De Veracruz al mundo
JESÚS J. CASTAÑEDA NEVÁREZ
Jesús J. Castañeda Nevárez
2019-08-02 / 12:10:49
El béisbol de la política
Jesús J. Castañeda Nevárez – jjcastaneda55@gmail.com



El equipo nacional traía una pésima racha de juegos perdidos, los mejores hombres habían sido derrotados; relevos de lujo que habían llegado con las mejores referencias habían fracasado. Ninguno había logrado sacar un buen resultado y por lo mismo, las cosas iban de mal en peor.



Los aficionados no recordaban haber vivido un buen tiempo; si acaso los más veteranos que les tocó la época de los 12.50 por dólar aún tienen en la mente al que quiso lanzar al equipo al primer mundo, pero terminó devaluado.



A su relevo le tocó la mejor época del petróleo y no supo qué hacer con una buena racha y salió del juego llorando desconsolado, asegurando que defendió al equipo como perro. El siguiente que entró al relevo fue tan gris que lo único que se le recuerda es que en una jugada inesperada se le cayó el sistema que permitió la llegada de un perdedor que resultó tan hábil que en los primeros lanzamientos ponchó a La Quina y también a Barragán, mandando una señal de que traía punch y todos se le cuadraron, sin embargo, en la última entrada de su gestión se le reveló su candidato al siguiente juego y lo eliminó. Casi salió por la puerta de atrás dejando el juego perdido con un EZLN ocupando las bases.



Al que siguió se le recordará por el “error de diciembre” que puso a todo el equipo en condiciones de desastre, anotando el Fobaproa en una cantidad de carreras tan elevada que las siguientes generaciones la seguirán recordando.



El cansancio de la gente forzó a un cambio de color en el siguiente relevo. Vino entonces un nuevo lanzador al montículo; un grandulón con botas vaqueras y un cinturón con hebilla llamativa; sus referencias parecían buenas al haber sido el principal lanzador en su Estado natal, además de haber sido un buen vendedor de refrescos.



Lo primero que hizo el nuevo lanzador fue persignarse y comenzar su labor sin muchos sobresaltos, a excepción de la participación de su mujer que resultó tener más influencias que todo el estadio.



El grandulón intentó una nueva jugada llamada “compló”, para tratar de anular a un jugador de otro color que venía empujando fuerte y parecía contar con la simpatía popular para entrar al quite.



Pero, algo pasó y la decisión popular no favoreció el cambio de color o hubo un mal conteo de votos, lo cierto es que el que ya se sentía seguro hizo un berrinche marca ACME y en protesta bloqueó uno de los pasillos principales del estadio, autoproclamándose el pitcher legítimo.



Para esa entrada el relevo fue un lanzador zurdo de baja estatura que tuvo que ser apoyado por todo el equipo para que pudiera llegar al montículo y tomar protesta.



Una vez ungido como el relevo oficial comenzó a lanzar balazos a diestra y siniestra en una guerra que dejó muchas bajas en el campo. Situación que aprovecharon los detractores y enemigos políticos para iniciar una campaña de desprestigio que lo persiguió a lo largo de todo el juego.



Entonces las televisoras lanzaron a un personaje de telenovela y lo promovieron por todo el estadio con el refuerzo de una de sus estrellas femeninas de mayor prestigio.



El ánimo popular los respaldó y su muñeco copetón llegó al lugar principal de la cancha de juego, mientras el eterno candidato al relevo hacía mutis y se regresaba a su banquillo.



Muy pronto, el copetón comenzó a demostrar su pésimo dominio del idioma, ser poco asiduo a la lectura y si a recibir costosos regalos inmobiliarios, de manera que le llovieron los abucheos del público y el respetable presionó para que viniera un cambio.



Entonces todos voltearon a ver al jugador que en los últimos partidos había hecho campaña para ser considerado el relevo de oro, asegurando que el equipo sería ganador, que se acabarían las jugadas sucias, que sacaría con una revirada a quien pretendiera el robo de la 2ª base; todo el equipo jugaría por nota y los resultados serían inmediatos.



Casi todo el estadio le dio su voto de confianza y llegó al montículo con la mayor votación legal de la historia. A pesar de que la novena del nuevo equipo no parecía estar a la altura de las exigencias por la edad de sus integrantes y algunos con un historial poco alentador, el populacho estaba entusiasmado por las promesas de que todo saldría bien, de manera que le pusieron la pelota en las manos.



Los primeros lanzamientos fueron directamente al cuerpo del primer bateador de “Texcoco” y lo tuvieron que sacar de juego; siguiendo la misma suerte el “avión” y otros programas. Pronto vino un desconcierto en el público porque a cada lanzamiento había un programa golpeado que tenía que ser sacado en camilla.



La tensión en las gradas subió de tono por los argumentos de desencanto de unos y la confianza ciega de otros. Unos cuestionaban y otros defendían exigiendo tiempo para que encontrara la zona de strike.



Mientras que, de forma inusual la discusión y los debates se trasladaron al público, ocasionando que amigos y familiares quedaran divididos y enfrentados, en las grandes ligas crecía la desconfianza de venir a jugar a nuestro estadio por el riesgo de salir descalabrados.



