De Veracruz al mundo
DE INTERÉS PÚBLICO
Emilio Cárdenas Escobosa
2019-10-21 / 19:56:47
La interminable curva de aprendizaje
Contar con cuadros capacitados debe ser una de las tareas centrales de cualquier organización política que aspira al poder. Siempre se requiere, además de la natural renovación generacional, del acceso de gente preparada, con nuevas visiones y actitudes que refresquen la forma de hacer política y ofrezcan renovadas respuestas a problemas añejos. Por ello existen escuelas de cuadros y formaciones juveniles en todos los partidos. Son como las fuerzas básicas de las que habrán de emerger los nuevos liderazgos, los técnicos o los políticos profesionales en los que se soporta la capacidad de una fuerza política para ofertar a la ciudadanía una plataforma política, un ideario o un proyecto de desarrollo nacional o estatal y ejercer gobiernos a la altura de las circunstancias.







En esa lógica todos los gobernantes buscan formar sus cuadros que les permitan trascender el ciclo de poder que les corresponde. Son los jóvenes – y en los tiempos de la Cuarta Transformación, los cercanos sin mayor experiencia en la administración pública- que de la nada reciben delicadas oportunidades políticas o administrativas y que en teoría se deben ir fogueando para empresas cada vez mayores. Sea un cargo de elección popular o una alta responsabilidad en el organigrama burocrático. Su mérito es, o debía ser, sus aptitudes profesionales, su sensibilidad política, su formación cultural o académica, sus dotes para el liderazgo o el cabildeo, entre muchas prendas que en teoría sustentan o dan la razón al propósito del gobernante que los impulsa.







En México y en el mundo vivimos en el espejismo de la juvenilización, donde lo joven es visto como lo bueno, lo honesto, lo que viste a un equipo de gobierno. De ahí que veamos a muchos políticos o administradores jóvenes como gobernadores, secretarios de estado o del despacho, legisladores, ediles o funcionarios públicos, sin que el hecho de su accionar en la administración pública signifique por sí mismo garantía de probidad, eficacia y eficiencia. No necesariamente por ser joven o haber sido compañero de viaje en la lucha por el poder se tiene la aptitud para estar a la altura de los retos que impone el gobernar. Como no es en automático, lo sabemos, que un correligionario sin más experiencia que haber participado en campañas políticas o en movilizaciones desde la oposición pueda con el paquete de un cargo administrativo de gran responsabilidad.







Los nuevos políticos pueden tener carisma, pero difícilmente pueden inspirar confianza en automático. En ello cuenta mucho la actitud, que es, sin duda, un factor decisivo para el crecimiento político. Y es justamente en ese aspecto donde la gran mayoría de jóvenes y funcionarios “empoderados” cojea. La soberbia y la arrogancia con que se conducen muchos de ellos los desconecta de la gente. Basta ver las imágenes de algunos dirigentes partidistas, funcionarios o legisladores para corroborarlo. Ahí los tenemos en una actitud de grosera altivez, con un lenguaje corporal que dice mucho de su sobredimensionada autoestima. El poder les marea, sin duda. La mezcla de juventud, inexperiencia y poder sin contrapesos no siempre es la mejor alternativa.







Por ello muchos de los “prometedores” políticos no pasan del sexenio en que gozan del apoyo gubernamental. Ejemplos abundan. De las “camadas” de jóvenes políticos que recordemos en las décadas recientes pocos, muy pocos, lograron forjarse una carrera política destacable o que valga la pena recordar, a pesar del apoyo de sus protectores. Porque la verdadera madurez política de las y los jóvenes empoderados se aprecia y los lleva a trascender, cuando además de las características de formación y sensibilidad que requiere el ejercicio de esta actividad, poseen la capacidad de avanzar sin que alguien más les indique qué hacer, qué decir o qué pensar. Ya lo decía el filósofo Emmanuel Kant: “La inmadurez es la incapacidad de usar nuestra propia inteligencia sin la guía de otro”.







Y es aquí donde podemos concluir que, bien pensado el asunto, es mejor confiar los delicados asuntos de la gobernanza a alguien con madurez política. A quien desde joven aprendió que puestos, dirigencias y liderazgos son cíclicos y reconoce que el valor más grande de la política es actuar siempre con responsabilidad y sencillez, honrando la palabra empeñada. Lo demás, por más que se quiera alargar inútilmente la curva de aprendizaje, siempre será apostar por inútiles y contraproducentes fuegos fatuos.











