El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
HEMISFERIOS
Rebeca Ramos Rella
2017-05-09 / 13:38:22
Crearon un monstruo. Ya no pueden con éll
¿Quién con más autoridad moral? Una voz razonable y legítima en la dimensión de su propio sufrimiento, su franqueza y buena voluntad se escuchó en diciembre pasado, al opinar sobre otra de las torpes y muy nauseabundas ocurrencias del señor Trump
¿Quién con más autoridad moral? Una voz razonable y legítima en la dimensión de su propio sufrimiento, su franqueza y buena voluntad se escuchó en diciembre pasado, al opinar sobre otra de las torpes y muy nauseabundas ocurrencias del señor Trump, al pretender prohibir la entrada de todos los musulmanes a su país en respuesta –según él- al odio que fluye de ellos contra los estadunidenses.



”Es verdaderamente triste escuchar estos comentarios tan llenos de odio. Los políticos y los medios de comunicación han de ser muy, muy cuidadosos con todo lo que dicen (…) Si queremos acabar con el terrorismo no podemos culpar a todos los musulmanes. Esto lo único que hará será radicalizar a más terroristas. Necesitamos educación de calidad para derrotar los prejuicios de la mentalidad terrorista…”



Sensatez la de una joven sobreviviente a un atentado terrorista. Apenas con 14 años de edad, fue baleada con otras compañeras de escuela en su natal Pakistán, en una región dominada por otros locos terroríficos, los Talibanes. En octubre de 2012, al considerarla como “enemiga del Islam y como promotora de la propaganda de los infieles” le dispararon en la cabeza y el cuello y dándola por muerta ni se imaginaron que tras esa dolorosísima prueba, abonaban al liderazgo mundial de Malala Yousafzai, hoy de 19 años: la persona más joven en ser reconocida como ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2014 y hace unas semanas, también galardona con el máximo mérito que otorga la ONU: ser Mensajera de la Paz.



Y es que en tiempos violentos globales, hablar de paz; exhortar contundentemente a medir palabras y a pensar dos veces las decisiones de Estado, aunque vengan de un demente racista con poder, en verdad, pareciera sólo una buena intención solitaria; un clamor en medio de huecos y sordos intereses, egos, rebatingas y ganas de arrinconar al mundo al precipicio de la guerra y de condenarlo adrede a más violencia; a más sangre y muerte; a más injusticias, a más podredumbre; a más terrorismo.



Nunca la ha tenido fácil la nueva Mensajera de la Paz, Malala, la admirable y brillante Malala. Ya desde los 11 años escribía un Blog con seudónimo denunciando la arbitrariedad cruel, absurda y espeluznante del Talibán en el Valle de Swat al noreste de Islamabad, su hogar e inició así la defensa de la educación para las niñas y mujeres y de los derechos de la niñez en su tierra y en el mundo. Y casi le cuesta la vida.



Pero una voz tan laureada en el orbe, quizás más por el milagro de sobrevivir; por su valentía y por la compasión y la solidaridad que despertó ante la brutalidad de sus heridas, en realidad no han sido lo suficientemente fuertes y contundentes para detener el horror de la situación de las y los niños, por ejemplo, en Siria.



Ya Malala ha denunciado las omisiones, la indiferencia, la inacción, la negligencia de los líderes poderosos del mundo y con sus palabras calmas y lúcidas los ha exhortado a “hacer algo”.



Así ha pedido por las niñas secuestradas a manos de los otros locos terroristas del Boko Haram en Nigeria. Lo mismo por los niños y niñas musulmanes que con sus familias y como refugiados piden asilo en EUA y a quienes Trump el señor de los No, decidió prohibirles la entrada recién se sentó en su silla presidencial. Malala denunció racismo y la regresión histórica de Estados Unidos al prohibir la entrada a su país de ciudadanos de Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak, con el pretexto de que podrían ser terroristas.



"Me rompe el corazón que el presidente Trump haya cerrado la puerta a niños, madres y padres que huyen de la violencia y la guerra”, lanzó seco Malala. Pero ni así. Los niños y las niñas sirias siguen siendo las víctimas de crímenes de guerra y del terrorismo que nadie para y a los que nadie salva.



Apenas hace dos semanas el mundo fue un testigo muy desdichado y bastante incapaz ante el peor ataque terrorista que mató a casi 70 infantes refugiados que viajaban con sus familias en autobuses, fugándose del espanto en Siria. Y todos lloran y todos condenan pero ninguno hace más por esa generación perdida e inocente, que ni a la vida tiene derecho.



