De Veracruz al mundo
ESFERA POLÍTICA
Ricardo Vázquez Salazar
2019-02-22 / 09:36:16
Sacrificios en la antigua y en la actual Tenochtitlán
El tzompantli de Tenochtitlán, una pequeña construcción formada por varios palos en la que contenían cráneos ensartados por las sienes, de hombres, pero también de mujeres y niños. Era el altar Azteca de sacrificios, el que en un día, y hallaron ciento treinta y seis mil calaveras en las vigas y gradas. La versión del cronista Francisco López de Gómara describía que el tzompantli correspondía a un altar en el que se ensartaban los cráneos de enemigos varones, para gloria de los dioses.



Existen diferentes interpretaciones de los historiadores en determinar el objetivo real que tuvo el tzompantli, ligado íntimamente al culto a la muerte. Los cronistas lo veían de esta forma, además de como una construcción en la que los nativos sacrificaban víctimas a los dioses. Pero también como “una reliquia de prisioneros de guerra”, como “un trofeo de guerra” o como “un lugar para el castigo de los condenados”. Conquistadores españoles vieron en su momento como un lugar sobre el cual ejercer el castigo. “Las horcas o las picotas se identifican en ocasiones como tzompantli”, determina la historiadora e investigadora Emilie Carreón Blaine. Y es que, para ellos exponer a los fallecidos tenía una clara función disuasoria.



El tzompantli que fue desenterrado en 2015 era uno de los ocho que se hallaban dentro del Templo Mayor de Tenochtitlán. El mismo que el historiador mexicano Alfredo López Austin definió: “El templo mayor de México según los informantes indígenas” como “el más elevado de todos los edificios del recinto”. Cada uno de estos lugares de culto estaba dedicado a una deidad concreta y, en él, se solían ubicar las cabezas de los sacrificados.



Pereciera que cinco siglos después el tzompantli continúa activo en la actual Tenochtitlán, en sentido peyorativo. Cada mañana, en la conferencia mañanera se sacrifican actores políticos y se glorifican otros; se cancelan exitosos programas de trabajo y se crean otros, nuevos e inciertos; se anulan proyectos viables, de suma importancia, y se proponen distintos carentes de factibilidad.



Si ya había causado y sigue provocando demasiado ruido la cancelación del programa de Estancias Infantiles, disposición considerada como la privación a un derecho social de gran valía para los pequeños, para las madres solteras, para los padres solteros, para los padres de familia, para estar en posibilidades de acceder al mercado laboral y/o estudiar. El reclamo continúa y sube de tono. Lo más sensato y conducente era que sancionaran a los responsables de los casos en los que se detectaron irregularidades, servidores públicos y encargados de las estancias de menores, en vez de “sacrificar” a 327 mil 854 niños, obvio, con su respectiva madre, padre, o padres. Aniquilan un programa transcendental que el 94 por ciento de los beneficiarios manifiestan estar satisfechos, porque contribuye a mejorar su calidad de vida familiar, al poder conservar un empleo y acceder a servicios para el cuidado y desarrollo de sus hijos.



El tzompantli cobra vigencia, con mayor rigor. El ritual de los sacrificios mañaneros se expande y afecta otros sectores, por desgracia los más necesitados, los más vulnerables. “Di a conocer hace dos días un memorándum, una circular para que no se transfieran recursos del Presupuesto a organizaciones sociales, a sindicatos, a organizaciones de la llamada sociedad civil, ONG, a asociaciones filantrópicas, ya nada de eso se va a permitir. El apoyo del Gobierno se va a entregar directamente a los beneficiarios” precisó el presidente López Obrador en la conferencia mañanera del pasado lunes.



Lo que posiblemente desconozca AMLO es que va afectar a millones de personas, otra vez, las más necesitadas y las más vulnerables, al negar el apoyo a organizaciones civiles que se han ocupado en crear albergues a enfermos de cáncer, de VIH, a espacios de ayuda contra las adicciones que cumplen un papel serio; a muchas otras más. Este tipo de ONG juega un papel determinante en nuestro país y en cualquier otro. El artículo 71 de la Carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU) reconoce dicho papel y hace un llamamiento a su Consejo Económico y Social para mantener vínculos directos con ellas e incluirlas en las consultas para la ejecución y desarrollo de proyectos sociales. Son entidades de carácter privado cuyos objetivos se orientan a la consecución de fines sociales y la cobertura de necesidades en espacios determinados, de carácter altruista y humanitario. No tienen ánimo de lucro, es decir, su objetivo, su misión y sus acciones están determinadas por una serie de valores sociales como la solidaridad, la cooperación o la ayuda humanitaria.



Las organizaciones de esta naturaleza que se conducen con estricto apego a sus objetivos son transparentes, realizan un ejercicio de rendición de cuentas de las que publican memorias o informes anuales del dinero que han recibido y cómo lo han aplicado; se someten a auditorías; aportan información en su página web sobre el trabajo que realizan; dan a conocer las principales acciones que ha llevado a cabo a lo largo del ejercicio e informan sobre la evolución de las cuentas.



Es necesario que el presidente Andrés Manuel se informe, visite y se percate personalmente de la extraordinaria y maravillosa labor humanitaria que se lleva a cabo en un albergue de ayuda a enfermos de cáncer, y el familiar que acompaña al paciente, por poner un ejemplo. La ayuda que reciben es de carácter de sobrevivencia; puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte, porque si no existieran asociaciones humanitarias no podrían acudir al tratamiento, sería imposible.



