De Veracruz al mundo
PUNTO_ DE VISTA
FilibertoVargas Rodríguez
2011-04-28 / 21:49:55
Dimes y diretes
La “ocurrencia” del Gobernador Javier Duarte de Ochoa, de aventarle el paquete de los Tiburones Rojos a la familia Yunes le salió cara.

Lo que menos esperaba es que le tomaran la palabra.

Este “incidente” confirma algo que ya todos repiten, que el Gobernador de Veracruz “tiene la piel muy sensible”.

Todo inició cuando se supo de la descalificación en la mesa del club Tiburones Rojos de Veracruz de la liguilla por el ascenso a la Primera División Nacional.

La Federación Mexicana de Futbol explicó que el propietario del equipo había acumulado deudas con jugadores y con la propia Federación, por lo que, apegada al reglamento de competencia, se le descalificaba del torneo corto donde se disputaba el ascenso a la más alta categoría del futbol mexicano.

El propietario del equipo, el empresario Mohamed Morales, salió a los medios para argumentar que fue sorprendido y que de pronto se encontró con deudas que él no generó, pero que iban “en paquete” con el equipo.

La excusa era ridícula. Cualquiera que adquiera un negocio de tantos millones de pesos hace antes una auditoría a fondo y se entera de cada cuenta por pagar.

Fue en esa etapa en la que el Gobernador cometió su primera pifia. Se apresuró a anunciar que el club de Mohamed Morales sería desafiliado y que los Albinegros de Orizaba -esos sí, propiedad del Gobierno de Veracruz- se cambiarían al puerto jarocho y se convertirían en los nuevos Tiburones Rojos.

Es la fecha en la que la Federación Mexicana de Futbol no ha decidido la desafiliación del club de Mohamed Morales, pues éste ha ido liquidando algunos de sus pasivos, y la venta de la franquicia –en caso de quitársela a su actual propietario- no alcanzaría para liquidar todos los adeudos, por lo que lo más viable es que éste se mantuviera con ella y la vendiera.

En esa transición, el Diputado local Fernando Yunes Márquez advirtió que la deuda de los Tiburones era superior a los 50 millones de pesos, por lo que difícilmente algún inversionista podrá interesarse en adquirir la franquicia.

“Se tiene una aproximación de alrededor de cuatro millones de dólares, alrededor de 50 millones de pesos, de puras deudas que se tienen conocidas de anteriores directivas, de lo que debe la actual no se sabe”, señaló Yunes Márquez.

Explicó que las deudas son desde el año 2005, por lo que confió en que las nuevas autoridades estatales ya no intervengan en la administración del equipo.

“El Real Madrid no es de ningún gobierno, el Barcelona no es de ningún gobierno, el Manchester no es del gobierno inglés. Ningún equipo de los profesionales es de ningún gobierno, más que el nuestro”, criticó.

Recordó que el costo de la franquicia es de alrededor de 25 millones de pesos, por lo que vio complicado que alguien se interese en un negocio con pasivos elevados.

“Lo único que hicieron fue echarlo a perder, robarse el dinero y los culpables ¿donde están?”, dijo.

Picado por la víbora de la intolerancia, Duarte de Ochoa no se quedó callado y le ofreció la franquicia y la infraestructura al legislador Fernando Yunes Márquez para que se encargue de llevar al equipo a primera división.

"Le ofrezco dejar totalmente saneada la franquicia, sin ninguna deuda, y sea el encargado de operarla y atenderla. Que sean ellos los que puedan llevar al equipo. Será una buena acción y contribución al deporte veracruzano por lo que les tomo la palabra, con mucho gusto, a la familia Yunes Márquez que siempre ha estado insistiendo en los malos manejos del equipo escualo", expresó el Gobernador, convencido de que con ese desplante le callaría la boca.

No fue así.