El terrorismo se ha convertido en algo “normal” en la notas y en los sucesos; en la desesperanza y en las ausencias. La normalización global de la violencia terrorista ya se prevé, ya no sacude, ya no resquebraja ni dobla a nadie.



Dice la ONU que el Terrorismo es “Cualquier acto, -además de los ya especificados en los convenios y convenciones vigentes sobre determinados aspectos del flagelo como los Convenios de Ginebra y la Resolución 1566 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de 2004-, destinado a causar la muerte o lesiones corporales graves a un civil o a un no combatiente, cuando el propósito de dicho acto, por su naturaleza o contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar una acción o abstenerse de hacerla”.



Y el consenso académico señala que el terrorismo es “un método productor de ansiedad basado en la acción violenta repetida por parte de un individuo o grupo –semi- clandestino o por agentes del Estado, por motivos idiosincráticos, criminales o políticos, en los que — a diferencia del asesinato — los blancos directos de la violencia no son los objetivos principales. Las víctimas humanas inmediatas de la violencia son generalmente elegidas al azar como blancos de oportunidad de una población objetivo y son usadas como generadoras de un mensaje. Los procesos de comunicación basados en la amenaza — y en la violencia — entre el terrorista o la organización terrorista, las víctimas puestas en peligro y los blancos principales son usados para manipular a las audiencias objetivo, convirtiéndolas en tiro al blanco del terror; de demandas o de atención, según que se busque primariamente su intimidación, su coerción o la propaganda”.



Nos queda claro y lo vemos y lo leemos y aunque no lo reconozcan acá en México, ya los criminales organizados, igual siembran el horror, la muerte y la indignación social por actos que no rayan, sino que para algunos, ya pueden considerarse como terroristas.



Lo cierto es que en la contabilización tal vez podamos dimensionar el tamaño del flagelo que desde el 11 de septiembre de 2001 se ha desfogado.



Según el Global Terrorism Database que lleva registros desde 1970 a 2015, afirma que en ese lapso se han perpetrado más de 150 mil atentados terroristas en el planeta; apunta que para 2014 sumaban ya 26 mil 224 atentados terroristas en el orbe con un saldo de 141 mil 96 muertos y sostiene que particularmente desde 2011, la escalada del terror ha subido de 4 mil 135 muertos a 35 mil 123, lo que significa que en sólo 3 años los terroristas han multiplicado por 7 a sus víctimas. Claro. Este es el sello del Daesh o del mal denominado Estado Islámico que hace 3 años proclamó un Califato en Irak.



De esas cuentas, acorde a las de la agencia noticiosa EFE, en 2015, fueron alrededor de 46 los atentados terroristas con un saldo de casi 2 mil muertos. Y en 2016, varias agencias detallan que fueron 44 los ataques reportados con una suma macabra de más de mil 500 muertos.



Pero en lo que vamos de 2017, ya se adicionan más de 335 atentados terroristas con un saldo de más de 3 mil personas muertas. Y en esta contabilidad que en la investigación arroja diversas cifras que he intentado conjuntar, los heridos y marcados de por vida se triplican al número de fallecidos inocentes. Así el diámetro expansivo de destrucción del terrorismo no acaba con los sepultados, sino que persiste en los que tienen que seguir viviendo de alguna forma, con el trauma y el temor de esa experiencia por el resto de sus días y con el impacto tan triste en sus familias.



Ahora, la cuestión no es cuál de todos los atentados ha sido más mortífero, implacable o cuál ha sido más grave, más sórdido o más publicitado, porque la prensa ha exaltado más los muertos de París, de Niza o de Orlando; los de Munich, Londres, Moscú o los de Estambul, que los de Somalia, Irak, Líbano, Pakistán y Afganistán. Por eso enfatizo, en todos ha muerto gente inocente, mujeres y niños, milicianos que combaten cuerpo a cuerpo a los terroristas. Y en todos, el propósito de los extremistas asesinos se ha cumplido. Han tatuado a sus víctimas con el sufrimiento injusto e inhumano para siempre.



En ese sentido, el ascenso del terrorismo en Europa es real y asusta tanto a los europeos, que de ahí decidieron a clausurar sus fronteras ante el éxodo por miles de refugiados y expatriados desde Siria, Irak y África. Una ola de perseguidos que también ha fenecido o ahogados en el mar o entre la indiferencia y el miedo de los europeos por los posibles infiltrados terroristas y también, en un abierto desplante racista y discriminatorio.