jecesco@hotmail.com



www.deinterespublico.com



Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• La subordinación de los órganos autónomos 2018-03-12
• El empoderamiento de las mujeres 2018-03-08
• Anaya y la estrategia fallida del PRI 2018-03-01
• El fin de las ideologías y la crisis de los partidos políticos 2018-02-25
• La guerra electoral 2018-02-11
• El poder muestra al hombre 2018-01-29
• La contraproducente guerra sucia 2018-01-22
• El Veracruz que merecemos 2018-01-07
• La vocación por la censura 2017-12-17
• Los jóvenes al poder 2017-12-10
• Legalizar la militarización del país, grave retroceso y amenaza a los derechos humanos 2017-12-03
• Solo la sociedad movilizada puede transformar el estado de cosas 2017-11-19
• La publicidad del informe de gobierno de Yunes 2017-11-09
• Miedo y desencanto social, telón de fondo de las elecciones 2017-11-06
• Los ideólogos de hoy 2017-10-30
• Privilegiar el diálogo 2017-10-23
• Qué caros nos saldrán los candidatos “independientes” 2017-10-15
• La fractura del PAN 2017-10-08
• Quienes no ven el cambio con el gobierno de Yunes Linares, son unos corruptos 2017-10-02
• Días aciagos en México que anuncian un sismo político de gran magnitud 2017-09-21
• La frustración ante el fallido gobierno del cambio 2017-09-17
• Mientras no caiga Karime, ya nadie les cree 2017-08-01
• ¿Cuánto le costaron a los veracruzanos las “novias” de los funcionarios? 2017-07-26
• La seguridad ciudadana no es la prioridad de este gobierno 2017-07-25
• Duarte y la justicia ficción 2017-07-09
• ¿Y qué fue de nuestra Transición Democrática? 2017-07-02
• La impunidad, caldo de cultivo de la inseguridad y la violencia 2017-06-23
• A propósito de la libertad de expresión 2017-06-07
• El poder de nuestro voto 2017-06-01
• El que se enoja pierde 2017-05-28
• Campañas fallidas y banalización de la política 2017-05-21
• ¿Quién para a López Obrador? 2017-05-14
• Mal humor social y elecciones 2017-05-05
• Los ciudadanos debemos decir ya basta 2017-04-28
• Duarte cargará con todas las culpas; ¿Y sus cómplices disfrutarán lo robado? 2017-04-19
• ¿Embarrará Duarte a los beneficiarios del saqueo? 2017-04-16
• Justicia torcida 2017-03-29
• Vivir con miedo 2017-03-22
• Ya no hay pretexto; Ahora a pagar la deuda con los veracruzanos 2017-03-17
• Las tribulaciones del gobierno del cambio 2017-03-15
• La lucha de las mujeres 2017-03-07
• La tragedia de Veracruz 2017-03-02
• Colosio 2016-03-23
• ¿Votar o anular el voto? 2015-04-07
• La compleja tarea de hacer periodismo socialmente útil 2014-06-08
• Fútbol y política: espejos de la sociedad 2014-05-29
• La corrupción, nuestro eterno lastre 2014-05-22
• La reforma energética y la vuelta al pasado 2014-05-11
• La nostalgia del poder 2014-05-06
• El falso debate sobre el impuesto predial x| 2014-03-02
• Confianza 2014-02-26
• Sin periodistas no hay periodismo; sin periodismo no hay democracia 2014-02-17
• Las grandes aguas 2014-01-27
• Las malas cuentas 2014-01-23
• Sin combate a la corrupción no hay salvación 2014-01-13
• ¿Hacia dónde va México? 2013-10-07
• El linchamiento de los revoltosos 2013-08-30
• ¿Por qué votar? 2013-07-07
• Las caritas sonrientes 2013-06-18
• Los tránsfugas 2013-05-30
• Colosio 2013-03-22
• Democracia de élites 2013-03-16
• Mujeres 2013-03-07
• Justicia para todos o justicia por propia mano 2013-02-15
• La tragedia palestina 2012-11-21
• La crisis financiera en los ayuntamientos de Veracruz 2012-10-16
• Municipios 2012-09-24
• La cruzada anticorrupción de Peña Nieto 2012-09-12
• Campeones 2012-08-13
• Intransigencia 2012-07-11
• ¿Y después del 1 de julio? 2012-06-24
• La burla de Fox a Josefina ¿Le dará votos a Peña Nieto? 2012-06-04
• Peña Nieto: ¿Del gozo al pozo? 2012-05-31
• Jugar con fuego 2012-05-12
• Horas difíciles para prensa y gobierno de Veracruz 2012-05-05
• El crimen de Regina Martínez 2012-05-01
• Caída de Josefina complica escenario a Peña Nieto 2012-04-20
• Escepticismo ciudadano y abstención 2012-03-30
• Caritas sonrientes 2012-03-15
• Adiós al PAN 2012-02-24
• Volver a la transición democrática 2012-02-13
• El increíble caso de los 25 millones de pesos 2012-02-05
• Pobreza educativa 2012-01-23
• Voto útil 2012-01-16
• Presidente rijoso 2011-12-11
• El PRI de siempre 2011-12-04
• Un año de administrar la crisis 2011-11-18
• Tragedias, coincidencias y predicciones 2011-11-12
• Confianza 2011-11-07
• Ya no sigue siendo el Rey 2011-10-07
• Miedo y fervor patrio 2011-09-16
• Peña Nieto 2011-09-12
• Psicosis y crisis de credibilidad 2011-08-26
• El mensaje de Duarte: El buen juez por su casa empieza 2011-08-14
• Corrupción 2011-08-07
• ¿Hay un proyecto de nación para el 2012? 2011-07-10
• Vendettas 2011-06-13
• El chúntaro style 2011-04-05
• Por sus obras, los conoceréis 2011-03-14
• La lucha de las mujeres 2011-03-07
• El ejemplo de las sociedades de Medio Oriente 2011-02-22
• Florence Cassez 2011-02-15
• ¿Abrió Duarte la Caja de Pandora? 2011-02-01
• El misterio de la deuda y el futuro incierto de las finanzas estatales 2011-01-05
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010