de toques de queda en por lo menos 25 ciudades y en todo un estado (Arizona) […] y con más de 3 mil arrestos en 24 ciudades desde el jueves, la ola de manifestaciones y actos de protesta continuaron por sexto día en todo el país” (LaJornada, 01/VI/20).



Las voces de los manifestantes resonaban en las diferentes consignas que eran repetidas al unísono una y otra vez ante los ojos maravillados de un servidor que se encontraba al frente de su computadora: “Di su nombre: George Floyd”, “No puedo respirar”, “Las vidas de los negros importan”, “Sin justicia no hay paz”. Y mi emoción crecía y crecía; esas voces de los históricamente silenciados no todos los días cuentan con la oportunidad de ser escuchadas por el mundo entero. Las maravillas de la tecnología en una era de globalización. Pero, por otra parte, comenzó a circular la sangre de la violencia represora materializada en fotos de varios periodistas que denunciaron actos de represión en su contra por las fuerzas de seguridad. Algunos de ellos fueron heridos por balas de goma, a tal grado de que un fotógrafo perdió uno de sus ojos debido al fuerte impacto del proyectil.



Y no es para menos toda esta ira acumulada que el día de hoy encuentra un cauce perfecto para poder ser desfogada en las calles, ya que estamos presenciando el comienzo de una grave crisis de un sistema neoliberal cada vez más xenófobo, excluyente y desigual. A esto habría que aumentarle la violación sistemática de los derechos de los migrantes, los afroamericanos, las mujeres, los miembros de la comunidad LGBT y demás minorías.



Nos encontramos ante la punta de lanza de un descontento social generalizado que lleva años gestándose en Estados Unidos como consecuencia del racismo y el abuso de poder ejercido por parte de las autoridades estadounidenses hacia los sectores sociales más vulnerables. Resulta increíble que en pleno siglo XXI, en el país del “sueño americano” aún se sigan viendo este tipo de hechos detestables por cuestiones de raza. Y es que la indignación puede desencadenar en disturbios y,



por consiguiente, en actos de violencia que, ante la inacción de un Estado incompetente, buscan legitimar una lucha que reivindique la justicia ante este tipo de crímenes por parte de la policía. Ahora queda esperar esa justicia por parte de un sistema omiso desde hace décadas, que, aunque muchos dudan de que llegue, podría lograrse si la indignación no se apaga ante nuevas promesas falsas.



Gracias por su lectura.



Twitter: @erosuamero



Facebook: Eros Ortega Ramos



Correo electrónico: sociologia_uameros@hotmail.com



*El autor es licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana y actual estudiante de la Maestría en Estudios Políticos y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México

