El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
EROS ORTEGA RAMOS
.
2016-11-26 / 13:52:58
La construcción de una cultura vial y de participación política
“El tráfico y la participación ciudadana ya no son temas propios de los automovilistas y la clase política”
Durante mi movilización cotidiana al norte de la Ciudad de México, me he percatado de dos fenómenos urbanos y sociales nada nuevos, pero que curiosamente se han intensificado a lo largo de los últimos años de manera sobresaliente; el primero es la conglomeración en vialidades que antes no presentaban una saturación considerable de automóviles, y el segundo es la falta de participación ciudadana en este tipo de asuntos que no únicamente le concierne a los automovilistas, ya que tanto los peatones como la población en general se ven involucrados en el tema de la movilidad urbana.

Las estrategias de movilidad propuestas por el gobierno de la Ciudad de México como por el gobierno del Estado de México, recalcan una y otra vez la importancia de mejorar el sistema de transporte público en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), y es que con los elevados índices de congestión vehicular, no sólo se ve afectado el medio ambiente, sino también la movilidad urbana de la población en una saturación de las vialidades, a consecuencia del aumento del padrón vehicular particular: “La ampliación en el número de viajes realizados en automóvil contribuiría a agravar los impactos negativos de la movilidad actual, aumentaría la duración de los viajes durante las “horas pico”, que se verían extendidas a lo largo del día, tanto para conductores privados, como para los usuarios del transporte público colectivo, el cual debe compartir las vialidades con vehículos personales” (ITDP, 2011: 38). Es así que, con la implementación de políticas públicas urbanas se busca disminuir éste déficit de movilidad que desde hace años se ha venido incrementando en varias partes de la ciudad. Pero para que este proyecto pueda ser un éxito, se necesita cumplir de antemano con un requisito fundamental: el desarrollo de una cultura vial y de participación.

La cultura vial tendrá dos objetivos prioritarios:

1) La concientización, tanto del transportista como del automovilista de respetar el reglamento de tránsito y de transporte público y

2) El goce de derechos y el acatamiento de obligaciones por parte de los usuarios del transporte público.

Dichos objetivos deberán de lograrse de manera interdependiente, esto quiere decir, de manera conjunta entre los tres actores sociales principales: transportista, automovilista y usuario, para así, conseguir una mejora en la movilidad urbana. De la misma manera deben de aplicarse sanciones, y me refiero a aplicarse sin excepción alguna, a todo aquel que infrinja con las reglamentaciones establecidas; desde un chofer que maneje a exceso de velocidad, o un automovilista que no respete un cruce peatonal, hasta un usuario de transporte público que acose sexualmente a otro.

Por otra parte, la cultura de participación tendrá dos objetivos prioritarios:

1) Incentivar a la ciudadanía a que se interese y participe en la construcción de políticas públicas para así,

2) Elaborar planes de acción que promuevan el uso del transporte público y disminuyan el uso del automóvil particular.

Por supuesto que la participación no es espontanea, esto quiere decir que no surge de manera inesperada en el actor social. La participación es el resultado de un proceso cognitivo previo en donde el actor social forja sus esquemas de percepción, en la construcción de su cultura. Por lo tanto, para llevar a cabo la participación, primeramente el individuo tiene que interiorizar esa percepción de participación, interpretándola como un ejercicio benéfico para él y sus semejantes, ya que mediante ésta influirá en la política de su entorno social mediante un objetivo primordial: la toma de decisiones por parte de la ciudadanía en conjunto con el gobierno para la elaboración de la política pública. En palabras de Gabriel Admond y Sidney Verba: “El estadista que intenta crear una democracia política, a menudo se concentra en la creación de un conjunto de instituciones de gobierno formalmente democráticas y en la redacción de una constitución. O bien, puede concentrarse en la formación de un partido político para estimular la participación de las masas. Pero el desarrollo de un gobierno democrático, estable y efectivo, depende de mucho más que las estructuras políticas y gubernamentales, depende de las orientaciones que poseen las personas respecto del proceso político –de la cultura política. A menos que la cultura política sea capaz de sustentar un sistema democrático, las probabilidades de éxito para ese sistema son mínimas” (Gallegos, Tamayo, 2013: 17) con datos de (Almond y Verba, 1963: 498).

De esta manera, para que la ciudadanía se interese en participar en los procesos políticos de su comunidad, lo primero que tiene que hacer es interiorizar el significado de participación, o sea, hacerlo parte de ella, para así poder practicarla en los mecanismos correspondientes. Pero para que esta interiorización pueda concretarse, se debe de contar con una buena estrategia de información y educación, así como también se tiene que desarrollar una buena comunicación entre el gobierno y la ciudadanía, ya que esto le permitirá al primero informar sobre las políticas que desea implementar, y por parte de la ciudadanía se podrá analizar, formular y generar propuestas relacionadas con dichas políticas, antes de su implementación: “Un plan de educación pública ayuda a describir el concepto […] Quioscos de información, estaciones de demostración y contacto directo con la comunidad pueden ser algunas de las herramientas utilizadas por una ciudad para introducir el nuevo sistema” (ITDP, 2010: 10). En otras palabras, la ciudadanía construye una cultura de participación mediante el acceso a la información y el correcto aprendizaje, esto quiere decir que el actor social se animará a participar en la política, siempre y cuando lo haya aprendido previamente. Así, en forma de síntesis diré que tanto la ciudadanía en general como el sistema gubernamental tienen la tarea de lograr acuerdos respecto a estos temas de urbanismo que deben de concernirnos a todos. Aún se está a tiempo de hacer algo, ya que si se hace caso omiso de estos problemas, en un futuro se pagarán consecuencias drásticas como el entorpecimiento de la transitividad o, en un caso extremo, el colapso de la ciudad.



