De Veracruz al mundo
Inicio
ZONA FRANCA
Roberto Morales
2013-09-19 / 13:10:19
Duarte, el peor desastre de Veracruz
(Tomado de Plumas Libres)
Las tragedias de los pueblos son infaustas, ingratas, tristes, dejan secuelas y una incertidumbre total, pero sobre todo, miden a sus gobiernos, los evalan, los catalizan y a menudo los reprueban.



La tragedia de Altotonga as es. Murieron 12 personas al desgajarse un cerro que arras a un camin de pasajeros y a algunos trabajadores que laboraban para despejar el camino. Murieron as, asfixiados, bajo toneladas de lodo, tierra y piedras cuando apenas despuntaba la maana del lunes 16.



La tragedia enlut a muchos y desmembr familias, pero puso en relieve a un gobernador intolerante, prepotente, falto de tacto para tratar a quienes demandan soluciones, no excusas, e insensible ante la desesperacin de su pueblo.



Basta ver un video en youtube (http://www.youtube.com/watch?v=HQA_6roGsUg) o en Facebook (https://www.facebook.com/photo.php?v=247170652096880&set=vb.100004118408292&type=2&theater) para advertir cuan distante es Javier Duarte de Ochoa de la gente y qu tan soez es su lenguaje ante el reclamo de los habitantes de Altotonga, donde ocurri el deslave y la muerte de 12 veracruzanos.



El episodio se remite a slo 54 segundos. Entre su cordn policaco, porque el miedo no anda en burro, el gobernador de Veracruz intenta paliar el malestar que traslucen quienes lo encaran. Habla de la prdida de vidas que lamentar.



Se escucha una voz que dice que la culpa no es de nosotros. Muchas veces hemos tocado la Secretara. Alguien ms habla de los caminos. Javier Duarte refuta con sequedad: Este no es un tema de caminos. Es un tema, es un tema.



Vuelve a ser interrumpido: S es de caminos, le dice el ciudadano que lo increpa. Surge entonces el Javier Duarte iracundo, cortante, que alza la voz y cierra el dilogo: Bueno, ya estn las mquinas aqu! Aqu estn las mquinas y vamos a seguir apoyando.



Duarte se dirige a su camioneta sin mediar ms palabra. Mientras avanza entre la gente, rompiendo incluso su cerco policaco, se escuchan ms voces que lo cuestionan. Le recuerdan que la maquinaria que el gobierno tiene en el lugar lleva ms de dos meses parada y no las han encendido.



Ahorita las van a encender, responde Javier Duarte al tiempo que trepa en el estribo de su camioneta y desde ah responde a los encendidos habitantes. Habla, gesticula, manotea, mientras las voces de reclamo se multiplican y se vuelve inaudible el alegato del gobernador de Veracruz. Se refugia en el vehculo y emprende la marcha, tcitamente corrido del lugar.



En 54 segundos se pone al desnudo el carcter spero del gobernador Duarte, pero sobre todo su trato soez con un grupo de habitantes que ejerca su derecho a expresarse, a reclamar por la negligencia oficial, a indignarse por la falta de celeridad de las obras pblicas y a traslucir su impotencia ante la nueva tragedia, que esta vez, slo ah, en Altotonga, muy cerca de Perote, en los feudos del senador Jos Francisco Yunes Zorrilla, y que cobr la vida de 12 personas.



El video evidencia la prepotencia del gobernador y su falta de habilidad poltica para tratar un asunto de alta prioridad, como es atender a un grupo de personas a quienes la tragedia les peg de lleno y los mantiene en la zozobra.



Descubre ese carcter intratable de Javier Duarte, la altivez y la aspereza con sus gobernados olvidando que un gobernador es mandatario, que el pueblo es mandante y a ese pueblo se debe y al que debe respetar. Duarte no es ms que la sociedad, sino servidor de todos.