Las explicaciones mañaneras tomaron mayor énfasis en la descalificación de los que no entienden la nueva forma de jugar; criticando a los comunicadores que publican datos irreales que son contrarios a los “otros datos”, los que se deben considerar como ciertos.



Y mientras tanto, los vendedores de botanas del estadio se van quedando sin ventas y sus familias se van sumando a los preocupados. Las tiendas de gorras y pelotas están cerrando. Nadie entiende bien que pasa, pero aún así, muchos prefieren seguir confiando en que al final del juego el resultado será positivo para el equipo nacional.



Al desánimo y la incertidumbre se le agrega el que las pocas carreras anotadas a favor se le están apuntando a equipos latinoamericanos y con esto ya nada tiene lógica. El llamado rey de los deportes, el deporte ciencia, a pesar de estar de moda, también entró en la crisis. Porka Miseria.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Y el gran perdedor del debate es . . . 2018-04-27
• Como perros de rancho 2018-04-12
• Cómo matar votos de forma segura 2018-03-27
• Tragedias cada vez más cercanas 2018-03-15
• La Mujer, lo mejor de la creación 2018-03-09
• La crisis de la recta final 2018-02-19
• Con el perfil de valiente 2018-01-25
• Las Redes Sociales en campaña 2018-01-19
• Mi carta a los reyes magos 2018-01-11
• Empleados de empresas fantasma, la punta del iceberg 2017-11-12
• Fiscalización total 3.3 2017-10-27
• #HagamosComunidad 2017-10-12
• Después del temblor 2017-10-01
• Aso cavón 2017-07-18
• Ciber Crimen el nuevo delito 2017-06-29
• Espiar es el verbo (segunda parte) 2017-06-26
• Espiar es el verbo (primera parte) 2017-06-22
• El holocausto veracruzano 2017-06-15
• Apatía y Hambre, mala combinación 2017-06-06
• a Votar y botar 2017-06-01
• El Voto de la venganza 2017-05-22
• Ni concurso de oratoria, menos debate 2017-05-18
• El Desarrollo Económico en terapia intensiva (Tercera Parte) 2017-05-10
• El Desarrollo Económico a terapia intensiva (Segunda Parte) 2017-05-08
• El Desarrollo Económico a terapia intensiva (Primera Parte) 2017-05-08
• El horno no está para bollos 2017-05-04
• Adiós Movistar 2017-04-24
• El orgullo de ser ladrón 2017-04-18
• Todo a pulmón 2017-04-04
• Las “guardias vacacionales” herencia maldita 2017-03-28
• Nadie es carero mientras no tiene que vender 2017-03-21
• Pobre del pobre que al cielo no va 2017-03-13
• Todo Veracruz al Buró de crédito (la lista negra) 2017-03-07
• Desgarrados, humillados y exhibidos 2017-02-27
• Meritocracia o el yamerito 2017-02-17
• Los mexican Muros 2017-02-02
• Administrando la miseria 2017-01-23
• ¡¡Recórcholis, un cadáver!! 2017-01-04
• El Little Boy (niñito) y su devastación 2017-01-02
• Terminó la pesadilla 2016-12-01
• El vengador anónimo 2016-11-05
• Roboam, la historia presente 2016-10-24
• Roboam, la historia presente 2016-10-24
• Lamento borincano veracruzano 2016-09-25
• Los informes de medias verdades 2016-08-31
• Ctrl “C”, Ctrl “V” 2016-08-23
• Y las medallas apá?? 2016-08-17
• Nunca tenemos tiempo de hacer las cosas bien 2016-06-26
• Don Pilo, hombre excepcional 2016-06-20
• ¿Y los derechos de los niños? 2016-05-29
• No hay segunda oportunidad para una mala primera impresión 2016-05-16
• “Li tu plimelo” 2016-05-10
• Politizando el lamento jarocho 2016-05-06
• Mientras más alto volamos 2016-05-02
• Mi derecho a Voz y Voto 2016-04-14
• Dígaselo.com 2016-04-01
• Viacrucis veracruzano 2016-03-29
• Nos robaron la identidad, lo único que nos quedaba 2016-03-15
• El ladrón disfrazado de autoridad 2016-03-06
• David Bouchéz, el mejor Secretario de Turismo que no tuvimos 2016-03-03
• De Plantones a Plantones 2016-02-29
• No hay quinto malo? 2015-11-18
• ¿Permiso para todo lo lúdico? 2015-11-05
• Tiempo de robos y de ladrones 2015-10-15
• Silenciados y humillados 2015-08-24
• Nuestra herencia 2015-07-17
• Ley seca y veda electoral 2015-06-05
• El robo del siglo 2015-05-14
• De regreso al trueque y al colchón 2015-05-05
• Una vulgar y estúpida mentira 2015-04-22
• Requiem para un peso 2015-04-15