Es el destino sin futuro que los orilla a morir de una u otra forma, el que resulta tan deprimente como el mediocre avance de las potencias para hallarle solución a los daños colaterales del terrorismo y sus ataques: la vida, salud, educación, futuro de miles de niños y niñas ¿De qué vivirán? ¿Dónde, cuándo, cómo? ¿Quién los aceptará en su país? ¿Dónde con cuánto y cómo podrán retomar sus vidas normales?



En Estados Unidos, los fanáticos, asesinos solitarios del Daesh han hecho mucho daño y más, han expuesto la estricta política migratoria que hoy está más que entumida contra todo lo que sea “extraño” para los gringos y también, han revelado la flacidez de los cinturones de seguridad que han superado.



En los países de Medio Oriente, los muertos, los bombazos, la barbarie, el despedazadero de cuerpos y esperanzas puede ser parte de lo cotidiano en las noticias, pero no debemos olvidar que la mayoría de los desmembrados, expulsados de su tierra por miedo; los sobrevivientes desposeídos y los caídos, son inocentes, si hacemos una revisión histórica.



Por lo menos desde hace 50 años, Israel y la ocupación ilegal y necia en Palestina, protegida y apoyada por décadas por sus aliados occidentales incendió la región y así se encendieron las bombas, el odio, la venganza, deleznable igualmente, de los grupos radicales islamistas que declararon la guerra interminable contra los judíos invasores y contra sus guardianes occidentales, todos despojadores de sus hermanos musulmanes.



Y de ahí todo ha sido deterioro; muerte, huida, dolor y reuniones internacionales sin acuerdos concluyentes; mercado de venta de armas exitoso para las potencias occidentales – ya se sabe que se matan unos a otros con las mismas armas del mismo comerciante, dígase Alemania, Rusia, EUA, Francia-.



De Hamas en Palestina; el Mossad de Israel; el Hezbollah de Líbano, pasando por la carnicería que provocó la Guerra Fría, extraterritorializada en Oriente Medio, forjaron las montañas de muertos que hoy se siguen apilando y también el rencor y el desquite sin piedad.



Así se ha eslabonado el terrorismo radical islamista contra los intereses europeos y estadunidenses que en vez de contenerlo lo han avivado más a base de racismo, discriminación; opresión y explotación laboral de migrantes; ofensas brutales a sus creencias –como el caso del panfleto francés Charlie Ebdo que ridiculizó al Profeta Mahoma, a los musulmanes y a Allah y otro más, la magna humillación contra los derechos humanos de las mujeres musulmanas que han tenido que descubrirse la cabeza en público o prescindir del “burkini” en las playas, ante la prohibición en Francia de usar el velo y ropa holgada, significado estricto de su fe-.



Otras causas, son las intervenciones militares; invasiones arbitrarias; “operaciones quirúrgicas” donde siempre matan a población civil; cacería sin permiso, de líderes y extremistas en territorios ajenos; dobles discursos; pisoteo del Derecho Internacional –evidente en la defensa de la ilegal ocupación israelí en Palestina; en la violación de soberanía de otros países, como la de Pakistán, cuando la orden era matar a Osama Bin Laden, en su casa. Nadie avisó al Gobierno pakistaní de la incursión militar-.



En esta dinámica que germinó, creció y que perdió el control de la proliferación del terrorismo islamista radical, no olvidemos la guerra de 10 años Irán-Irak, en la que la URSS y EUA se enfrentaron sin reconocerse; la ocupación rusa y luego la estadunidense de Afganistán; la nuclearización de Irán y de Israel; la invasión de Irak a Kuwait; la guerra contra Irak, en la que nunca se hallaron las armas nucleares que la provocaron y que se centró en la caída del régimen de Hussein y, vale decirlo, que gestó la rabia musulmana extremista aglutinadora en el plan de los jerarcas del Estado Islámico.



También no omitamos la imposición y consentimiento occidental de las dictaduras militares de Egipto, de Libia, de Siria; de otros países del Magreb, en el norte de África musulmán; tampoco soslayemos la inconformidad social contra regímenes monárquicos arbitrarios, represivos y cruentos en los Sultanatos o Califatos árabes de Asia, que por el interés del petróleo, han pervivido intocables por el occidente disque libertario y demócrata.