Hospedaje, alimentación, medicamentos, estudios clínicos, pasajes a su lugar de origen que puede distar 400 kilómetros o más para acudir al lugar de tratamiento, apoyo psicológico y espiritual, son algunos de los beneficios que reciben personas en condiciones de pobreza y pobreza extrema. Un paciente y su familiar pueden tener necesidad de gastar dos mil pesos únicamente de pasaje de autobús para trasladarse a la ciudad en que recibe tratamiento. Ahora que si el paciente requiere estar de manera permanente dos, cuatro o seis meses en la ciudad en que recibe la atención médica, muy distante de su localidad, podemos tener una idea del gasto que esto representa.



Es injusto que las ONG plenamente identificadas por llevar a cabo una función humanitaria y por conducirse con total transparencia no puedan seguir apoyando o estén en posibilidades de ayudar a un mayor número de personas, de las más necesitadas, que por azares del destino enfrentan una enfermedad grave.



En el tzompantli del actual Tenochtitlán se corre el riesgo de que los sacrificios se incrementen, de personas de las más necesitadas, de las más vulnerables. Puede representar la diferencia entre la vida y la muerte. A ese grado.



rvazquez002@yahoo.com.mx

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• “El señor de las ligas”, operador electoral de Morena 2019-05-12
• “El señor de las ligas”, operador electoral de Morena 2019-05-12
• El riesgo de continuar con el discurso del odio 2019-05-06
• Desabasto de medicamentos, demasiada negligencia 2019-05-02
• Presidente López, los enfermos de cáncer no son fifís, ni conservadores, tampoco pertenecen a la mafia del poder 2019-04-26
• Clara advertencia a periodistas 2019-04-16
• Excesos y vacíos de poder 2019-04-10
• Gatopardismo de la 4T 2019-04-04
• Soñarse en la mañanera 2019-03-20
• ¿Para cuándo se van a ocupar del presente y mirar al futuro? 2019-03-14
• PAN-PRD-MC por Puebla con Enrique Cárdenas 2019-03-07
• Nepotismo e incompetencia, más dañinos que el huachicoleo 2019-02-14
• Incongruente y lamentable continuidad del ¡No pasa nada! 2019-02-08
• Guerra o amor al crimen organizado 2019-02-05
• Veracruz necesita con urgencia seguridad y paz, no béisbol 2019-01-31
• Manejo de gasolina, peligro no comentado 2019-01-16
• Gobernadores, cautivos del rencor; “superdelegados”, en lo suyo 2018-12-07
• El ritual del 1 de diciembre 2018-11-29
• Hago como que combato la corrupción, haces como que ya no robas, y tú como que no te enteras 2018-11-08
• Antes de que eleven anclas 2018-10-23
• Lo que faltaba 2018-10-10
• Los muertos seguirán “gozando de cabal salud”, los criminales, de Amnistía 2018-10-08
• “Ley Duarte”. ¿Preludio, consigna, o de qué se trata? 2018-10-02
• Diferentes funciones. Distinto sentido de responsabilidad 2018-09-26
• Toma de Protesta, de acto solemne a ritual carnavalesco 2018-09-24
• Prematuro fracaso legislativo 2018-09-20
• Vivir fuera del presupuesto despierta a los jóvenes 2018-09-18
• Gobernadores podrán seguir delinquiendo 2018-09-11
• Un maridaje inesperado 2018-08-15
• Amnistía, sin garantía de resultados 2018-08-06
• Unos consultados, otros ignorados 2018-07-25
• Los todopoderosos, todoterreno 2018-07-18
• Del Principio de fraternidad, al odio persistente 2018-07-09
• Será lo que todos decidan 2018-06-29
• Sólo faltan becas millonarias para la delincuencia organizada 2018-06-19
• La frustración de Montesquieu 2018-06-04
• Se va a quedar con las ganas del asilo político 2018-05-31
• No se le da a cualquiera, menos a los políticos 2018-05-21
• Negaciones y exigencias 2018-05-17
• Una contienda sembrada de odio 2018-05-14
• El Pacto que hizo falta 2018-04-30
• Adolfo Mota, experto en blindaje 2018-04-12
• Congreso “de altura” y el “Día D” 2018-04-09
• En política, de lo bueno poco 2018-04-05
• Pérdida de credibilidad y turismo oficial 2018-04-02
• Ah esos pactos 2018-03-20
• La cultura de los privilegios 2018-03-16
• En la cuerda floja 2018-03-07
• Por supuesto, es una excelente noticia 2018-02-28
• Un país extraño 2018-02-26
• Dichos y hechos, distantes y ajenos de la población 2018-02-22
• “Veni, vidi, calamitas”, ¿o cómo era? 2018-02-19
• Algo está pasando 2018-02-16
• El riesgoso ciclo de la corrupción anterior 2018-02-12
• El “No pasa nada” se volvió un clásico 2018-02-08
• Reelección, finalmente no era broma 2018-02-06
• Apasionamiento electoral causa conflictos entre población 2018-01-31
• Nadie enamora a pedradas 2018-01-29
• Ahuyentar a los jóvenes 2018-01-24
• La militancia dura mientras los cargos perduran 2018-01-22
• ¿De qué se reían los legisladores? 2018-01-19
• Alcaldes, en la plenitud… de la luna de miel 2018-01-17
• Inculpados y exonerados 2018-01-15
• Esos incomprendidos “Deseos de servir” 2018-01-09
• Le van a apostar a los tres 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010