De Veracruz al mundo
Inicio
Lozoya es dueño de cuentas bancarias en Mónaco a nombre de empresas offshore: Hilberto Mascarenhas .
Hilberto Mascarenhas Alves da Silva, uno de los hombres de confianza de Marcelo Odebrecht, presidente de la compañía constructora, era el jefe de la oficina que se encargaba de realizar y ejecutar los sobornos destinados a presidentes, ministros, diputados y políticos de una decena de países de América Latina y la África de habla portuguesa.
Jueves 07 de Diciembre de 2017
Por: Apro
Foto: Apro
Ciudad de México.- Hilberto Mascarenhas Alves da Silva, uno de los hombres de confianza de Marcelo Odebrecht, presidente de la compañía constructora, era el jefe de la oficina que se encargaba de realizar y ejecutar los sobornos destinados a presidentes, ministros, diputados y políticos de una decena de países de América Latina y la África de habla portuguesa.

En su confesión ante la Justicia de Brasil, habló de muchas cosas y dedicó 14 minutos para declarar lo que sabe en torno a los sobornos que presuntamente pagó la empresa al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

En un tercer video sobre el caso, dado a conocer por Quinto Elemento Lab, se ve a Alves da Silva en un pequeño cuarto de la Procuraduría General de la República de Brasil, con sus abogados defensores, los fiscales.

Ahí, Alves da Silva relata que Emilio Lozoya Austin es el dueño de las cuentas bancarias que se abrieron en el HSBC de Mónaco a nombre de las empresas offshore. Como titular de esas cuentas aparece Rodrigo Durán, pero éste, una especie de intermediario financiero (doleiro, le llaman en portugués) contactado por Odebrecht, las endosó y las transfirió a Emilio Lozoya Austin.

“Rodrigo transfirió las acciones de la offshore de la cuenta en donde fue depositado el dinero. En cualquier momento, Emilio podía decir esa offshore es mía y esa cuenta es mía si en algún momento hubiera un malentendido entre Rodrigo y él”.

–Entonces –le preguntan los fiscales, que desean tener claridad sobre lo que Alves da Silva sostiene–, ¿aquellas offshore son de su propiedad [de Emilio Lozoya]?

–Sin duda –replica Alves da Silva con certeza–. No necesitaban estar al portador. Estaban a nombre de Rodrigo. Sólo que Rodrigo se las endosó y transfirió. En cualquier momento, la podía poner a nombre de cualquier persona, o de él mismo, y tomar la empresa.

Del escritorio de Alves da Silva salían los complejos esquemas financieros utilizados para hacer llegar las transferencias bancarias a los destinatarios de las propinas indebidas pagadas por Odebrecht, señala el reporte de Quinto Elemento Lab.

Al mando de lo que en la empresa constructora se conocía como la “caja 2”, en donde se reunían los fondos utilizados para corromper a los políticos, Alves da Silva ha dado múltiples testimonios ante la justicia brasileña por el papel estratégico que le tocó desempeñar.

Él coordinó y supervisó que se ejecutaran las órdenes dadas por Marcelo de Odebrecht para proporcionar financiamiento ilegal a las campañas electorales en Brasil, El Salvador, Venezuela, República Dominicana, Panamá y Angola.

A Emilio Lozoya Austin lo conoció en un viaje a México realizado en noviembre de 2014 expresamente con el propósito de reunirse con el entonces director general de Pemex y armar un esquema financiero en el que no apareciese el nombre de Emilio Lozoya.

En noviembre de ese 2013, Odebrecht México presentó a Pemex Refinación una propuesta con costo de 115 millones de dólares para “el acondicionamiento y movimiento de tierras para el proyecto de aprovechamiento de residuales en la refinería Miguel Hidalgo”.

Al arranque de diciembre le dieron una buena nueva: Odebrecht había ganado la licitación de mil 364 millones de pesos. “La influencia de Lozoya en el Consejo (de Administración de Pemex) fue determinante para conquistar el contrato. En función de eso, y en cumplimiento del acuerdo con Emilio Lozoya, autoricé –aseguró Luis de Meneses Weyll en su delación jurada– al Sector de Operaciones Estructuradas el pago de seis millones de dólares”.

La muestra de agradecimiento por haber ganado el contrato no tardó demasiado. El 3 de diciembre se hizo la primera transferencia. Un millón de dólares. Una semana después, otra transferencia. Ahora de un millón 350 mil dólares.

El contrato se firmó el 15 de febrero de 2014. Ya había quedado en firme, así que había que enviar los recursos a las empresas offshore que fueron designadas por Lozoya Austin, según sostiene la delación de Luis Alberto de Meneses Weyll, ex director de Odebrecht en México.

Y el Departamento de Operaciones Estructuradas encabezado por Alves da Silva hizo lo suyo.