De manera que se llegó a los atentados del 2001 en Nueva York con una gran carga explosiva de odio contra todo lo que ha humillado, agraviado y matado en generaciones enteras de musulmanes; los mismos que se les voltearon a sus dictadores provocando las revoluciones de la llamada Primavera Árabe, que aún no termina de cuajar en aquella región y que por lo menos en Egipto, tuvo, tiene su retroceso en el Golpe Militar contra el Presidente electo democráticamente. Asalto y violación del derecho de los que nadie se inconformó ni exigió reparación. El mundo reconoció o consintió a un golpista que está sentado como Presidente y ahí sigue.



Así lo que pasa en Siria desde hace 6 años, es tan sólo una continuación del eterno conflicto étnico-religioso entre judíos y árabes y entre musulmanes chiítas y sunníes por el control de territorios, dinero, armas, hasta de tráfico ilícito de todo y de hidrocarburos; es la disputa para siempre entre ellos y los estadunidenses, los europeos y los rusos y los chinos, por el dominio o alianza de liderazgos en regiones estratégicas para la economía y la seguridad, internacionales.



Pero el terrorismo no sólo ha sido bandera de fundamentalistas islámicos que distorsionando su libro magno El Corán y su fe, han polarizado mortalmente sus acciones, posturas y reclamos que tienen causa, origen y padrinos, pero ninguna justificación.



Recordemos a los terroristas vascos de ETA en España; a Sendero Luminoso en Perú; a las FARC en Colombia; a ese otro monstruo que es Boko Haram en Nigeria, que oportunistamente está adherido al Estado Islámico; a los separatistas sangrientos kurdos del PKK en Turquía; a los pakistaníes confrontados entre fuerzas militares y grupos militares religiosos – los del Punjab, Cachemira Azad y Lahore-, más los narcos, más los Talibanes y los otros; a migrantes resentidos y excluidos de la sociedad racista y discriminatoria de Francia, de Alemania, de Gran Bretaña que aprovechan para vengarse de gobiernos excluyentes de derecha y conservadores nacionalistas; y no menospreciemos los alcances, logística, organización y poder que logró Al Qaeda, en mucho, con apoyo de Estados Unidos que hasta entrenó a sus líderes y milicianos en Irak y en su territorio.



De manera que entre las causas de la escalada del terrorismo, de su sofisticación en infraestructura, comunicaciones, tecnologías, propaganda, manipulación, armamento, operación, entrenamiento, movilidad, no hay más que la consecuencia de décadas de conflictos regionales exacerbados por cuestiones religiosas, nacionalistas y étnicas en territorios nacionales y, por la intromisión de intereses estratégicos foráneos que ignoran toda ley en aras de expandir más poder político y económico entre dos mundos que se enfrentan desde la irracionalidad, la ilegalidad y el odio.



Venenos que se siguen abonando al estigmatizar a todos los musulmanes –a mil 800 millones, el 23% de la población total del planeta, según el reporte de 2015 del Pew Research Center- como terroristas; al discriminarlos por su credo, su apariencia y sus costumbres.



De igual forma y como lo registró este organismo, hay una peligrosa subida en la conducta intolerante y hostil en 32 países europeos contra los musulmanes al estereotiparlos como enemigos del mundo; al insultarlos a todos con acoso y discordia, ya sea al prohibir el uso del hijab o el shador a las mujeres musulmanas en Francia o, en Rusia por causa de arrestos xenofóbicos y la prohibición de la práctica libre de su religión.

Y Occidente – Europa y EUA, la OTAN y los reyes árabes que la juegan a doble partida- tienen mucho que responder por esa hoguera permanentemente ardiente de muerte, daño, destrucción y revancha, que ellos mismo condenan, pero que han provocado bajo la mesa y que ahora, los arrincona ante el incendio incontrolable de los bombazos por doquier y contra todos. Ya no se miden porque matan, adrede, a civiles y a turistas.



Podemos concluir entonces que el terrorismo es la podredumbre que supura de una herida abierta que se ahonda con la xenofobia; es la imposición de una visión que degrada a la otra y que en la demencia por el poder, extrapola credos, sentimientos, egos, miedos.



El terrorismo, al infundir más miedo se nutre de él porque del miedo se sostiene y se justifica a sí mismo, como flagelo contra la humanidad que a unos segrega y pretende aniquilar y a otros los caza para intentar exterminarlos, sin treguas ni negociaciones posibles.



