De Veracruz al mundo
ESFERA POLÍTICA
Ricardo Vázquez Salazar
2018-08-06 / 17:38:07
Amnistía, sin garantía de resultados
Este martes comienzan en Ciudad Juárez, Chihuahua, los llamados Foros de Consulta por la Pacificación y Reconciliación Nacional. La innovadora propuesta del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se desarrollará durante 78 días a lo largo y ancho del país y arranca atrapada en una vorágine de dudas de todo tipo, que en principio de cuentas la ciudadanía se pregunta: ¿cuál es la razón para haber excluido de los foros a estados como Sinaloa, Tamaulipas, Baja California Sur, entre otros, cuando todos sabemos que estas y otras más han sido de las entidades más golpeada por la violencia, y no están contempladas?



Con todo el derecho, este lunes integrantes de colectivos de familiares desaparecidos pidieron al virtual presidente electo, López Obrador, que intervenga para que se realicen tres "Foros de Pacificación" en Tamaulipas: uno en Reynosa, otro en Victoria y uno más en Tampico. "Tamaulipas también es México, y nadie podrá decir que hay paz y justicia en México si no hay en Tamaulipas", expresó el presidente del Colectivo de Familiares y Amigos de Desaparecidos en Tamaulipas, Guillermo Gutiérrez Riestra.



El problema de violencia e inseguridad en México es tan grave que ha acaparado la atención de la prensa internacional. Al-Jazeera el medio de comunicación de mayor influencia en el mundo árabe, publica este fin de semana la columna de Carli Pierson, abogada, escritora y catedrática universitaria, quien hace un análisis objetivo titulado: “¿Puede AMLO terminar con las devastadoras guerras de la droga en México? Las promesas de amnistía de la campaña de AMLO no alcanzan la realidad del país del que está a punto de tomar el mando”.



Por el interesante punto de vista de Pierson, vale la pena reproducir algunos párrafos de su columna.



-La victoria de AMLO, un populista de extrema izquierda y una figura política algo volátil y potencialmente autocrática, ha dejado a muchos políticos locales corruptos preocupados por su futuro político.



-Y preocupados de que deberían estarlo, dos de las promesas de campaña más importantes de AMLO han sido negociar un acuerdo de amnistía con organizaciones delictivas organizadas para poner fin a la violencia e investigar y enjuiciar a políticos corruptos, muchos de los cuales están en el negocio de los cárteles. La población está dividida en lo que se refiere al plan de paz y reconciliación. Además, los detalles del plan y cómo el presidente electo pretende perdonar a los narco-cárteles sin perdonar a los políticos que están confabulados con ellos aún no están claros.



-Entonces, ¿cómo sería una amnistía en México que pudiera funcionar? Un país que posiblemente pueda dar un ejemplo es Colombia: en noviembre de 2016, el presidente colombiano Juan Manuel Santos encabezó el famoso Acuerdo de Paz del país que otorgaba amnistía a los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a cambio de sus armas. Si bien la cifra de muertes civiles ha disminuido desde la amnistía, aún no se ha hecho mucho para mejorar la situación de los casi ocho millones de colombianos que han sido desplazados internamente debido al conflicto de cinco décadas. Además, la producción de cocaína está en un nivel récord en el país y la violencia está aumentando una vez más con los rebeldes disidentes y las bandas de narcotraficantes que pretenden hacerse cargo de las áreas que antes estaban bajo el control de los combatientes de las FARC.



-Pero el éxito moderado de la amnistía en Colombia no debe verse como una clara señal de que un acuerdo similar con los narco-cárteles en México también podría tener éxito, ya que existen importantes diferencias entre los carteles mexicanos de la droga y las FARC colombianas. Por ejemplo, las FARC tenían una ideología marxista-leninista detrás, y se unió a los cárteles de la droga para financiar sus operaciones de resistencia. Pero, al menos originalmente, ganar dinero no era el principal objetivo de los combatientes. Con los narco-cárteles mexicanos, sin embargo, el dinero es claramente el objetivo principal y no existe una ideología redentora. También en México, no hay un líder específico para negociar, como lo hubo con las FARC. Y quizás lo más importante es que las negociaciones de amnistía entre el Estado colombiano y las FARC se acordaron mutuamente: muchos miembros de las FARC querían abandonar sus armas y llevar vidas civiles relativamente normales, algo que los miembros de las principales redes criminales organizadas en México no han demostrado inclinación por el momento.



-Hay otro problema importante que enfrenta la amnistía propuesta por AMLO que Santos no tuvo que tratar en su propio país: la logística de la misma. Más de 125 millones de personas viven en México, y se cree que cientos de miles participan en el tráfico de drogas en diversos grados. La propuesta de AMLO ha sido relativamente ambigua en términos de cómo o quiénes recibirían amnistía, bajo qué términos y cuándo. Esta ambigüedad indica que el presidente electo no comprende por completo cuán intrincada es la situación en México. Una amnistía en un país tan grande, populoso y corrupto como México involucraría potencialmente a decenas de miles de personas, a veces familias enteras e incluso ciudades enteras implicadas de alguna u otra manera en el tráfico de drogas, un movimiento que es logísticamente difícil de conceptualizar.



