De Veracruz al mundo
ES CUANTO...
Héctor RaúlRodríguez
2022-01-07 / 12:15:59
El Estado de derecho en Veracruz




Por Héctor Raúl Rodríguez



La finalidad de todo poder público es la protección de los derechos del individuo, por ello se trata de un poder limitado, cuya actuación debe estar prevista en la ley como expresión democrática de la voluntad general. Con estas palabras introduce el autor Luis Rubio (A la Puerta de la Ley, El estado de derecho en México, CIDAC, 1993) los principios en los que se sustenta el concepto de Estado de derecho, a saber:

1) Los derechos fundamentales, donde la protección de los derechos del hombre es el fundamento y la finalidad de las instituciones sociales. Se trata de derechos innatos, anteriores y superiores al Estado, que éste sólo puede reconocer; más aún, explica que la tutela de los derechos humanos no solo puede quedar al arbitrio de los Estados nacionales, lo que ha llevado al establecimiento de un régimen internacional para reforzar el respeto y la vigencia de estos derechos.

2) La división de poderes, sintetizada en el principio planteado por Montesquieu de que el poder detenga al poder, y;

3) La seguridad juridica, es decir el principio de legalidad, según el cual las autoridades nada pueden hacer que no esté previsto en las leyes y donde cualquier posible afectación de los derechos del individuo debe estar debidamente fundada y justificada por una norma, a la vez que el afectado debe contar con la posibilidad de defenderse y ser escuchado mediante la garantía de audiencia o el principio del debido proceso legal.

En ese tenor, la legalidad es un valor superior, que está más allá de ideologías o posturas políticas, y esto es así porque sin un profundo respeto a la ley ninguna sociedad puede avanzar, pues ninguno de sus miembros tiene certidumbre respecto a lo que los otros, incluyendo el gobierno, van a hacer.

Rubio lo explica de la siguiente manera: “Si el que trabaja no tiene garantía de que su salario se le va a pagar, su trabajo reflejará esa falta de seguridad; si el que invierte puede ser expropiado en cualquier momento, sus decisiones de inversión tendrán como prioridad lograr una rentabilidad muy elevada en el menor plazo, en lugar de orientarlas a proyectos, también rentables, de más larga duración, que son generalmente los que mayores beneficios sociales aportan; si un candidato a cualquier puesto de elección popular no cuenta con la certeza de que el voto será respetado y de que todos los contendientes aceptarán los resultados, dejará de tener incentivos para procurar el voto y preferirá utilizar cualquier recurso político a su alcance para lograr su propósito”.

Por lo anterior, vivir en una sociedad regida por leyes y el respeto a las mismas es una condición necesaria para que haya avance económico, para que se desarrolle la sociedad y para que progrese el país. No obstante, el autor reconoce que el hecho de que toda actividad económica, política y social tenga un marco jurídico, no equivale a vivir dentro de un verdadero Estado de derecho.

Explica que éste solo se da cuando la actividad, tanto de los gobernados como de los gobernantes, se halla garantizada y limitada a la vez por una norma superior, que es la Constitución, y por las leyes que emanan de ésta. Es decir, el Estado de derecho consiste en la vigencia efectiva de un orden constitucional, con leyes estables e iguales para todos, que el gobierno respeta en forma cabal y que reducen al mínimo la coerción necesaria para que los ciudadanos las cumplan.

Dicho lo anterior y a manera de conclusión preliminar, se tiene que los mexicanos ven la ley como algo relativo, siempre sujeto a vaivenes y cambios, según soplen los vientos. “México cuenta con leyes, pero no con un cabal Estado de derecho”, sostiene Luis Rubio.

Y para muestra, un botón.

En veracruz hay un tema social, laboral, de impartición de justicia, de derechos humanos y económicos que tiene que ver con el incumplimiento de los laudos por parte del Estado o los Ayuntamientos. Se trata de fallos o resoluciones de los tribunales laborales que las autoridades constituidas, en su calidad de patrones, están obligados a cumplir, lo que no siempre ocurre.

Incluso el artículo 49 de la Constitución Política del Estado relativo a las atribuciones del gobernador del estado, establece en su fracción XIII que corresponde al Gobernador hacer cumplir las resoluciones de los tribunales y prestar a estos el auxilio que necesiten para el ejercicio expedito de sus funciones.

Por un lado, el Estado y los Ayuntamientos argumentan razones presupuestales para no cumplir, sin embargo, el tema no solo es económico, sino de cumplimiento de la ley, de respeto a la legalidad, en la medida que se trata de resoluciones de los tribunales. En ese sentido, el incumplimiento de un laudo pervierte el estado de derecho y viola los derechos humanos de los trabajadores agraviados.

Para muchos justiciables, la hipótesis es que no se cumplen los laudos debido a las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla.

