De Veracruz al mundo
CAMALEÓN
AlfredoBielma
2018-11-15 / 22:27:05
Un primer balance del gobierno yunista
Miguel Ángel Yunes Linares no concluye su periodo de gobierno de la manera que todo político desea, con honores y reconocimiento público tras haber cumplido con éxito la encomienda conferida. “Siempre quise ser gobernador” le escuchamos decir eufórico de alegría cuando se anunció su triunfo electoral, era la imagen del éxito, bien ganado, su bono democrático era inherente a la exigencia de la población veracruzana de poner orden al caos heredado en materia financiera y de inseguridad pública, principalmente. Como un bólido el tiempo ha transcurrido, por lo cual ya es posible procesar una evaluación sobre el transcurrir de Miguel Yunes Linares como gobernador de Veracruz.



Para analizar el resultado de un gobierno constitucionalmente establecido para un periodo de dos años no es juicioso recurrir a los criterios disponibles para uno de seis años, pues por obvias razones la temporalidad altera el escenario. No ha faltado quien compare esta duración de gobierno con la permanencia en el cargo de Fernando Gutiérrez Barrios, que electo para seis años estuvo solo dos porque fue invitado por el presidente entrante, Salinas de Gortari (1988-1994), para desempeñarse en la Secretaría de Gobernación. Son dos medidas muy diferentes.



Cuando Gutiérrez Barrios deja el cargo, plumas apologéticas se encargaron de enaltecerlo como “el mejor gobernador de Veracruz”, pero en la realidad nada sostiene esa tesis, si aceptamos como parámetro los resultados materiales de esa gestión: carretera a Alto Lucero e inicios del actual Hospital Rafael Lucio, sin duda notables y debe reconocerse la eficiencia con la cual menguó los índices de inseguridad en la entidad, sin embargo, aquello del “mejor gobernador” no compagina con la “verdad histórica”, porque sin duda otra hubiera sido la versión si en vez de caminar a Gobernación, el destino lo hubiera conducido a su casa. Obviamente, no intentamos regatearle a Gutiérrez Barrios los méritos que se le atribuyen, porque finalmente solo se establece la referencia para enfatizar que no es lo mismo programar para seis años que para dos.



En el caso de Miguel Ángel Yunes Linares sus propuestas fueron muy claras: atender con urgencia la problemática financiera que heredaba y reducir los índices de inseguridad pública, “sé cómo hacerlo”, dijo, y le



creímos. Pero dos años después estos expedientes son renglones no escritos, quedaron incumplidos, defraudó las esperanzas de la población veracruzana porque a su vez deja a su sucesor, casi intactas, ambas problemáticas, o, mejor, acrecentadas porque ahora la deuda pública es mayor y la inseguridad revela índices de proporciones mayúsculas.



Ni perdón ni olvido, fue la divisa. Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador de Veracruz, metió a la cárcel a algunos de los cómplices de Duarte de Ochoa, y nadie podría dejar de reconocer su aportación para que éste fuera encarcelado, a pesar de sus fuertes complicidades con el gobierno federal saliente. Sin embargo, otros pájaros de cuenta “evadieron” la persecución, los por qué alimentan las sospechas de un “vómito negro” a cambio de libertad, o, también, arreglos de subyacente complicidad política en pos de proyectos transexenales. Si esto último es o no cierto las investigaciones de la autoridad entrante debieran dilucidarlo, salvo que el manto de la impunidad esté tejido por connubios electorales y cobije a los trúhanes a través de inconfesables intercambios de apoyo económico a cambio de protección u omisión de acciones.



Navegan en el limbo de la sospecha, los casos del ex contralor de Duarte, García Guzmán, Sandoval, Bustos, Benítez, del Castillo, De Antes, Carlos Aguirre, etc., toda una legión de presuntos culpables del atraco a Veracruz que siguen gozando de cabal libertad.



Obra pública sí deja Yunes Linares, concluyó el libramiento de Cardel, revistió con cemento la carretera a Coatepec, construyó algunos puentes y dio mantenimiento a otros, en uno de los cuales, por cierto, pronto salieron a relucir los “vicios ocultos”. Y de estos vicios se encontraron otros, como en el quirófano del hospital civil de Xalapa, cuya remodelación estuvo a cargo de una constructora todóloga, sin especialidad en hospitales, cuyo pecado menor fue el olvido de colocar la lámpara sobre la plancha de cirugías y no a dos metros de distancia. Eso no es amnesia ligera. Por cierto, el sector salud si recibió atención en obra pública, pero su área administrativa tendrá que explicar algunos “detalles” de la misma, lo mismo en lo referente a la compra de medicamentos.