Y mucho de este engendro está insertado en el discurso mediocre pero así lapidario de Donald Trump, al que se adiciona otro demente, el dictador coreano del norte –ambos con detonadores nucleares-; el mensaje de odio, desprecio, exclusión, es violento y suma más a la violencia de los fanáticos que como él, en el otro extremo, quieren, operan, traman masacrar para defenderse.



Resulta una paradoja mortal que siendo el Occidente, primero el mentor y ahora el blanco más buscado por los terroristas radicales musulmanes, sea al mismo tiempo, su principal promotor al profundizar las amenazas, las prohibiciones, la persecución, la violación de derechos humanos y a la vez al pretender blindarse, etiquetándolos, segregándolos, degradándolos, pone más en riesgo y como escudo humano, a la población civil en esos países donde gobernantes e ideologías hipócritas, lo único que logran es darles más causa a los extremistas. Una espiral del terror sin rendijas, sin paradas.



No justifico ni culpo. Pero creo honestamente que en el análisis, el terrorismo es el resultado del fracaso de la política exterior de las partes involucradas; de la derrota de la política internacional de los organismos multilaterales que no previenen, que permiten violaciones al Derecho Internacional y que sucumben a los intereses de las potencias dominantes en un arcaico, desfasado e inoperante ya Consejo de Seguridad de la ONU que no detiene al terrorismo pero que tampoco protege ni da opciones vitales a las poblaciones civiles en fuga, en riesgo y masacradas bajo el fuego de ataques terroristas en medio de los conflictos regionales.



El terrorismo considero, es consecuencia también de la deformación de las concepciones de occidentales y musulmanes sobre los unos y los otros – y de la manipulación de conciencias y falsas ideas que bien propagan los medios y gobiernos-, donde se miran violentos a la par en un 50% y en un 66 % respectivamente y, en una escala de valores ellos ven a los occidentales también como gente avariciosa al 64%, egoísta al 68% e inmoral al 61% y éstos a los musulmanes los asocian con 58% como fanáticos, al 51% con honestidad y al 39% como arrogantes, acorde a estudios del Pew Research Center.



Entre estas etiquetas preconcebidas de unos con otros, la guerra tal cual es sobrepasada por un juego de poder más horripilante y demoledor, donde nadie gana, todos pierden y donde los que la pelean desde el extremo fanático, furioso y aborrecedor, están dispuestos a reventarse en pedazos para sanar su fe, su idea, su postura, su despojo, su honor frente al violento, inmoral, egoísta y avaricioso.



El opresor, el invasor, el garrote “pacifista y democrático” occidental creó el monstruo del terrorismo que se le revierte para destruirlo y ya vemos, no puede contra él.



De aquí que Malala, la Mensajera de Paz, milagrosamente resucitada del coma tras el ataque talibán, advierta a los líderes del mundo y a los medios de comunicación, a pensar antes de hablar y a no sucumbir a la torpeza, siempre irresponsable, que enardece más a la fiera del terrorismo.



Que no se quejen los mandatarios de las potencias occidentales. Que no eludan su responsabilidad en este escenario de aniquilación donde ellos también son culpables.



MERIDIANOS OESTE



93° Y hablando del terror y de la angustia, incertidumbre y pena que causa, acá en nuestros meridianos, los trabajadores en el Congreso del Estado, mal llamados “de confianza” –cualquier abogado laborista corrige y afirma que después de 6 meses ya todos son de base y por la actividad que desempeñan también- están desconsolados ante la posibilidad de ser renunciados a fuerzas, argumentando quienes deciden, una cacería de “aviadores y aviadoras”, que los hay ciertamente, pero que son los menos y están bien ubicados, en comparación al número de los que sí trabajan y dejan constancia a diario de su labor, disposición y resultados. Se puede entender que hay ciclos, pero los criterios deben ser justos y apegados a derecho para la recontratación de quienes en verdad trabajan. Que se vayan las y los privilegiados por las cuotas y los cuates y que dejen espacios a personas que quieren trabajar para aportar y para sostener a sus familias. Ahora que en tiempos electorales, los genios que sugirieron la guillotina generalizada, bien pueden prever las consecuencias de violar derechos laborales y humanos, en el castigo masivo en las urnas. Por cada trabajador injustamente despedido son por lo menos 4 votos que se pierden para el partido mayoritario y en el gobierno…