En un Estado de derecho, un trabajador despedido de manera injustificada que interpuso una demanda laboral, que se sometió a juicio, que recibió el fallo a su favor de los Tribunales en materia del Trabajo, tiene derecho a que el patrón – sea el Estado o un municipio – cumpla con ese fallo y acate las resoluciones emitidas en él.

Por el contrario, en un Estado o municipio donde no se acatan los fallos de los tribunales laborales no hay un verdadero Estado de derecho, pues se vulneran los principios fundamentales que lo sustentan: es decir, los derechos humanos, el acatamiento a las resoluciones del Poder Judicial y el respeto a la legalidad, a la seguridad jurídica, al acceso a la justicia y al trabajo decente.

Nos interesa tu opinión

>
   Más entradas
ver todas las entradas
• Pandemia y elecciones: ¿Votar por los sinvergüenzas de ayer o por los de ahora? Esa es la cuestión 2021-01-27
• La rueda de la historia se mueve 2021-01-14
• La tabla de salvación y el Caballo de Troya 2020-12-27
• Guía Ética, un paso para la transformación de México 2020-12-04
• El monólogo como discurso del poder ni es liberal ni es democrático 2020-11-30
• La Suprema Corte y las elecciones en Veracruz 2020-11-24
• II Informe de Gobierno ¿fiesta cívica o acto simbólico para exorcizar fantasmas? 2020-11-15
• Crónica de una caída anunciada 2020-11-09
• Entre la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad 2020-10-28
• Veracruz, ¿un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo? 2020-10-15
• El futuro de Morena en manos del INE 2020-10-07
• El infierno epistolar de Dante 2020-09-24
• Rumbo al 2021: ¿mal humor o irritación social? 2020-09-22
• Agenda del Estado, por encima de la agenda electoral de 2021 2020-09-03
• Biden y la geopolítica: cuatro crisis históricas y una tormenta perfecta 2020-08-25
• Veracruz enfrenta cinco crisis: Covid, económica, de inseguridad, de justicia e institucional, pero Gobernador prefiere chapear 2020-08-17
• Estrategia de polarización política en la 4T: ¿golpe de timón? 2020-07-27
• Intelectuales contra la 4T: la lucha por la hegemonía en el Congreso 2020-07-16
• AMLO, Trump y el discurso de Gettysburg 2020-07-09
• Veracruz, la carreta y las calabazas 2020-06-23
• ¿Edén o distopía? Esa es la cuestión 2020-05-25
• El código gobierno-oposición 2020-05-18
• Nace el “bloque opositor por Veracruz” 2020-05-11
• En 26 aniversario del magnicidio de Colosio, México sigue con hambre y sed de justicia 2020-03-23
• Veracruz, proceso inacabado de transición política 2020-03-18
• Urge pacto social por la seguridad y combate a la pobreza en Veracruz 2020-02-24
• Comienza la Cuarta Transformación 2018-11-30
• El espejo de Cuitláhuac 2018-11-12
• Ni presidencialismo autoritario ni vuelta al feudalismo 2018-09-19
• El republicanismo cívico 2018-08-22
• Veracruz: cambio de paradigmas 2018-07-31
• Alternancia en Veracruz: la izquierda y la ética republicana 2018-07-17
• 1 de julio, los ciudadanos escribieron la historia 2018-07-04
• El péndulo histórico 2018-06-24
• Rumbo al 1 de julio, ¿continuidad o alternancia? 2018-06-16
• Anaya y Yunes Márquez, lo accesorio sigue la suerte de lo principal 2018-06-12
• Veracruz en dos preguntas; el peso de la historia 2018-06-07
• En la recta final, la marea silenciosa 2018-06-02
• La cortina de humo 2018-05-31
• Duele Veracruz, 'hoy está peor que hace dos años': Pepe 2018-05-24
• Primero de julio cambio de maquinista ¿y de tren? 2018-05-22
• Primer cuarto de campaña; viene la verdad 2018-05-15
• "Si mi abuelita tuviera ruedas, sería bicicleta” ¿verdad licenciado Alemán? 2018-05-10
• A tambor batiente 2018-05-04
• Pepe Yunes, la forma es fondo 2018-05-02
• Futuro de Veracruz en 60 días de campaña 2018-04-25
• Pepe Yunes: pasar de la genética del abuso a la de los derechos 2018-04-12
• Veracruz, clave en el posicionamiento de Meade 2018-04-09
• El mal humor social 2018-03-12
• La misoginia de Rodrigo Marín 2018-03-06
• Anaya, a dos frentes: la PGR y Margarita 2018-02-22
• El ruido político 2018-01-25
• Eva, ¿libre de pecado? 2018-01-19
• AMLO y Cuitláhuac, ser y parecer 2018-01-16
• Veracruz, entre los 4 estados de riesgo para el 2018 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010