¿Qué deja Yunes Linares a los veracruzanos? Un campo abandonado, o más abandonado; una deuda pública sustancialmente acrecida; una economía estatal sin estímulos de crecimiento, la inseguridad pública al tope, señalada con índice de fuego por los elevados índices



delincuenciales. Si hubo prácticas de corrupción no pasará mucho tiempo para saberlo, pero lo irrebatible es el encono político que Yunes Linares deja a su paso por el gobierno estatal, manifestado por sus encontronazos con su sucesor en el cargo, una circunstancia cuya raíz encuentra constancia en la actitud retadora que mantuvo durante la campaña electoral contra quien será presidente de México a partir del 1 de diciembre próximo. Allí se configura todo un catálogo de expedientes, de cuyas consecuencias nadie arrienda buenas consecuencias.



Queda para el análisis político despejar la incógnita: ¿por qué Yunes Linares no empeñó todo su esfuerzo en combatir a la delincuencia en Veracruz? ¿Hasta qué grado le afectó privilegiar la sucesión de gobierno con tonos de absolutismo hereditario en demérito de un buen gobierno? Con frecuencia se asegura que lo obvio resulta invisible, por cuanto a que las respuestas pudieran estar a la vista, sin embargo, como en política no todo lo que se ve resulta ser, y la especulación sustituye reiteradamente a la verdad, lo mejor es aguardar lo que saldrá a flote en cuanto el nuevo gobierno asuma funciones, entonces habrá material suficiente para obtener respuestas firmes. Poco vivirá quien no lo vea. alfredobielmav@hotmail.com



15- noviembre-2018

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Veracruz violento 2019-06-15
• ¿Qué celebramos? 2019-06-09
• Veracruz ya cambió 2019-06-05
• Todo tiempo pasado fue mejor 2019-05-29
• De la renuncia al cese 2019-05-24
• PRI, ¿Cómo Ave Fénix? 2019-05-18
• Cuitláhuac es honesto 2019-05-12
• El PRD en trance agónico 2019-05-08
• La dramática ruta de Veracruz 2019-05-05
• El pueblo y la democracia 2019-05-01
• Honestidad y gobernanza 2019-04-26
• Acontecer político veracruzano 2019-04-12
• Involución o Restauración 2019-04-05
• Revocación o Reelección 2019-03-15
• ¿Ocaso priista? 2019-03-08
• Parodia Pírrica 2019-03-02
• Fuente Ovejuna en Veracruz 2019-02-23
• Demolición de un régimen 2019-02-15
• Entre la violencia y la disputa política 2019-02-08
• Inicio titubeante 2019-02-01
• La política, apasionante y veleidosa 2019-01-25
• La tertulia 2019-01-23
• “El pueblo manda” 2019-01-11
• El arranque de un gobierno 2019-01-04
• El paso del ganso 2018-12-31
• Relámpagos del cambio 2018-12-14
• Y ¿si el ganso se cansa? 2018-12-09
• Del “sí se pudo” al “me canso ganso” 2018-12-05
• Los dolores del parto 2018-11-30
• México, su disyuntiva histórica 2018-11-23
• Entre el Ocaso y la Alborada 2018-11-09
• Nada para asombrarse 2018-11-04
• El Movimiento, ¿llegó para quedarse? 2018-10-28
• El Traje Ibáñez 2018-10-23
• Entre la arrogancia y el nerviosismo 2018-10-19
• MORENA, la “nueva” clase política 2018-10-13
• Punto y Aparte 2018-10-05
• Causas y efectos de la cuarta transformación 2018-09-28
• Reconstrucción Partidista 2018-09-22
• La vorágine noticiosa 2018-09-19
• El juicio de la historia 2018-09-15
• Cambio de régimen, cambio de hombres 2018-09-05
• ¿Nueva Era? 2018-08-31
• La cuarta transformación del PRI 2018-08-10
• Un mes después 2018-08-03
• El Istmo de Tehuantepec 2018-07-27
• ¿Hacia la Cuarta Transformación? 2018-07-20
• PRI, Quo vadis 2018-07-13
• El Movimiento Ciudadano 2018-07-06
• ¿Quién perdió? 2018-07-02
• Su majestad: el Voto 2018-06-22
• Ramos Gurrión, un político guerrero 2018-06-19
• La suerte está echada 2018-06-16
• Las encuestas también militan 2018-06-09
• La cuenta regresiva 2018-06-01
• De la percepción al mito 2018-05-26
• Fuerzas Políticas 2018-05-12
• Polarización política 2018-05-05
• La experiencia electoral mexicana 2018-04-28
• Democracia y Dictadura 2018-04-20
• Duarte, el anti Cid 2018-04-14
• Equilibrio de Poderes 2018-04-06
• Cruzado el Rubicón, ya no hay retorno 2018-03-31
• Entre el Movientismo y la partidocracia 2018-03-23
• Elección entre tres 2018-03-16
• Elección fundante 2018-03-09
• No es predicción 2018-02-23
• La generación perdida 2018-02-16
• ¿Corrupción, o involución política? 2018-02-09
• Un balance de “precampaña” 2018-02-04
• Campañas, escuela ciudadana 2018-01-27
• Morena, asimilada por La Mafia 2018-01-24
• De la Ideología al Pragmatismo 2018-01-20
• Tres Frentes, Tres candidatos 2018-01-13
• Los motivos del lobo 2018-01-07
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010