De Veracruz al mundo
Inicio
EROS ORTEGA RAMOS
.
2016-03-12 / 14:25:57
Día internacional de la mujer: ¿Hay razones para celebrar?
“Irónicamente, la reproducción de la violencia no es exclusiva de los hombres”
El día 25 de enero de 1911, trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York (EE.UU), se declararon en huelga para protestar por las paupérrimas condiciones en las cuales laboraban, por lo que el propietario de dicha fábrica, ordenó cerrar sus puertas para impedir la salida de las inconformes. No conforme con esto, prendió fuego al inmueble, asesinando a las más de 140 mujeres que exigían mejores condiciones para ejercer su trabajo. El evento trágico anteriormente mencionado, es el acontecimiento clave por el cual, hasta el día de hoy, se celebra el día internacional de la mujer.

Muchos medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, no desaprovecharon la oportunidad para recordarle a su público, el enorme papel que la mujer juega en nuestras vidas. Y es que mágicamente en este, su día exclusivo, las buenas conciencias le recuerdan al mundo que la mujer es igual, o incluso más importante que los hombres en la sociedad. Pero, pese a todos los buenos deseos hacia el que por mucho tiempo se calificó como “el sexo débil”, es inevitable que surja la pregunta: ¿Realmente hay motivos suficientes para celebrar a las mujeres? Desde mi muy particular punto de vista, considero que no. Antes de continuar, es importante aclarar que gran parte de esta conmemoración se da por el deseo de emancipación y equidad por parte del sexo femenino, por lo tanto, con la aseveración propia de que no hay motivos suficientes para celebrar a las mujeres, no digo que estas no merezcan que se les reconozcan sus méritos, lo que digo es que en la realidad, al menos de nuestro país, dicha emancipación y equidad siguen siendo meros deseos, no concebidos en gran parte de nuestra sociedad, así que la “celebración” en este día me parece una muestra de hipocresía. Veamos algunos datos:

-De acuerdo al “Índice de Brechas de Género Globales”, de entre 56 países estudiados, México se encuentra en el lugar número 52, o sea que, en América Latina, nuestro país se posiciona en el último lugar en cuestiones de igualdad de género.

-De acuerdo con el estudio “Pobreza y género en México”, llevado a cabo por el CONEVAL, en el año 2002, el 24.3% de los hogares mantenidos por mujeres presentaron carencias alimentarias, a diferencia de los hogares encabezados por hombres, ya que sólo el 20.5% registró dicha situación.

-Según la más reciente “Encuesta Nacional sobre Dinámica de las Relaciones en los Hogares”, realizada en el año de 2011, el 46% de las mujeres mexicanas mayores de 15 años reportaron haber sido víctimas de alguna agresión por parte de su pareja. De la misma manera, el 53% de las mujeres se consideraron víctimas de violencia económica por parte de las mismas; 29% reportaron agresiones físicas y 16% se consideraron víctimas de violencia sexual, según un estudio de opinión realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

-Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), las mujeres mexicanas dedican 373 minutos cada día, aproximadamente, a diversas actividades relacionadas con el hogar, tres veces más que los 113 minutos destinados por parte de los hombres.

Y la lista sigue y sigue….

Ahora, con los datos anteriormente proporcionados, por supuesto que expongo que la inequidad en varios rubros de la vida de las mujeres sigue siendo una realidad en nuestro país. No podemos hacernos de la vista gorda. Pero el conflicto se agudiza cuando son las mismas mujeres las que promueven y reproducen esa misma inequidad para con ellas y para con sus semejantes, al ser partícipes, consciente e inconscientemente, de varios tipos de violencia; psicológica, económica, física, simbólica u otra. Lógicamente, desarrollar una tipología de violencias es un ejercicio muy complejo, pero debido a cuestiones de espacio, no nos enfocaremos en eso, por lo tanto, únicamente brindaré algunos ejemplos palpables que tristemente han sido normalizados en nuestra sociedad.

¿Quién no ha oído comentarios sexistas que hacen alusión a la “debilidad” e “incapacidad de las mujeres”? “No seas niña”, “Ahí vas de sentida”, “Pareces vieja”, “Eres peor que vieja”, “Ya ni las viejas”, etc. Estos y otros muchos comentarios que por desgracia se han hecho parte de nuestra cultura, indiscutiblemente reproducen la violencia (al menos psicológica) en distintos campos sociales. Pero lo increíble del asunto es que, como lo dije anteriormente, también son las mismas mujeres las que emiten este tipo de comentarios hacia otras mujeres, reproduciendo, de una manera irónica, esa violencia que desde hace muchos años se ha intentado erradicar, y que en este día, mágicamente desaparece, al menos de las redes sociales.

Esta naturalización de la violencia, fue perfectamente analizada por un sociólogo francés llamado Pierre Bourdieu, que consecuentemente la bautizó con el nombre de –Violencia simbólica-: “La violencia simbólica es esa coerción que el dominado no puede evitar otorgar al dominante (y, por lo tanto, a la dominación), cuando sólo dispone para pensarlo y pensarse o, mejor aún, para pensar su relación con él, de instrumentos de conocimiento que comparte con él y que, al no ser más que la forma incorporada de la estructura de la relación de dominación, hacen que ésta se presente como natural” (Bourdieu, 1999). Como se puede constatar, la violencia simbólica está ligada a la dominación y a la naturalización. Entonces, apegándonos a las expresiones anteriormente mencionadas, podemos decir que son el resultado de años de dominación masculina hacia las mujeres, y ya que su reproducción ha sido tan constante, ha pasado a formar parte de nuestro imaginario colectivo como algo normal, natural y ordinario. Tal y como decía Joseph Goebbels: “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”.

