De Veracruz al mundo
Inicio
Museo de Chiapas exhibe ajuar funerario de La Reina Roja.
En esta ocasión a la recreación del entierro de la esposa del gobernante Pakal en la exposición La Reina Roja. El viaje al Xibalbá se añadieron piezas cerámicas, figurillas y objetos mayas del Clásico Tardío, de acuerdo con un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
Domingo 23 de Septiembre de 2018
Por: Notimex
Foto: INHA
Ciudad de México.- El ajuar de la aristócrata maya Tz’ak-b’u Ajaw se muestra en el Museo Regional de Chiapas, tras concluir su exitosa exhibición en el Templo Mayor de la Ciudad de México.

En esta ocasión a la recreación del entierro de la esposa del gobernante Pakal en la exposición La Reina Roja. El viaje al Xibalbá se añadieron piezas cerámicas, figurillas y objetos mayas del Clásico Tardío, de acuerdo con un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Tras su restauración, la Reina Roja visitó el Museo J. Paul Getty de Los Ángeles y el Museo Metropolitano de Nueva York, después regresó a México, donde se exhibió la muestra La Reina Roja. El viaje al Xibalbá, del 27 de julio al 9 de septiembre.

“La exposición es resultado del estudio metodológico y sistemático, del acucioso trabajo de arqueólogos, de su intervención cuidadosa y del intercambio de conocimientos con otras ciencias como la antropología física, la epigrafía, la química y la biología”, indicó el director del Centro INAH Chiapas, Juan José Solórzano Marcial.

El 1 de junio de 1994 el arqueólogo Arnoldo González Cruz fue el primero en observar el interior del sarcófago, que contenía decenas de huesos rodeados de miles de piedras de jadeíta y conchas de mar, todo cubierto por polvo de cinabrio, un mineral tóxico de color rojo carmesí, por el que el descubrimiento ha sido conocido desde entonces como la Reina Roja.

La restauración de la tumba hallada en el Templo XIII de Palenque tomó 24 años. Juan Alfonso Cruz armó la máscara de malaquita, después el especialista Constantino Armendáriz reconstruyó el pectoral, la diadema y el tocado del ajuar.

Los investigadores han logrado esa reconstrucción de la aristócrata, tras explorar en las inscripciones mayas del personaje, que medía 1.54 metros de altura, de entre 50 a 60 años de edad, con una deformación intencional de su cráneo (aplanamiento de la frente, una costumbre entre los mayas) y la mano derecha sobre su regazo.

La indumentaria consta de siete piezas: la máscara, diadema, collar, pectoral, tocado, concha y figurilla, que se colocaron sobre un maniquí de fibra de vidrio con las características físicas de la reina.

Tras años de investigación los especialistas estiman que se trata de Tz’ak-b’u Ajaw, consorte del Rey Pakal, uno de los más importantes del periodo clásico de la cultura maya.

Ella era conocida como la señora de la sucesión porque su tarea era perpetuar el linaje de Pakal. Fue madre de Kan B’alam y K’inich K’an Joy Chitam, dos gobernantes de la región.

Solórzano Marcial refirió que el nombre de esa exposición temporal alude al Xibalbá, es decir, al inframundo maya, porque en la época prehispánica era un lugar deseado para la transformación de la existencia, al que se llegaba por un largo camino después de la muerte.

A diferencia de los montajes anteriores, en esta ocasión la muestra estará ambientada con elementos mayas del periodo Clásico Tardío (600-900 d.C.), como piezas cerámicas que representan a las deidades y actividades de la civilización maya, así como figurillas y objetos que dan cuenta de su idiosincrasia, seleccionadas por el arqueólogo Eliseo Linares y organizadas por el arquitecto Rubén Anza.

Entre las piezas que se incorporan destacan dos fragmentos de figurillas de mujeres de la nobleza maya, procedentes del sitio arqueológico Lagartero, en el municipio de La Trinitaria, una réplica de escultura de barro, denominada Mujer de la nobleza maya, cuyo original se halló en la Isla de Jaina, en Campeche.

Así como un cráneo humano femenino con deformación tabular oblicua, y una réplica en yeso del tablero ovalado de la Casa "C" de El Palacio de Palenque, que muestra el momento en que la señora Sak Kúk, madre de Pakal, le entrega el tocado o diadema, símbolo del poder real maya.

La exposición, al igual que en otras sedes, inicia con una explicación sobre la ciudad maya de Lakam’ha, capital de una poderosa dinastía que gobernó un extenso territorio ubicado en los actuales estados de Chiapas y Tabasco.

Después se aborda al personaje, cuyo papel fundamental era perpetuar el linaje real; y concluye con los apartados El camino al Xibalbá y El ajuar de la Reina Roja.

La Reina Roja. El viaje al Xibalbá estará dispuesta en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo Regional de Chiapas a partir de este fin de semana y hasta el 21 de octubre de 2018. Una vez concluida se integrará a la colección permanente del Museo Arqueológico de Palenque.

Nos interesa tu opinión

  Más noticias
11:19:18 - Propone Hacienda paquete económico 'prudente' para 2019
11:17:32 - El INAI ordena a la Presidencia revelar montos de viáticos de 2013 a 2018
11:15:45 - Fox dice que AMLO gana mucho y le pide viajar en camión; a su comentario no le va tan bien
11:12:45 - Creció 6.8% la venta de crudo a EU en primeros 10 meses del año
11:11:35 - Desarme podría bloquearse para siempre: Corea del Norte
11:10:20 - Con ritual, López Obrador dará banderazo a obras del Tren Maya
11:09:17 - Realizan ritual de anuencia del Tren Maya en el sureste
11:07:56 - Crece presión en Reino Unido para segundo referendo del Brexit
ver todas las noticias

  Lo más visto
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2016