-Otro obstáculo en el camino de los esfuerzos de AMLO es el hecho de que la guerra contra las drogas no puede ser ganada solo en México. Cualquier disminución significativa en la violencia del narcotráfico en México depende directamente de una disminución paralela en la demanda de narcóticos en los EE. UU., Y en menor medida, en Europa.



-En resumen, las promesas de amnistía de la campaña de AMLO no alcanzan la realidad del país del que está a punto de tomar el mando. Si bien las promesas del presidente electo fueron lo suficientemente buenas como para convencer a la gente de que vote por él, ahora tendrá que poner la pluma al papel y elaborar un plan real para acabar con el narcotráfico y la violencia en el país. Con suerte, será lo suficientemente inteligente como para rodearse de personas que saben más que él sobre la violencia en México, y lo suficientemente sabios para escuchar lo que tienen que decir. De lo contrario, los mexicanos pueden esperar otros seis años de violencia sin precedentes e incertidumbre económica. (Hasta lo escrito por Carli Pierson en su columna).



Una vez más. Se supone que expertos en la materia deberían ser los encargados de elaborar junto con AMLO el anhelado plan de seguridad que garantice resultados, porque hablar de Amnistía, tal y como lo plantea Pierson, no es ninguna garantía. A menos que los foros sirvan de salvoconducto para finalmente poder decir:



¡Mi gobierno cumplió!



O



¡Todos fracasamos!



rvazquez002@yahoo.com.mx

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Soñarse en la mañanera 2019-03-20
• ¿Para cuándo se van a ocupar del presente y mirar al futuro? 2019-03-14
• PAN-PRD-MC por Puebla con Enrique Cárdenas 2019-03-07
• Sacrificios en la antigua y en la actual Tenochtitlán 2019-02-22
• Nepotismo e incompetencia, más dañinos que el huachicoleo 2019-02-14
• Incongruente y lamentable continuidad del ¡No pasa nada! 2019-02-08
• Guerra o amor al crimen organizado 2019-02-05
• Veracruz necesita con urgencia seguridad y paz, no béisbol 2019-01-31
• Manejo de gasolina, peligro no comentado 2019-01-16
• Gobernadores, cautivos del rencor; “superdelegados”, en lo suyo 2018-12-07
• El ritual del 1 de diciembre 2018-11-29
• Hago como que combato la corrupción, haces como que ya no robas, y tú como que no te enteras 2018-11-08
• Antes de que eleven anclas 2018-10-23
• Lo que faltaba 2018-10-10
• Los muertos seguirán “gozando de cabal salud”, los criminales, de Amnistía 2018-10-08
• “Ley Duarte”. ¿Preludio, consigna, o de qué se trata? 2018-10-02
• Diferentes funciones. Distinto sentido de responsabilidad 2018-09-26
• Toma de Protesta, de acto solemne a ritual carnavalesco 2018-09-24
• Prematuro fracaso legislativo 2018-09-20
• Vivir fuera del presupuesto despierta a los jóvenes 2018-09-18
• Gobernadores podrán seguir delinquiendo 2018-09-11
• Un maridaje inesperado 2018-08-15
• Unos consultados, otros ignorados 2018-07-25
• Los todopoderosos, todoterreno 2018-07-18
• Del Principio de fraternidad, al odio persistente 2018-07-09
• Será lo que todos decidan 2018-06-29
• Sólo faltan becas millonarias para la delincuencia organizada 2018-06-19
• La frustración de Montesquieu 2018-06-04
• Se va a quedar con las ganas del asilo político 2018-05-31
• No se le da a cualquiera, menos a los políticos 2018-05-21
• Negaciones y exigencias 2018-05-17
• Una contienda sembrada de odio 2018-05-14
• El Pacto que hizo falta 2018-04-30
• Adolfo Mota, experto en blindaje 2018-04-12
• Congreso “de altura” y el “Día D” 2018-04-09
• En política, de lo bueno poco 2018-04-05
• Pérdida de credibilidad y turismo oficial 2018-04-02
• Ah esos pactos 2018-03-20
• La cultura de los privilegios 2018-03-16
• En la cuerda floja 2018-03-07
• Por supuesto, es una excelente noticia 2018-02-28
• Un país extraño 2018-02-26
• Dichos y hechos, distantes y ajenos de la población 2018-02-22
• “Veni, vidi, calamitas”, ¿o cómo era? 2018-02-19
• Algo está pasando 2018-02-16
• El riesgoso ciclo de la corrupción anterior 2018-02-12
• El “No pasa nada” se volvió un clásico 2018-02-08
• Reelección, finalmente no era broma 2018-02-06
• Apasionamiento electoral causa conflictos entre población 2018-01-31
• Nadie enamora a pedradas 2018-01-29
• Ahuyentar a los jóvenes 2018-01-24
• La militancia dura mientras los cargos perduran 2018-01-22
• ¿De qué se reían los legisladores? 2018-01-19
• Alcaldes, en la plenitud… de la luna de miel 2018-01-17
• Inculpados y exonerados 2018-01-15
• Esos incomprendidos “Deseos de servir” 2018-01-09
• Le van a apostar a los tres 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010