Gracias por su lectura.

Twitter: @erosuamero

Facebook: Eros Ortega Ramos

Correo electrónico: sociologia_uameros@hotmail.com

*El autor es licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.



Nos interesa tu opinión

   Más entradas
• Las promesas de AMLO 2017-02-19
• Ricardo Anaya; de la demagogia a la aspiración presidencial 2017-02-11
• El hundimiento de Televisa ante las nuevas formas de entretenimiento 2017-01-29
• Desde Trump como presidente de los EEUU, hasta el tiroteo en Monterrey; se avecinan tiempos difíciles 2017-01-22
• Desde Trump como presidente de los EEUU, hasta el tiroteo en Monterrey; se avecinan tiempos difíciles 2017-01-22
• El “Peligro para México” lidera las preferencias electorales rumbo a las elecciones presidenciales del 2018 2017-01-16
• El gasolinazo y su vandalismo como muestra de descomposición social 2017-01-07
• El PRI y sus “gasolinazos” interminables 2017-01-02
• El PRI y sus “gasolinazos” interminables 2017-01-01
• La normalización del trabajo no remunerado y la nueva esclavitud 2016-11-19
• Donald John Trump: el Presidente No. 45 de los Estados Unidos de América 2016-11-13
• El surgimiento del llamado “Justiciero anónimo” 2016-11-05
• La inseguridad en el transporte público de la Zona Metropolitana del Valle de México 2016-10-29
• El feminicidio en México y en América Latina 2016-10-22
• La renuncia de Javier Duarte a la gubernatura de Veracruz 2016-10-15
• Eruviel Ávila Villegas y Pablo Bedolla López; los dos rostros del poder en el Estado de México 2016-10-08
• Rogers Waters y la polémica de su protesta social 2016-10-02
• El Mexicable en Ecatepec; polémica y disgustos 2016-09-28
• El Mexicable en Ecatepec; polémica y disgustos 2016-09-25
• El matrimonio igualitario, la hipocresía de la Iglesia y la pederastia en el Vaticano 2016-09-18
ver todas las entradas
• El MAES y la exclusión de miles de aspirantes a la EducaciónSuperior 2016-09-11
• La reunión Peña/Trump; cuando es el propio presidente quien se vuelve cliente frecuente de la crítica social 2016-09-03
• Enrique Peña Nieto y la minimización de su robo intelectual 2016-08-27
• AMLO y su burlona “3de3” 2016-08-20
• La burla de México y su fracaso en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016-08-13
• La ex primera dama, Margarita Zavala y la necesidad de hacer memoria 2016-08-06
• El fenómeno “Pokémon GO” 2016-07-31
• La importancia de la organización interna en la lucha social 2016-07-23
• . 2016-07-15
• La Universidad Autónoma Metropolitana y su lucha contra la incipiente privatización de la educación superior 2016-07-09
• La UAM y su lucha contra la incipiente privatización de la educación superior 2016-07-08
• México; de la desinformación legitimada al periodismo chacotero 2016-07-02
• México, la CNTE y su terrorismo de Estado 2016-06-22
• Estados Unidos, el terrorismo y su política armamentista 2016-06-15
• Elecciones 2016; México y su mito de la democracia representativa legítima 2016-06-07
• Miguel Ángel Mancera y su “silbato anti-acoso” 2016-05-29
• Y sigue el “Hoy no circula”; un panorama general del Estado de México 2016-05-22
• ¿La privatización de la educación en México? 2016-05-15
• AMLO: la tercera es la vencida 2016-05-09
• AMLO: la tercera es la vencida 2016-05-08
• El fenómeno de las “Ladies” en México: cuando las pifias ajenas se convierten en un espectáculo público 2016-04-30
• La violencia sexual en México: una grave problemática social 2016-04-23
• The Panama Papers: la corrupción que impera en el sistema financiero mundial 2016-04-16
• Las muertas de Ecatepec: una mirada al municipio más peligroso para ser mujer en el país 2016-03-31
• Donald John Trump: el candidato incómodo de la política estadunidense 2016-03-24
• El “jefe” Diego y la ignominia de sus 75 primaveras 2016-03-16
• Día internacional de la mujer: ¿Hay razones para celebrar? 2016-03-12
• El hembrismo y la tergiversación de la lucha feminista 2016-02-28
• El Papa Francisco en Ecatepec 2016-02-21
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010