Una semana después de la firma del contrato con Pemex, del Meinl Bank, localizado en Antigua, salieron un millón 350 mil dólares hacia la cuenta que la empresa Zecapan SA tenía en el Neue Bank AG, con sede en el Principado de Liechtenstein. La operación quedó registrada con el número 394652. Y la cuenta era la 1001.560.103.

Habría otros dos pagos más, ambos autorizados en marzo de 2014, aunque su entrega se demoró más de lo debido a un factor inesperado: las cuentas tenían mucho dinero. “En un momento determinado, Lozoya solicitó cambiar el procedimiento de transferencia… A mediados de 2014 se cambió la forma de pago por el recelo de que se rebasaran los límites de capacidad de las cuentas en que se hacían los depósitos”, explicó Luis de Meneses.

La experiencia de Alves da Silva entró en acción entonces para encontrar una salida. Creó una estructura para hacer viables los pagos restantes “y se utilizó a un operador para hacer posibles las transferencias”. La razón: Emilio Lozoya ya no quería recibir más dinero en cuentas a partir de las cuales podría vincularse su nombre, argumentó Alves da Silva ante los fiscales un día antes que De Meneses.

Ahí es donde aparece el nombre de Rodrigo Tacla Durán, hoy en libertad provisional en España. “Él entraba en contacto con los beneficiarios y negociaba la gestión de los recursos como su financial advisor, manteniendo el dinero en estructuras en las cuales el propio Rodrigo era el ultimate beneficial owner”, explicó el exjefe del departamento encargado de los sobornos.

Eso es lo que hizo Rodrigo en México. La operación se armó los primeros días de noviembre de 2014. “Le presenté a Emilio Lozoya a Rodrigo Durán para que Rodrigo recibiese el dinero en su nombre”, detalló Alves da Silva durante una comparecencia en la que no dejaba de gesticular y mover la quijada, lo que hacía que los lunares que bordean su boca subieran y bajaran rítmicamente, según el video en el que se registró la misma y que forma parte del expediente armado por el equipo del procurador Rodrigo Janot Monteiro.

“Esa cuenta fue abierta en el HSBC de Mónaco. Esa información la conozco porque yo estaba con Rodrigo y participé en la reunión que ocurrió el día siguiente a mi reunión en Pemex. Luis (de Meneses), yo y Rodrigo fuimos a casa de Emilio Lozoya en la Ciudad de México, y en esa ida le presenté a Rodrigo, desayunamos en la casa de él”.

El testimonio de Hilberto Alves da Silva es inusual porque, por lo general, él nunca se enteraba de quiénes recibían los pagos indebidos. “Aunque la estructura de mi área estaba diseñada para que yo no tuviese conocimiento de quién era el destinatario final de los pagos, en situaciones excepcionales sí supe quiénes eran”.

Una de esas situaciones fue la de Lozoya. Alves da Silva tuvo que visitar México porque Luis de Meneses le solicitó que le ayudara a “operacionalizar el pago de la propina al presidente (sic) de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, que no quería recibir dinero en sus cuentas bancarias”, se lee en una declaración escrita entregada por Alves da Silva a la Procuraduría General de Brasil, documento que es parte del proceso penal llevado en el Supremo Tribunal Federal.

La carta, de unos tres párrafos con mucho contenido, sigue: “Tuve una reunión con Emilio Austin (sic) en su casa, ocasión en que le presenté a Rodrigo Durán para que Rodrigo recibiese el dinero en su nombre, como laranja (un agente que trabaja en una empresa “non related”, proveedores independientes residentes fuera de Brasil que eran parte de la red financiera para lavar los sobornos montada por Da Silva.)

Esa visita a México tuvo un buen final, según la carta: “En ese encuentro (con Lozoya) quedó acordado un pago de dos millones de dólares para la semana siguiente y otros pagos por tres millones para semanas después, totalizando cinco millones de dólares”.

Debajo de ese párrafo, una firma: la de Hilberto Mascarenhas Alves da Silva Filho.



(Con información Ignacio Rodríguez Reyna y Alejandra Xanic)

Nos interesa tu opinión

  Más noticias
19:16:34 - Anaya no ha sido competitivo frente a AMLO: Cordero
19:10:29 - Video: Entierran en camellón a perro y vecinos se indignan
19:04:42 - Alumno muere de un disparo durante el recreo en primaria de NL
18:53:24 - Un 57% de las familias sinaloenses desplazadas no pretende regresar
18:51:00 - Joven se ahorca en bodega de una tienda de conveniencia
18:25:36 - "El Bronco", primer independiente a la Presidencia con 100% de firmas
18:15:05 - Alcaldes respaldan Ley de Seguridad Interior
17:43:13 - PVEM se suma a proyecto de José Antonio Meade
ver todas las noticias

  Lo más visto
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2016