En el rspido dilogo con los habitantes de Altotonga, sale a flote la negligencia de las instituciones, la Secretara de Comunicaciones y el gobierno de Veracruz. Denuncian que dejan correr el tiempo y la maquinaria permanece inactiva sin resolver el problema crucial, el de las vas de transporte y el traslado de personas.



Es de caminos, le repetan al gobernador Duarte. No es de caminos, responda el mandatario veracruzano. Y ah se prendi la chispa que lo hizo estallar, alzar la voz lleno de clera para traslucir a un personaje sin mano izquierda, sin capacidad para sortear el desnimo de los desvalidos.



Duarte se podr enchilar y marcharse con cajas destempladas, pero el reclamo de la gente tiene una fuerte carga de razn. El gobierno juega con las obras pblicas, las convierte en negocio, lucra polticamente, sobre todo electoralmente, y muchos de la corte del rey se embolsan millones de pesos cada vez que hay una tragedia, pues la ley les permite otorgar obra sin someter al proceso de licitacin.



Durante aos, los caminos rurales han sido un botn de los polticos encargados de asignar las obras y de los contratistas designados para ejecutarlas. Los caminos se realizan con estndares de calidad muy por debajo de lo que marca la ley y a menudo slo para librar el primer ao de uso para evitar que los daos posteriores tengan repercusin en quienes cargaron con la responsabilidad de realizarlas. Pese a que estn hechas para deteriorarse en poco tiempo, son cobradas en millones de pesos, con el consabido pago de diezmo y otras untadas de mano.



Los caminos rurales, adems, son selectivos. Se realizan en zonas donde el PRI tiene influencia y cuenta con un voto duro. As ocurre en la sierra de Soteapan, donde la inversin se hace efectiva en obras gestionadas, casi exigidas por Antorcha Campesina, uno de los brazos electorales del PRI



En cambio, los caminos gestionados por grupos de campesinos antagnicos al PRI, principalmente perredistas, son mantenidos en una larga espera, sin inversin alguna, generando la protesta y el reclamo de la sociedad.



El conflicto magisterial provoc en das pasados la toma de la presa Yuribia, en la sierra de Soteapan, que abastece de agua a Coatzacoalcos, a la mitad de Minatitln y a un 30 por ciento de Cosoleacaque. Los maestros se apoderaron de sus instalaciones y generaron una crisis de alto impacto.



La reaccin de un sector de la prensa fue descalificar el hecho. La presa Yuribia, rehn de los maestros, deca una de los encabezados periodsticos. La intencin es clara pero deja de lado que la presa Yuribia y los sistemas de agua, CMAS en Coatzacoalcos, en Minatitln, en los principales municipios veracruzanos, ha sido durante aos rehn de los gobiernos pristas.



Fidel Herrera, Javier Duarte, Roberto Chagra, Marcelo Montiel, Ivn Hillman, Tony Macas, Guadalupe Porras, Gladys Merln, todos han lucrado con los sistemas de agua y alcantarillado. Los han usado como caja chica, como financiadores de campaas polticas y hasta para sufragar viajes de placer.



Los bienes pblicos, las dependencias de gobierno, los recursos del erario, no han sido usados para beneficio de la sociedad. Los caminos permanentemente estn deteriorados y cuando sobreviene una tragedia, los polticos se escabullen. Los sistemas de agua sirven para que los polticos se enriquezcan.



Por eso es justo el reclamo de los habitantes de Altotonga, quienes ante la negligencia del gobierno de Veracruz elevan su voz, exigen soluciones y esperan acciones que les garanticen que no habr ms tragedias que lamentar.



Y por eso es injustificable que el gobernador Javier Duarte se irrite, alce la voz, muestre su carcter prepotente y se escabulla para no enfrentar a un pueblo que no admite ms paliativos ni promesas huecas sino obras que eviten que 12 personas o ms vuelvan a perder la vida.

(romoaya@gmail.com)(@moralesrobert)

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010