Fernando Yunes Márquez dio a conocer que aceptaba la propuesta del Gobernador de operar al equipo y hacer un gran esfuerzo para ascenderlo “sin gastar dinero de los veracruzanos, es decir, sin subsidio del Gobierno del Estado y sin que me cedan su propiedad”.

Yunes Márquez puso tres condiciones, bastante simples y fáciles de cumplir:

- Que Javier Duarte informe cuántos millones de pesos del presupuesto público se destinaron durante los últimos seis años a la operación del equipo Tiburones Rojos.

“Él formó parte del Patronato del equipo como Subsecretario y Secretario de Finanzas y conoce muy bien las cifras”.

- Que se lleve a cabo una auditoría con el despacho de contadores y auditores más acreditado de México, para conocer las cifras reales y el destino final de esos dineros del pueblo de Veracruz.

- Que Duarte se comprometa públicamente a que -de encontrarse irregularidades en el manejo de los recursos- se procederá contra los culpables.

“No importa si alguno de ellos se apellida Herrera Beltrán o Herrera Borunda”.

Tras percatarse de su error, al Gobernador no le quedó otra que recular.

Calificó de exageradas las condiciones del legislador y las consideró tan difíciles de cumplir que sería lo mismo que si le hubieran pedido la paz mundial.

“No entiendo su propuesta, él hablaba del buen samaritano y el buen samaritano no condiciona. Yo acepté, el dijo que la familia Yunes siempre ha estado muy pendiente de este tema y por eso fue que yo le tome la palabra”, dijo.

Y para tratar de salir del paso, trató de enredar a los reporteros. Argumentó que el equipo no era del Gobierno del Estado (entonces ¿por qué lo ofreció antes?) y reconoció que su gobierno está haciendo las gestiones para que sea la franquicia de Primera A -que sí le pertenece al Estado- los Albinegros de Orizaba, la que reemplace a los actuales Tiburones en el Puerto de Veracruz.

En resumen, en estos momentos los Tiburones Rojos de Veracruz son un equipo propiedad del empresario Mohamed Morales, a quien el gobierno estatal le requisó lo que le había “prestado”, esto es, el estadio de futbol y las oficinas del club.

El Gobernador no podía ofrecer a nadie un equipo que no es del Estado, y las condiciones del legislador panista son la mar de sencillas, si realmente existiera voluntad de transparentar las acciones de gobierno.

¿O no?







Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Entre el rumor y la certeza 2011-07-03
• Levet, el lacayo 2011-06-30
• Los desvaríos de Porres 2011-06-29
• El discurso de la Unidad 2011-06-28
• El caso Medias Aguas 2011-06-27
• Daño colateral 2011-06-26
• El consenso y la aplanadora 2011-06-23
• La estrategia del PRI 2011-06-22
• No más Tenencia 2011-06-21
• ¿Es peligroso? Sí 2011-06-20
• Turistas electorales 2011-06-19
• “No traigo cash” 2011-06-16
• Miente Buganza 2011-06-15
• Derechos de “terceros” 2011-06-14
• Ausentismo y deslealtad 2011-06-13
• “Línea” por Cordero 2011-06-12
• Josefina Vázquez aspira 2011-06-10
• Contra la impunidad 2011-06-08
• Pobreza o desigualdad 2011-06-07
• La libertad y los estilos 2011-06-06
• Endurecer el discurso 2011-06-05
• La carrera por el Senado 2011-06-02
• Y si no gana, arrebata 2011-06-01
• ¿Y los pobres? 2011-05-31
• Cuenta Pública 2010 2011-05-30
• Cónclave priista 2011-05-29
• Que sea en las urnas 2011-05-26
• ¿Lo del agua, al agua? 2011-05-25
• Rezago educativo 2011-05-24
• Los que no son 2011-05-23
• Pemex no avanza 2011-05-22
• Desempleo en Veracruz 2011-05-19
• Vienen más taxis 2011-05-18
• Cuatro años y revocación 2011-05-17
• El vía crucis del taxista 2011-05-16
• Índices de corrupción 2011-05-15
• Libramiento de Xalapa 2011-05-11
• Ver para creer 2011-05-10
• Fiscales contra jueces 2011-05-09
• Los riesgos de la imposición 2011-05-08
• La reforma política 2011-05-05
• El desliz de Pablo Anaya 2011-05-04
• El precedente SCT 2011-05-03
• Opaca transparencia 2011-05-02
• Cuentos chinos 2011-04-27
• Tiburón sin gas 2011-04-25
• Veracruz transparente 2011-04-24
• La fuerza de Veracruz 2011-04-20
• Justicia selectiva 2011-04-19
• Violencia contra inmigrantes 2011-04-18
• El relevo en la Sección 32 2011-04-17
• El petate del muerto 2011-04-14
• Más impuestos 2011-04-13
• Veracruz Light 2011-04-12
• Es hora de pagar 2011-04-11
• La ruta del PAN 2011-04-10
• Pasivos y manzanas 2011-04-08
• Los tiempos de Erick 2011-04-05
• Los planes del PRI 2011-04-04
• ¿Qué necesidad? 2011-04-03
• El Ejército en las calles 2011-03-31
• La meta: Retroceder 2011-03-30
• Hablar mal de Veracruz 2011-03-29
• Los civiles no existen 2011-03-28
• Las víctimas inocentes 2011-03-27
• El destino de la deuda 2011-03-24
• Cuentas claras 2011-03-23
• El mundo del “No pasa nada” 2011-03-22
• Bloqueos “espontáneos” 2011-03-21
• Cada quien sus culpas 2011-03-17
• Veracruz, a la baja 2011-03-16
• Ya están aquí 2011-03-15
• Riesgos calculados 2011-03-14
• Nuevos aires en el PRI 2011-03-13
• Cien días, ya es hora 2011-03-10
• No se muevan, que salpican 2011-03-09
• Los vientos del PAN 2011-03-07
• El pago de las deudas 2011-03-06
• Genio y figura 2011-03-03
• Hay que saber mentir 2011-03-02
• Narcomenudeo al fuero común 2011-03-01
• La zona norte 2011-02-28
• La policía y la política 2011-02-27
• El corredor de La Huasteca 2011-02-23
• Un túnel de ratas 2011-02-22
• Por un Carnaval seguro 2011-02-21
• La seguridad 2011-02-20
• Falta disciplina 2011-02-18
• Con pantalones 2011-02-16
• Peligro en el norte 2011-02-15
• El respaldo a la milicia 2011-02-13
• A recoger la cola 2011-02-10
• El 2010, todavía no 2011-02-09
• ¿Y si fuera…? 2011-02-08
• Promesas y fantasías 2011-02-07
• Equipo sin perfil 2011-02-06
• Sus debilidades 2011-02-03
• Las manos sucias 2011-02-02
• Momentos de decisión 2011-02-01
• Los días de Audirac 2011-01-31
• Más recortes 2011-01-30
• Un ajuste más 2011-01-27
• * A la conquista de España 2011-01-26
• ¿Quién está atrás? 2011-01-25
• Es la hora de legislar 2011-01-24
• Información mata rumor 2011-01-23
• Al fin un ombudsman 2011-01-20
• ¿Y la inteligencia? 2011-01-19
• Justicia y gracia 2011-01-18
• Auditoría a las becas 2011-01-17
• La hora de la unidad 2011-01-16
• La violencia nos alcanza 2011-01-13
• Se abrió la cloaca 2011-01-12
• Es hora de actuar 2011-01-11
• La forma es fondo 2011-01-10
• Los compadrazgos 2011-01-09
• ¿Quién para la CEDHV? 2011-01-06
• El otro Xalapa 2011-01-05
• Los criterios de la Tenencia 2011-01-04
• No barrer para atrás 2011-01-03
• Seguridad, la prioridad 2011-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010