De Veracruz al mundo
2020-05-02 / 10:51:59
La guerra: los médicos, el gobierno y sus adversarios
*Un millón de aplausos para “El estilos”


Alfredo Poblete Dolores







Las enfermedades, sean estas individuales o colectivas, son quehaceres propias de los médicos. Los malestares, dolencias y embates que sufre el organismo humano es campo de la ciencia médica. Los profesionales de ese tipo estudian y se preparan -mínimo 19 años- para encarar y resolver dificultades de esa naturaleza; agregue otros cuatro o cinco años si se especializan. En la escuela de medicina cursan materias como: salud pública y comunitaria; inmunología; epidemiología clínica; infectología, por si fuera poco, bioética médica; todas esas disciplinas están relacionadas con el virus que nos ataca actualmente y agregue usted otras cincuenta asignaturas orientadas a conocer el cuerpo humano y para remediar sus males.



El sentido común nos dicen que si tienes un ser querido en cama con una enfermedad grave o delicada, debes recurrir con un médico para que diagnostique y recomiende acciones terapéuticas. Debes también, seguir las indicaciones del galeno para superar o sobrellevar la dolencia, de no hacerlo, pones en riesgo la vida de tu familiar. Si surgen dudas con respecto al diagnóstico o tratamiento buscas la opinión de otro médico; incluso, si se presenta una diferencia entre los diagnósticos de ambos, es recomendable una tercería. Muchas veces comprender lo evidente, sencillo y llano —como lo hasta aquí descrito— es difícil.



Nunca falta un pariente, “amigo” o vecino que al enterarse del padecimiento del encamado llegue a recomendar o sugerir un método alternativo para curar el mal del sufriente. Previo a la sugerencia descalifica al médico usando argucias tales como: “no sabe”, “es inexperto”, “es chambón”, etcétera; también desaprueba el método terapéutico sugerido por el facultativo: “el diagnóstico está mal”; “ese medicamento no sirve” y otras sandeces por el estilo. Es menester subrayar que el “amigo-consejero” tiene la preparatoria concluida y ha leído dos libros de “medicina” uno de herbolaria y el otro de recetas naturistas que compró en el estanquillo de la esquina de su casa. Otro perfil del “metiche profesional” es un primo del enfermo que trabajó como camillero en una ambulancia y eso lo faculta para opinar desde fracturas, hasta partos e infartos. Sus conocimientos provienen de las conversaciones sostenidas con los médicos y haber visto lo que hacen en caso de urgencias de ese tipo. También, dentro de los acomedidos, están los que conocen al curandero o al brujo, etcétera. Usted a quien haría caso ¿al médico o al chapucero? ¿Pondría en manos de un charlatán la integridad de un ser amado?



El coronavirus es un bicho que mutó recientemente; pasó de algún animal —aún no se sabe con certeza de cual— al ser humano. Algunas características son: que la transmisión y contagio es muy rápido; no existe vacuna ni medicamentos —hasta ahora— para combatirlo y su letalidad es alta en adultos mayores y en quienes padecen algunas morbilidades como obesidad, hipertensión, diabetes y tabaquismo. Para mitigar el contagio y contener su propagación los especialistas sugieren: recluirse en el hogar durante “una cuarentena” que no se sabe a ciencia cierta cuándo terminará; si tienes que salir de casa —para trabajar, adquirir víveres y medicinas— debes respetar “la sana distancia” que se refiere a la separación de metro y medio que deben guardar las personas entre ellas y también recomiendan higiene compulsiva de manos. Tres medidas preventivas que machaconamente en radio, tv, conferencias y ruedas de prensa nos las tienen que champar y a muchos de nosotros nos entra por las “orejas” y se nos salen por todos los poros del cuerpo.



Algo que ya no es tan evidente —pero si es necesario conocer— es lo que con respecto a la epidemiología dice el centro de estudios y servicios en salud de la universidad veracruzana: “se trata de una disciplina científica dedicada al estudio de los determinantes, la distribución, la frecuencia, las predicciones y el control de los factores vinculados a la salud y la enfermedad de los seres humanos (…) utiliza recursos de las ciencias de la salud (como la medicina) y de las ciencias sociales para estudiar el bienestar de las personas de una comunidad determinada. Forma parte de la medicina preventiva y ayuda a la formulación de las políticas de salud pública.” En esta disciplina científica confluyen las ciencias biológicas y médicas al igual que las sociales como la sociología, las matemáticas también “meten su cuchara” para un mejor entendimiento de los tiempos y dimensión de la propagación de las enfermedades.



Estamos en medio de una pandemia y la prioridad del gobierno federal es cuidar la salud y vida de todos los mexicanos. Muchos no entienden lo que —palabras más, palabras menos— ha dicho, en varias ocasiones, el presidente de México: la pandemia será atendida por los científicos, profesionales y técnicos de la medicina; “los políticos no somos todólogos o sabelotodo”. En el caso del problema de salud pública el mandatario nacional tomó una sabia decisión de carácter político: dejar que sean los especialistas, en el tema, los que digan, que, porque, como, cuando, donde y durante cuánto tiempo se hará lo que se tiene que hacer con respecto a la pandemia. En otros países es el mandatario en turno el que toma las decisiones de cómo enfrentar el problema de salubridad. Unos, como Donald Trump, por arrogancia, protagonismo y cálculo electorero adoptan el papel de epidemiólogo; sólo vean y analicen cuales son los resultados de su proceder. En Brasil, Jair Bolsonaro, empapado de ignorancia y estupidez, toma las decisiones para luchar contra el virus y lo hace cobijado con el ropaje propio del autoritarismo e irracionalidad. Pobres gringos y cariocas, las torpezas y disparates de sus gobernantes las están pagando con miles de vidas humanas.