94° Pésimo e indignante para el reconocimiento y empoderamiento político de las mujeres en los puestos de toma de decisiones y de representación social y política, que tanto cuesta ganar y sostener precisamente por los estereotipos de nuestra sociedad patriarcal y sexista, la sucia, corrupta, cínica conducta de la Diputada local Eva Cadena, apodada ya a nivel nacional como “la Recaudadora de López Obrador” y es que por una mujer política descalifican a todas las demás – habría que analizar si algo sabe de cultura política o no más de grillitas-. Ahora que la honestidad e integridad y la ética política no tienen género pero eso, muchas personas no lo reflexionan. Las mujeres en política siempre están bajo la lupa discriminatoria y estereotipada, así que si una de las empoderadas, la riega y se exhibe en su codicia y deshonestidad, el daño ratifica la descalificación de las y los misóginos. Así que la “Señora de las bolsas”, refunde en el desprestigio a las mujeres políticas en Veracruz. Una condena más a sus mañas y mentiras.



95° El Fiscal del Estado logró lo que ningún habilidoso operador político –muy escasos en estos tiempos de “cambio”- : unir a la oposición en el Congreso, pero ¡¡en su contra!! y es que ante su desatinado resbalón reactivo que no reflexivo, menos cuidadoso de las formas en política, de que “…todos ( los diputados ) son una bola de corruptos… hacen lo que quieren…”, la que en reversa, no alcanzó a subsanar como gran ofensa ¿ o descripción? Es un tache más a lo ya comentado por varios en corto y quedito: el Fiscal tiene perfil para otro encargo… y siguen reclamando sonoramente los colectivos de desaparecidos, acá y allá, para que se vaya y renuncie. No se les olvida que además de los plantones, la falta de eficiencia en su labor como tal, hace semanas los dejó esperando en la calle a pleno sol y sin una botellita de agua por más de tres horas, sin dispensa ni trato educado…y es que aunque se le reconozca conocimiento de su área, le falta tacto político, algo de la humildad indispensable en el servidor público y una buena dosis de serenidad y respeto institucional para no bronquearse con los unos y los otros. En Veracruz estamos hartas hartos del trato despótico y exabruptos de los funcionarios. Ya tuvimos seis años de ese desprecio.



96° La Secretaría de Gobierno hace su chamba en diversas mesas de trabajo interinstitucional, ante la Declaratoria de la CONAVIM sobre la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres y las niñas en Veracruz, para 11 municipios –en realidad son 38- donde los feminicidios y las agresiones están a la alza. Una vergüenza, un enorme riesgo. Y desde el Congreso del Estado, la Dip. Cinthya Lobato aporta a la labor obligada del Ejecutivo, con la presentación del Manual para la implementación de la AVGM en los municipios, una herramienta valiosa, puntual, práctica para fortalecer la capacidad institucional municipal, la articulación de esfuerzos y la eficacia en la prevención, atención y contención de toda forma de violencia contra la población femenina en los municipios. Una excelente iniciativa que se difundirá en tierra próximamente.



97° Y en la reunión de trabajo que convocó la Diputada María Elisa Manterola donde se presentó el Manual para implementar la AVGM ante los presidentes municipales que les toca redoblar tareas al respecto, los Alcaldes, Américo Zúñiga de Xalapa y Ramón Poo de Veracruz dejaron certezas con el programa de acciones que llevan a cabo para resguardar la integridad física y patrimonial de las mujeres y niñas y hacer valer su derecho a una vida libre de violencia. Por supuesto que ahí están las manos, los cerebros y el compromiso de las Directoras de los Institutos Municipales de las Mujeres, Yadira Hidalgo y Belem Palmeros. De verdad que en Veracruz todavía hay servidores y servidoras públicas ejemplares, que entienden que los flagelos de la violencia y la discriminación y que los derechos de las mujeres, están por encima de ideologías, partidismos y de colores e intereses de grupo.



