De Veracruz al mundo
POLÍTICA FICCIÓN
Jorge Marín Barragán.
2019-02-24 / 20:59:17
Carta abierta
Al Gobierno de Veracruz
A la Fiscalía General del Estado
Las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública indican que la inseguridad en nuestra entidad crece de manera alarmante. Aunque sin mencionar alguna fuente, en declaraciones el Gobernador Cuitláhuac García insiste que la delincuencia ha disminuido, sin embargo, las estadísticas de organismos no gubernamentales también le contradicen rotundamente: La violencia aumenta sin control, Veracruz ocupa el deshonroso primer lugar en la lista de entidades con mayor número de secuestros.



Aún queriendo otorgar el beneficio de la duda al nuevo gobierno y creer lo que nos informa, la realidad es apabullante: todos los días y en todas las regiones de Veracruz suceden acontecimientos lamentables.



Si la inseguridad está desbordada, la actividad económica es caótica, los pagos de adeudos anteriores y retención ilegal de participaciones a municipios, siguen sin tener respuesta puntual de la actual administración, en consecuencia se cierran comercios y se pierden empleos, aún peor resulta la falta de acción del gobierno, no existe un proyecto, ni señales de organización para llevar a cabo consultas, foros o reuniones con los sectores productivos y sociedad para elaborar El Plan Veracruzano de Desarrollo. Esta ausencia de condiciones optimas y la falta de certeza legal y de seguridad que prevalecen, son la razón por la que los empresarios no se arriesgan a invertir en el estado, en sintesis, el caos es inocultable, la paralisis gubernamental evidente y los nuevos funcionarios, por inexperiencia, falta de talento y disposición o arrogancia, no alcanzan a comprender la enorme responsabilidad que tienen en sus manos.



Una muestra del desorden generalizado es el conflicto entre la nueva administración y la Fiscalia del Estado, están enfrascados en un pleito que nada tiene que ver con la seguridad y la procuración de justicia.



Es innegable que el Fiscal, Jorge Winckler, es herencia de la pasada administración, aunque tiene un origen legal basado en una reforma constitucional, la forma en que desplazaron a su antecesor en la dependencia para preparar su llegada, se asemeja a las mismas causas por las que hoy lo quieren remover.



El nuevo gobierno de Cuitláhuac García no desea trabajar con la fiscalía porque su titular no es parte de su movimiento y no representa sus intereses, por esa razón buscan transgredir a como de lugar el orden legal para su remoción. Ya lo intentaron sin éxito, fracasaron en su cometido y sólo evidenciaron un pleito grotesco demasiado perjudicial para la ciudadanía.



El punto medular de esta pugna es de origen político, donde los instrumentos de procuración de justicia se arrebatan para saldar cuentas pendientes y satisfacer venganzas, por esa misma razón el anterior Fiscal, herencia de la administración de Duarte, fue obligado a dimitir y con el tiempo hasta terminó en prisión.



Detras de esta confrontación estan todo tipo de intereses, menos el más importante y que debería ser único, el de la ciudadanía. La existencia de delitos debe investigarse con transparencia, con respeto al debido proceso y con apego a derecho, buscando la justicia para castigar la corrupción y no permitir más impunidad.



Si bien la violencia es consecuencia de muchas cosas que dejaron de hacerse o se hicieron mal en el pasado, también cierto es que por esa razón le dieron oportunidad a este nuevo gobierno con la esperanza de que lo hagan mejor. Ciertamente no, antes no estabamos mejor, pero nunca pensamos en que se pudiera estar peor.



Nuestro Estado no merece lo que acontece y que pareciera puede eternizarse. Los ciudadanos veracruzanos siempre han dado muestra de colaboración y disposición para trabajar con sus autoridades, eso es lo que se debe buscar, la colaboración de todos para salir del desastre en que nos han sumido malos gobernantes.



No siempre las cosas han marchado mal, hace algún tiempo unidos sociedad y gobierno se llevaron a cabo obras muy importantes, caminos, puentes, calles, banquetas, carreteras, escuelas y mucho trabajo conjunto sin precedente, se contó entonces con un gobierno pujante, comprometido y dinámico, que logró construir edificios emblemáticos de gran trascendencia, como botón de muestra de esa gran herencia de visión y arduo trabajo tenemos el Acuario de Veracruz, un proyecto sustentable que genera enormes beneficios a la entidad. Con todas esas acciones se logró forjar una época de bonanza y seguridad para todos, fuimos un buen ejemplo, de crecimiento, desarrollo y empleo.



Queremos dejar de ser referente negativo, estamos convencidos que se puede lograr esa azaña de buen gobierno una vez más, pero para alcanzar tal objetivo hace falta entrega, compromiso, pasión y amor por Veracruz, por eso pedimos al gobierno actual y al Fiscal General del Estado, que pongan punto final a su esteril confrontación, es con trabajo y resultados como se verá quien cumplen con sus funciones, a los ciudadanos no les importa sus filias ni sus fobias, de ustedes se demanda un comportamiento ético y profesional, que desempeñen sus funciones apegados a la Constitución y a las leyes que de ella emanan, y que juraron cumplir y hacer cumplir cuando rindieron protesta al asumir sus respectivos cargos, a ello los conminamos, los resultados en materia de seguridad y procuración de justicia son responsabilidad del Gobernador y del Fiscal.



JORGE MARÍN BARRAGÁN

Orizaba, Ver. A 24 de febrero de 2019.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010