En México, no tan sólo los médicos, especialistas y científicos son descalificados de manera burda por los adversarios de la 4T. También el presidente es hostigado por sus antagonistas. Los politicastros, mafiosos y corruptos, al igual que los gacetilleros, inescrupulosos y serviles, lo acusan de improvisado e inexperto. Un hombre con más de cuatro décadas absorto en la política y enfrascado en el servicio público; con 17 libros escritos en donde explica sus planes y programas de gobierno ¿es inexperto? o ¿improvisado?



Algunos hombres de negocios acusan al gobierno federal de que no les brinda apoyos económicos para sus firmas ni para cuidar los empleos de sus empresas e industrias. Esos mismos empresarios son los que se ufanan de ser los artífices de la riqueza nacional y alardean de ser los creadores de empleos y de arriesgar sus capitales por México. Pues ahora, que esa riqueza, les sirva para cuidar tanto a sus empresas como los empleos creados, asimismo que protejan a sus trabajadores. Ante la pandemia es tiempo para que arriesguen sus vastos capitales, si no les alcanza, pidan prestado y de sus peculios paguen a los acreedores. Muchos empresarios pequeños y medianos, al igual que cualquier hijo de vecina, cuando necesitamos dinero pedimos prestado y pagamos de nuestros bolsillos. Que Salinas Pliego, Bailleres, Azcárraga y Larrea empiecen a hacer algo justo y sensato por México ¡Que paguen sus impuestos y dejen de estar chingando al prójimo!



alfredopoblete@hotmail.com



*Oscar Chávez: ojalá te encuentres en un lugar donde puedas seguir manifestando tu rebeldía e inconformidad.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• La guerra: durmiendo con el enemigo 2019-09-28
• La guerra: entre las mentiras y los ideales 2019-09-21
• La guerra: entre la pobreza espiritual y la estética 2019-09-14
• La guerra: el lumpen, los felones y Francisco Toledo* 2019-09-07
• La guerra: entre la infamia y la dignidad 2019-08-31
• La guerra: hipnosis, tv y redes 2019-08-24
• La guerra: los empresarios y sus borregos salvajes 2019-08-17
• La guerra: legislaciones dañinas y ataques a MORENA 2019-08-10
• La guerra: prensa ineficaz y ataques vanos 2019-08-03
• La guerra: bloqueos, sabotajes y tergiversaciones 2019-07-20
• La guerra: la policía como adversario 2019-07-13
• La guerra: contra el PND 2019-07-06
• La guerra: lo logrado, los avances y los pendientes 2019-06-29
• La guerra: contra el desorden, los abusos y la crueldad Alfredo Poblete Dolores 2019-06-22
• La guerra: contra la corrupción en PEMEX ll 2019-06-15
• La guerra: contra la corrupción en PEMEX l 2019-06-08
• La guerra: Trump, diplomacia y principios 2019-05-31
• La guerra: los proyectos del presidente y sus adversarios 2019-05-25
• La guerra por Dos Bocas y Pemex 2019-05-18
• La guerra en las calles y en las redes 2019-05-11
• La guerra en la prensa y la tele 2019-05-04
• Propaganda: guerra de 4ª generación 5 y último 2019-04-20
• Propaganda: guerra de 4ª generación 4 2019-04-13
• Propaganda: guerra de 4ª generación 3 2019-04-06
• _guerra de 4ª generación 2 2019-03-30
• _guerra de 4ª generación 1_ 2019-03-23
• 18 de marzo: otra expropiación. 2019-03-16
• Ultraderecha, propaganda y patrañas 3 y último 2019-03-09
• Ultraderecha, propaganda y patrañas 2 2019-03-02
• Ultraderecha, propaganda y patrañas 1 2019-02-23
• _huachicoleros e historia reciente 6 y último 2019-02-16
• _huachicoleros e historia reciente 5 2019-02-09
• Pemex: huachicoleros e historia reciente 4 2019-02-02
• Pemex: huachicoleros e historia reciente 3 2019-01-26
• Pemex: huachicoleros e historia reciente 2 2019-01-20
• Pemex: huachicoleros e historia reciente 2019-01-12
• Mi voto: así fue y así seguirá siendo 2019-01-08
• La bancarrota y los fifís 2018-09-21
• Elecciones: corrupción e impunidad 2018-06-18
• Elecciones: Es deseable un triunfo inobjetable 2018-06-12
• Elecciones: la desunión y la esperanza 2018-06-04
• Elecciones: entre el miedo y el hartazgo 2018-04-28
• Elecciones, calumnias e ignorancia lll 2018-04-21
• Elecciones, calumnias e ignorancia ll 2018-04-14
• Elecciones, calumnias e ignorancia l 2018-03-30
• Elecciones, el tigre y las trampas 2018-03-24
• Elecciones, el mono cien y Galeano 2018-03-19
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010