98° Felicidades a las mamás veracruzanas. Espero que este año la celebración comercial, los melosos halagos y la sensiblera santificación trasciendan en una reflexión más seria, más actualizada y menos estereotipada sobre el significado de la maternidad en este siglo. La maternidad debe ser deseada no impuesta y sobre todo, debe despojarse de la etiqueta discriminatoria cuando las madres solicitan y desempeñan un trabajo que debe ser digno y con paridad salarial y, que debe estar al nivel de sus capacidades y profesiones. No menos. Hoy ser mamá ya no debe ser un obstáculo ni un tabú para desarrollar plenamente talentos y aportar productivamente a la sociedad. Aquí el Estado, sociedad, empresarios y sindicatos deben asumir la corresponsabilidad en las tareas de cuidado de la familia, que ¡ya basta! no son ni deben ser en ningún sentido, jornada exclusiva de las mujeres. Abundaré sobre este tema en el próximo Hemisferios. Abrazo a todas.

rebecaramosrella@gmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• México y Turquía: responsabilidad global 2014-08-25
• Israel impune: la maquinaria de la muerte 2014-08-06
• El juego del exterminio 2014-07-22
• Mujeres: decidir nuestro derecho 2014-06-29
• Vergüenza Global 2014-05-05
• El romance perpetuo de García Márquez 2014-04-20
• Turquia: historias comparadas 2014-04-02
• Colosio a cuatro lustros 2014-03-24
• EUA vs Rusia: el juego del poder 2014-03-17
• Sin igualdad no hay progreso 2014-03-09
• La manipulación de la desconfianza 2014-02-24
• México también es Norteamérica 2014-02-10
• Peña: diplomacia a todo motor 2014-01-26
• Peña en Turquía 2013-12-16
• El embajador de conciencias 2013-12-09
• La incongruencia letal 2013-11-18
• Obama: el segundo acto 2013-11-11
• Turismo sostenible 2013-11-04
• México en la prospectiva global 2013-10-28
• MALALA, la educación y las mujeres 2013-10-14
• La Prioridad 2013-09-30
• ¿Los mexicanos, somos felices? 2013-09-17
• El salto al vacío 2013-09-09
• “Turismo y desarrollo de la comunidad” en México 2014 2013-09-02
• Es la hora 2013-08-27
• La revolución de las mujeres 2013-08-19
• Rompiendo mitos 2013-08-12
• La derrota del Estado 2013-08-05
• La imperiosa desesperación por resucitar 2013-07-29
• Espiados o no espiados 2013-07-15
• TRAIDORES 2013-07-08
• Mandela, tú nunca mueres 2013-07-02
• Los guardianes del orbe 2013-06-24
• MÉXICO Y LA OTRA SUPERPOTENCIA 2013-06-17
• Vencidas “alaturka” 2013-06-10
• EN MÉXICO, EL DÍA MUNDIAL DEL TURISMO 2014 2013-05-27
• Tierra de déspotas 2013-05-20
• ¿VALEN LO QUE GANAN? 2013-05-13
• El amigo más cercano 2013-05-06
• BLINDAR AL PACTO 2013-04-29
• Reforma migratoria: La última muralla 2013-04-22
• La más competente 2013-04-15
• El águila, el dragón y el sol naciente 2013-04-08
• El rostro del cambio 2013-03-26
• Crecer con dignidad 2013-03-18
• Nuevo Presidencialismo 2013-03-11
• La oportunidad histórica 2013-02-24
• Ser mujer en México 2013-02-17
• La que se fue 2013-02-10
• LA PIEZA CLAVE 2013-02-04
• El fin de la razón 2013-01-27
• LA ESENCIA DE LA DEMOCRACIA 2013-01-22
• La violencia de la imposición 2013-01-14
• El negocio de la muerte 2013-01-07
• Nuevos Mundos 2012-12-24
• Igualdad para crecer 2012-12-17
• El arranque: lo medio, lo bueno, lo mejor 2012-12-09
• La herida abierta 2012-11-25
• Hambriento, desigual y corrupto 2012-11-19