En resumen, considero que la lucha de las mujeres merece ser conmemorada y respetada, siempre y cuando no sea tergiversada con radicalismos y delegación de culpas por parte de muchas de ellas hacia ellos. Pero ahora, el reto también es concientizar a las mujeres de la reproducción sistemática de la violencia de la cual son víctimas, pero también de la que ellas mismas reproducen (consciente e inconscientemente); ya sea verbal, física, psicológica o simbólica. No se pretende quitarles el mérito de su exigencia por una equidad, pero la idea de victimización que muchas de ellas representan, sí.

Gracias por su lectura.





@erosuamero

*Eros Ortega Ramos es licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana y actual aspirante al posgrado en Planeación y Políticas Metropolitanas de la misma institución.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
• Las promesas de AMLO 2017-02-19
• Ricardo Anaya; de la demagogia a la aspiración presidencial 2017-02-11
• El hundimiento de Televisa ante las nuevas formas de entretenimiento 2017-01-29
• Desde Trump como presidente de los EEUU, hasta el tiroteo en Monterrey; se avecinan tiempos difíciles 2017-01-22
• Desde Trump como presidente de los EEUU, hasta el tiroteo en Monterrey; se avecinan tiempos difíciles 2017-01-22
• El “Peligro para México” lidera las preferencias electorales rumbo a las elecciones presidenciales del 2018 2017-01-16
• El gasolinazo y su vandalismo como muestra de descomposición social 2017-01-07
• El PRI y sus “gasolinazos” interminables 2017-01-02
• El PRI y sus “gasolinazos” interminables 2017-01-01
• La construcción de una cultura vial y de participación política 2016-11-26
• La normalización del trabajo no remunerado y la nueva esclavitud 2016-11-19
• Donald John Trump: el Presidente No. 45 de los Estados Unidos de América 2016-11-13
• El surgimiento del llamado “Justiciero anónimo” 2016-11-05
• La inseguridad en el transporte público de la Zona Metropolitana del Valle de México 2016-10-29
• El feminicidio en México y en América Latina 2016-10-22
• La renuncia de Javier Duarte a la gubernatura de Veracruz 2016-10-15
• Eruviel Ávila Villegas y Pablo Bedolla López; los dos rostros del poder en el Estado de México 2016-10-08
• Rogers Waters y la polémica de su protesta social 2016-10-02
• El Mexicable en Ecatepec; polémica y disgustos 2016-09-28
• El Mexicable en Ecatepec; polémica y disgustos 2016-09-25
ver todas las entradas
• El matrimonio igualitario, la hipocresía de la Iglesia y la pederastia en el Vaticano 2016-09-18
• El MAES y la exclusión de miles de aspirantes a la EducaciónSuperior 2016-09-11
• La reunión Peña/Trump; cuando es el propio presidente quien se vuelve cliente frecuente de la crítica social 2016-09-03
• Enrique Peña Nieto y la minimización de su robo intelectual 2016-08-27
• AMLO y su burlona “3de3” 2016-08-20
• La burla de México y su fracaso en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016-08-13
• La ex primera dama, Margarita Zavala y la necesidad de hacer memoria 2016-08-06
• El fenómeno “Pokémon GO” 2016-07-31
• La importancia de la organización interna en la lucha social 2016-07-23
• . 2016-07-15
• La Universidad Autónoma Metropolitana y su lucha contra la incipiente privatización de la educación superior 2016-07-09
• La UAM y su lucha contra la incipiente privatización de la educación superior 2016-07-08
• México; de la desinformación legitimada al periodismo chacotero 2016-07-02
• México, la CNTE y su terrorismo de Estado 2016-06-22
• Estados Unidos, el terrorismo y su política armamentista 2016-06-15
• Elecciones 2016; México y su mito de la democracia representativa legítima 2016-06-07
• Miguel Ángel Mancera y su “silbato anti-acoso” 2016-05-29
• Y sigue el “Hoy no circula”; un panorama general del Estado de México 2016-05-22
• ¿La privatización de la educación en México? 2016-05-15
• AMLO: la tercera es la vencida 2016-05-09
• AMLO: la tercera es la vencida 2016-05-08
• El fenómeno de las “Ladies” en México: cuando las pifias ajenas se convierten en un espectáculo público 2016-04-30
• La violencia sexual en México: una grave problemática social 2016-04-23
• The Panama Papers: la corrupción que impera en el sistema financiero mundial 2016-04-16
• Las muertas de Ecatepec: una mirada al municipio más peligroso para ser mujer en el país 2016-03-31
• Donald John Trump: el candidato incómodo de la política estadunidense 2016-03-24
• El “jefe” Diego y la ignominia de sus 75 primaveras 2016-03-16
• El hembrismo y la tergiversación de la lucha feminista 2016-02-28
• El Papa Francisco en Ecatepec 2016-02-21
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010