Nos interesa tu opinión

>
   Más entradas
ver todas las entradas
• La polémica por el comportamiento indebido de Vicente Fernández 2021-01-28
• Trump y Biden: de censuras y ascensos 2021-01-22
• La crisis del STC 2021-01-14
• De López Gatell y Donald Trump; las pifias evitables 2021-01-07
• El aborto legal en la Argentina 2021-01-04
• La designación de Delfina Gómez como nueva titular de la SEP 2020-12-23
• Covid-19 y la negación de lo evidente 2020-12-18
• El lenguaje incluyente ahora en animales 2020-12-11
• Maradona y su legado ambivalente 2020-12-04
• El radicalismo del discurso de la no violencia 2020-11-26
• “Becas para todes”; el lenguaje inclusivo y su imposibilidad para el cambio 2020-11-20
• La represalia contra la protesta feminista en Cancún 2020-11-12
• La delgada y sexista línea que separa el coqueteo del acoso sexual 2020-11-05
• La indignación feminista por una ofrenda destruida 2020-10-28
• El capitalismo y su apropiación del discurso de la diversidad 2020-10-23
• La polémica por la eliminación de los fideicomisos públicos 2020-10-15
• La violencia contra los hombres; una grave problemática social invisibilizada 2020-10-09
• El feminicidio de Jessica González Villaseñor 2020-10-05
• FRENAAA y la oposición claudicante 2020-09-25
• Los premios Óscar y la inclusión forzada 2020-09-18
• La polémica por la toma de la CNDH 2020-09-10
• Luisito Comunica y su “apología de la violación” 2020-09-02
• Lozoya y el engranaje de corrupción prianista 2020-08-31
• El curioso caso de Felipe Calderón Hinojosa 2020-08-14
• Oaxaca y su combate a la obesidad infantil 2020-08-10
• Emilio Lozoya y el legado priista de corrupción 2020-08-03
• ¿Cómo se declara una Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres? 2020-07-24
• El calvario de Lydia Cacho en su lucha contra la pederastia en México 2020-07-17
• La visita de AMLO a la Casa Blanca 2020-07-10
• A dos años del triunfo del presidente incómodo 2020-07-03
• Gilberto Lozano y su caravana motorizada contra AMLO 2020-06-26
• Chumel Torres y el descalabro del CONAPRED 2020-06-19
• Las fake news y la oposición resentida 2020-06-12
• El “violento” de Hugo López-Gatell y el discurso victimista del PAN 2020-05-29
• La solicitud de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en el Estado de México 2020-05-22
• La Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en el Estado de México y su relegitimación de la justicia penal 2020-05-15
• La inacción de AMLO 2020-05-07
• El aumento de la violencia por el Covid-19 2020-05-01
• Ricardo Salinas Pliego y su indiferencia ante la contingencia sanitaria 2020-04-24
• La educación en los tiempos del Covid-19 2020-04-17
• La educación en los tiempos del Covid-19 2020-04-16
• La ansiedad en los tiempos del Covid-19 2020-04-09
• Del Covid-19, la ignominia de Salinas Pliego y el saludo de AMLO 2020-04-02
• Covid-19; una pandemia para reflexionar 2020-03-24
• El Covid-19 y la indestructible idiosincrasia del mexicano 2020-03-19
• Reflexiones en torno a las manifestaciones del Día Internacional de la Mujer 2020-03-11
• El oportunismo de “México Libre” en la apropiación de movimientos sociales 2020-03-07
• El asesinato de Fátima y la propuesta de “Un día sin mujeres” 2020-02-25
• Violencia de género en la UNAM; acoso y hostigamiento sexual 2020-02-20
• El feminicidio de Ingrid “N” 2020-02-12
• México y su vulnerabilidad ante el nuevo coronavirus 2020-02-07
• AMLO y su avión presidencial 2020-01-30
• El drama de la Caravana Migrante 2020-01-23
• Las lecciones que nos dejó el tiroteo en Torreón 2020-01-13
• El capricho de Trump 2020-01-09
• La impunidad de Felipe Calderón 2020-01-02
• El calvario de Mario Villanueva Madrid 2019-12-30
• Los nexos con el narcotráfico de Genaro García Luna 2019-12-19
• La polémica por el general Zapata feminizado 2019-12-12
• La estafa del Knotfest México 2019 2019-12-05
• La polarización que desató la marcha feminista 2019-11-27
• La polémica que desató Mon Laferte 2019-11-21
• La renuncia de Evo Morales 2019-11-13
• La lamentable censura de la UNESCO 2019-11-11
• Los cabos sueltos del caso Culiacán 2019-11-04
• El descalabro de AMLO 2019-10-26
• Joker y la maleabilidad de la opinión pública “Cuando al espectador se le dice qué ver, cómo verlo, y cuándo verlo” 2019-10-18
• Greta Thunberg y la farsa del activismo social 2019-10-08
• Lo que dejó la marcha a favor del aborto en la CDMX 2019-10-02
• El error de la piloto de Interjet en la era del linchamiento mediático 2019-09-23
• La polémica que desata la Identidad de Género (Parte 1) 2019-09-17
• La opinión pública ante el Primer Informe de Gobierno de AMLO 2019-09-09
• La justicia para algunos es la desgracia para otros 2019-08-06
• El drama de los aspirantes rechazados 2019-07-28
• Un ojo por un cajón de estacionamiento 2019-07-14
• El caso de Raymundo y la explotación laboral 2019-07-07
• Los estudiantes de cristal 2019-06-21
• La intentona del “uniforme neutro” 2019-06-13
• El “Pueblo Mágico” de Ecatepec de Morelos 2019-06-02
• El daño que dejó la huelga en la UAM 2019-05-13
• El negocio del Coaching 2019-04-23
• El negocio del Coaching 2019-04-18
• El Performance como forma de protesta en la actualidad 2019-04-14
• La petición de AMLO 2019-04-02
• El feminismo radical que llegó para ¿Quedarse? 2019-03-24
• El rezago educativo mexicano 2019-03-12
• A 100 días del gobierno de AMLO 2019-03-07
• El fenómeno Yalitza Aparicio 2019-02-18
• Explosión en Tlahuelilpan; una desgracia para reflexionar 2019-02-03
• La enseñanza que deja el combate al huachicoleo 2019-01-21
• La ignominia del EZLN 2019-01-08
• El error de AMLO 2018-12-29
• La austeridad que no llega a la SCJN 2018-12-19
• Los primeros días de AMLO como Presidente Constitucional de México 2018-12-10
• Las consultas ciudadanas de AMLO 2018-11-26
• La sospechosa muerte de Héctor Beltrán Leyva 2018-11-19
• La ignominia de la “Marcha fifí” 2018-11-05
• La inviabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México 2018-10-29
• La migración en México; un análisis sociológico 2018-10-22
• Los feminicidios del “Monstruo de Ecatepec” 2018-10-12
• 50° aniversario de la matanza estudiantil en Tlatelolco 2018-10-09
• Linchamientos en México; una grave problemática social en ascenso 2018-09-23
• El último grito de independencia de Enrique Peña Nieto 2018-09-19
• Agresión de porros en Ciudad Universitaria 2018-09-09
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010