• Fin de semana largo; el tamaño sí importa 2015-03-13
• Lo que merecemos 2015-03-01
• Un mundo nos vigila 2015-02-16
• Ya sé que no aplauden 2015-02-04
• Qué remedio, nos estamos haciendo viejos 2015-01-14
• Leyes de exterminio contra la “prole” 2014-12-30
• Crimen por tradición 2014-12-19
• Promesas, promesas; sólo promesas 2014-12-08
• No marches, que ocurrencias 2014-12-03
• Y como digo una cosa, digo otra 2014-11-20
• La verdad absoluta ya tiene factura electrónica 2014-11-05
• Para mover a México 2014-10-23
• Es Ayotzinapa la gota que derramó el vaso? 2014-10-15
• El poder es todo, no poder es terrible 2014-10-08
• No, no se olvida; se refrenda 2014-10-01
• El cumplidor 2014-09-24
• El grito y el otro grito 2014-09-17
• La informalidad, problema o solución 2014-09-10
• Informe o confesión? 2014-09-01
• Veracruz tierra de conquista 2014-08-27
• Prometer para meter (las reformas) 2014-08-22
• Infracciones de tránsito a punta de AK47 2014-08-11
• El robo es legal y obligatorio 2014-07-30
• Un rebelde y contumaz (tancho*) 2014-07-07
• México, canta y no llores 2014-06-30
• Mi Papá, el guerrero 2014-06-16
• Mi libre pienso 2014-06-07
• Por poder o por no poder 2014-06-02
• Pura basura 2014-05-28
• Sin derechos de los niños 2014-05-22
• A cachetadas guajoloteras 2014-05-14
• Alguien, el anónimo 2014-05-08
• Entre descalabrados 2014-04-29
• La vida tiene “contraseña” 2014-04-23
• El SAT un meteorito que extinguirá a las tienditas 2014-04-10
• ¡¡Barrabás!!, ¡¡queremos a Barrabás CFDI!!. 2014-04-01
• Llegó el tiempo de la ejecución 2014-03-27
• Llegó el pacto fiscal 2014-02-27
• Peor que en cueros y a media calle 2014-02-12
• No es un pájaro, no es un avión, es un “pacto” 2014-02-04
• De chayote no se hace mermelada 2014-01-27
• El dedo gordo del pie 2013-11-10
• Impuestos milagrosos 2013-10-23
• Mal empieza la semana para el que ahorcan el lunes 2013-10-17
• La historia se repite 2013-10-02
• Reprobados 2013-09-27
• La otra rebelión 2013-09-17
• Quo Vadis 2013-08-28
• El miedo a los cambios 2013-08-06
• Los pobres, pobres 2013-07-30
• Pobreza inexplicable 2013-07-17
• Domingo siete 2013-07-08
• Y qué más da, la vida es una mentira 2013-06-27
• Crimen de papel, un nuevo exterminio 2013-06-10
• Nadie por encima de Ley; bueno, casi nadie 2013-05-29
• Al rescate de las Mipymes 2013-05-22
• Quien tiene el valor y a quien le vale? 2013-05-13
• El Remero es un incompetente 2013-05-02
• No falta dinero, falta vergüenza 2013-04-24
• De campañas a campañas 2013-04-18
• La frágil fidelidad humana 2013-04-03
• Secuestrados por monopolios 2013-03-20
• Regionalismos del lenguaje 2013-03-13
• Los que partieron o se las partieron 2013-03-06
• Por fin un acto de justicia 2013-02-27
• Pos donde andabas Manuel? 2013-02-14
• Volvimos a perder en penales 2013-01-25
• Principios de Sejuela y el periodicazo 2013-01-14
• La Factura Electrónica, el mito (Segunda Parte) 2012-12-12
• La Factura Electrónica, el mito Primera Parte 2012-12-05
• El salario mínimo 2012-11-30
• Microempresarios 2012-11-13
• El linchamiento, secuela del 68 2012-10-30
• Transparencia 2012-10-23
• Quién es el #YoSoy132 2012-10-05
• Infiltrados 2012-09-26
• Contando mis años 2012-09-20
• Contando mis años 2012-09-19
• El hubiera no existe 2012-09-12
• Tienes el valor?? o te vale 2012-08-22
• Olimpiadas IFE 2012-08-08
• Los que ganaron, los que perdieron y los que empataron 2012-07-04
• Rechazados 2012-06-20
• La veda nini 2012-06-13
• Cantinflear, foxear, que más? 2012-06-06
• Yo no soy el 132, soy el 34,815 2012-05-31
• Eventos inesperados 2012-05-24
• Paren prensas 2012-05-16
• Desde que estaba a los pechos de mi Madre 2012-05-09
• Papá no está 2012-05-02
• El changarro de fox 2012-04-19
• Puro Teatro 2012-04-12
• Que esCassez de vergüenza 2012-03-29
• Dónde está el Piloto?? 2012-03-06
• El mundo está al revés 2012-02-08
• Robo moderno 2012-02-01
• Servirá para algo la Estela de Luz? 2012-01-11
• Para los veracruzanos 2011-08-25
• Hablemos bien de México, porque todos somos México 2011-02-09
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010