El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
ENFOQUE ALTERNATIVO
Alberto Valerio
2014-12-24 / 19:12:54
El verdadero crimen del Estado mexicano
Es difcil encontrar palabras que no se hayan impreso para expresar el sentir de la sociedad mexicana, para describir el trance y la indignacin generada a partir de los hechos ocurridos durante septiembre en Iguala, donde ciudadanos fueron agredidos por fuerzas de orden civil y por delincuentes de forma coludida.
Es difcil encontrar palabras que no se hayan impreso para expresar el sentir de la sociedad mexicana, para describir el trance y la indignacin generada a partir de los hechos ocurridos durante septiembre en Iguala, donde ciudadanos fueron agredidos por fuerzas de orden civil y por delincuentes de forma coludida. Sin embargo, la consternacin no se encuentra exclusivamente en el hecho, sino en lo que se entiende detrs de l. La idea de que un municipio sea gobernado por delincuentes siembra la duda sobre cuntas otras entidades pueden estar o haber estado en la misma situacin. De esta forma, la nica certeza para los mexicanos impera sobre lo que se hizo, o mejor dicho, lo que se quiso hacer obvio esa noche.

Cabe aclarar que incluso considerando lo anterior, lo ocurrido en el municipio de Guerrero no fue ni debe considerarse un crimen de Estado. Este concepto, utilizado tan a la ligera por ciertos sectores periodsticos, abarca ciertas caractersticas propias de gobiernos autoritarios (como la justificacin del delito por parte del Estado para conseguir un bien mayor, la acusacin de vctimas como enemigos de la patria o la participacin de todas las ramas y rdenes de gobierno), y que no tienen ninguna relacin con lo ocurrido en septiembre.

Considerando esto, a lo que me refiero como el crimen del Estado es algo diferente, siendo ms que un hecho, es un fenmeno que se ha gestado durante gran parte de la historia de esta nacin y que con el tiempo ha generado una atmsfera que dio pie a una compleja red de delincuencia organizada, adems de la violencia que trae consigo, sin olvidarnos de la corrupcin y la deficiencias institucionales que mantienen a Mxico como pas rezagado, inhibiendo la competitividad, la inversin y el desarrollo. El verdadero crimen del Estado mexicano al que me refiero es la impunidad.

Con todo lo anterior, ante los gritos de un pas que exige justicia, existe tambin un doble discurso en la ciudadana sobre la impunidad. Por un lado, se demanda el esclarecimiento de los hechos y un alto a la violencia (entre otros reclamos que varan entre los diferentes grupos), por otro, se pide el alto a la criminalizacin de la protesta social, como si de una inmunidad o fuero se tratase, que permita a quienes se unen a una manifestacin hacer lo que les plazca con los derechos de otros, con el fin de hacer or su voz.

El problema es grave y las autoridades se encuentran por momentos con las manos atadas. Por un lado, existe la urgencia de resolver el caso, siendo supervisados paso a paso no slo por la comunidad nacional, sino tambin la internacional. Por el otro lado, la necesidad de mantener el orden social donde la violencia en las manifestaciones est a la orden del da.

La respuesta a ambos frente debe ser la misma, debe prevalecer la ley ante todas las cosas, apegndose a lo en ellas establecido. La impunidad no se puede detener con impunidad, aplicando castigos a los criminales, independientemente de su crtel, ideologa o bando.

albertovalerio.b@gmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010