• Tiempo de reconciliación 2012-11-11
• Elecciones de colores 2012-11-04
• Turismo mundial responsable 2012-10-28
• Peña en Europa 2012-10-24
• Turquía en la encrucijada 2012-10-14
• Obama: la segunda oportunidad 2012-10-08
• DIPLOMACIA PRESIDENCIAL 2012-10-01
• La Paz Imposible 2012-09-23
• Seamos Libres 2012-09-16
• El equipo y la congruencia 2012-09-10
• Corresponsabilidad histórica 2012-09-03
• LAS PODEROSAS 2012-08-27
• OBAMA, EL ELECTORERO 2012-08-21
• OBAMA, EL ELECTORERO 2012-08-20
• REFORMA POLÍTICA: VAMOS POR MÁS 2012-08-13
• No habrá traición 2012-08-06
• Legisladoras con causa de género 2012-07-30
• El PRI tiene que cambiar 2012-07-23
• La Víctima 2012-07-15
• LA INSTRUCCIÓN 2012-07-08
• Peña, presidente para todos 2012-07-02
• RAZONES DE LA DERROTA 2012-06-25
• LA OPORTUNIDAD PERDIDA 2012-06-17
• GANEMOS TODOS 2012-06-11
• ELIJAMOS CON RESPONSABILIDAD 2012-06-03
• EL ADIÓS AL PASADO 2012-05-27
• Nuestros indignados 2012-05-24
• ¿Y LOS COMPROMISOS CON LAS MUJERES? 2012-05-13
• SEGURIDAD Y PAZ, PRIORIDADES 2012-05-07
• CAMBIO DE SEÑALES 2012-04-29
• LA OTRA MITAD 2012-04-23
• PANAMERICANISMO 2012-04-15
• LA PUERTA FALSA 2012-04-10
• PACTAR EL PROYECTO NACIONAL 2012-04-01
• La última línea roja 2012-03-25
• LA INVERSIÓN MÁS INTELIGENTE 2012-03-18
• RECADOS DE OBAMA 2012-03-12
• AUTORIDAD MORAL 2012-03-06
• DEL MANDO AL LIDERAZGO 2012-02-26
• MUJERES CONTRA MUJERES 2012-02-19
• LEPRA ELECTORERA 2012-02-13
• LA DEMOCRACIA AZUL 2012-02-06
• PACTAR LA SUPERVIVENCIA 2012-01-29
• LOS CUATES 2012-01-22
• DESTERRADOS 2012-01-15
• SIN REGRESO 2011-12-18
• MUJERES Y CAMBIO CLIMÁTICO 2011-12-11
• PEÑA Y LA POLÍTICA EXTERIOR EFECTIVA 2011-12-04
• LA PIEDRA 2011-11-27
• LA PERESTROIKA DE MANLIO 2011-11-18
• EL DERECHO A LA VERDAD 2011-11-12
• LA VICTORIA PALESTINA 2011-11-06
• LA LEY O LA FARSA 2011-10-30
• REFORMA POLÍTICA Y CIUDADANA 2011-10-23
• OBAMA EN SU TABLERO 2011-10-14
• PRI: A TRANSFORMAR LA HISTORIA 2011-10-11
• LAS MUJERES DECIDEN 2011-10-02
• El atajo de Obama 2011-09-24
• Día de la democracia 2011-09-18
• UNAM: seguridad y justicia en democracia 2011-09-11
• RECONCILIACIÓN NACIONAL 2011-09-04
• Publicidad con equidad 2011-08-28
• Entre pobreza y deuda 2011-08-21
• TUMBOS DE UN ANARQUISTA 2011-08-14
• EXTREMOSOS 2011-08-05
• LA ANTESALA 2011-07-24
• MUJERES: TURISMO E IGUALDAD 2011-07-15
• DE LA MANO DE LA MAESTRA 2011-07-09
• NI UNA MUERTA MÁS 2011-07-01
• LA CATARSIS 2011-06-27
• DESMEMORIADOS 2011-06-17
• MIGRACIÓN: VÍCTIMAS Y VERDUGOS 2011-06-10
• CALIDAD HUMANA 2011-06-03
• MÉXICO EN EL DILEMA 2011-05-29
• ENTRE EL ODIO Y LA ESPERANZA 2011-05-23
• PARTICIPACIÓN CIUDADANA RESPONSABLE 2011-05-13
• El Desquite 2011-05-06
• NUEVAS REGLAS DEL PODER 2011-05-02
• TURISMO: LA FÓRMULA INTELIGENTE 2011-04-17
• MIGRANTES: DERECHOS HUMANOS DE IDA Y VUELTA 2011-04-10
• EXCEPCIONALISMO 2011-04-01
• VOLADORES: PATRIMONIO DEL MUNDO 2011-03-25
• DESPIADADOS 2011-03-20
• ONU MUJERES 2011-03-11
• DESARMADOS 2011-03-05
• EL ÚLTIMO MAHDÍ 2011-02-25
• Intervencionismo electorero 2011-02-18
• La esencia de las revueltas 2011-02-08
• La esencia de las revueltas 2011-02-08
• DE LA PALABRA, LA ACCIÓN 2011-01-28
• India en Veracruz 2011-01-23
• CEDHV: la solución 2011-01-14
• Secuestrados 2011-01-07
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010