De Veracruz al mundo
DEMOCRACIA, VALORES Y EDUCACIÓN
Gilberto Nieto Aguilar
2019-04-01 / 22:15:28
DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS
—A San Pedro harán tres días a caballo. Pero si no quieren cabalgar, pueden regresarse a Uruapan y tomar desde allí una avioneta que los lleve a la comunidad. Cobra cien pesos por persona y en 50 minutos cruzan la Sierra Madre del Sur y llegan a la población— nos dijo el inspector escolar.



Habíamos hecho un largo recorrido de Morelia a Colima y de allí a Coahuayana para buscar al Inspector Escolar, Jesús Instilar Saucedo. Él atendía en El Ranchito, dos horas sobre terracería rumbo a Aquila, siguiendo el curso de la costa. Los paisajes del mar azuloso y esmeralda desde los acantilados eran de ensueño, y los morros mar adentro le daban un encanto especial.



Héctor Gálvez y yo nos miramos perplejos, pensando en la inaccesible lejanía de aquel lugar, mientras el Inspector se dirigía a Isaac Fernández para darle su orden de presentación a La Parota, tres horas más allá de nosotros. Aquello era el retiro de la civilización. Pero en fin, «allí nos necesitan y allí estaremos» nos dijimos para darnos ánimo.



Por otro lado, viajar en avioneta me emocionaba. Era una posibilidad que jamás había pensado siquiera por casualidad, así que emprendimos el viaje de retorno con destino a Uruapan, en un recorrido de más de 20 horas en autobús. La mañana era tibia y despejada cuando, nerviosos, llegamos al aeropuerto regional. Nadie quiso desayunar ni tomar nada, por temor a marearse y a las nueve abordamos la avioneta.



Cuando avistamos el improvisado campo de aterrizaje, unos chiquillos corrían espantando las vacas que estorbaban el descenso. Entre tumbos, la avioneta rodó por tierra y bajamos con las piernas temblorosas. Este primer viaje aéreo nos dejó una sensación de vacío provocada por la altura y el vaivén de los vacíos de aire. Vimos a un señor alto y delgado portando una escuadra .38 al cinto y una retrocarga al hombro, así que hacia él nos dirigimos pensando en que era la autoridad del lugar.



—Hola. Somos los nuevos maestros de la escuela primaria.



El señor nos observó intrigado, como queriendo preguntar que a él qué le importaba el hecho.



—¿Usted es la autoridad del lugar? —preguntamos.



—No. El Jefe de Tenencia es Don Procopio Alvarado. A él lo encuentran en su oficina, allá en el pueblo.



Vaya sorpresa. —«¿Qué cargo tendrá este amigo? ¿Será un Ranger?»— bromeamos.



Don Procopio era un señor simpático, bajito, que exhibía con timidez una escuadra .22 como símbolo de su autoridad y nos dio una calurosa bienvenida. Era el jueves 16 de septiembre de 1971. La población festejaba la Independencia en el amplio patio de la escuela. Había música, baile y “café con piquete”. Otros jugaban volibol. Nos llamó la atención ver que la mayoría de los varones estaban armados.



Recorrí las instalaciones del plantel. La escuela no tenía baños, el cercado caído, el edificio de adobe (ladrillo sin cocer) estaba sin repellar, el techo de teja a punto de venirse abajo y el piso polvoso. Recordamos nuestra escuela madre, la Normal Rural de El Mexe, Hidalgo, y la teoría escolar.



Pero éramos un par de jovencillos con ganas de trabajar, sin experiencia, pero con el ánimo y la imaginación dispuesta.



Preguntamos dónde dormiríamos y nos dijeron que arreglarían la casa del maestro en un par de días, pero que mientras deberíamos dormir en la cárcel de la Jefatura de Tenencia. La habitación improvisada era un lugar inhóspito, lleno de chinches. Pero a esa edad, y con la filosofía transmitida por la escuela Normal, no había nada más que decir que ponernos a trabajar.



La escuela madre, y con ella la teoría escolar, quedaba a muchos cientos de kilómetros, en el lejano Valle del Mezquital, allá en El Mexe, Hidalgo. Enfrente estaba la realidad en todo su esplendor.



Preguntamos por el lugar en que dormiríamos y nos dijeron que arreglarían la casa del maestro en un par de días, pero que mientras tanto deberíamos dormir en la cárcel de la Jefatura de Tenencia. La habitación improvisada era un lugar inhóspito, lleno de chinches, en el que nos hospedamos durante una semana, mientras arreglaban la casa del maestro.



El profesor municipal dijo, en tono sarcástico: “No se preocupen, vales. Sólo será unos días”.



La verdad es que ni nos quejamos. A esa edad y con la filosofía transmitida por la escuela Normal, no había nada más qué decir que ponernos a trabajar. Era la hora de demostrar lo que habíamos aprendido en la escuela, pero también —y eso no lo comprendíamos aun con claridad— de poner en juego nuestro sentido común, la facultad de adaptarnos a las circunstancias y la capacidad de resolver los problemas



conforme se nos fueran presentando. Con el tiempo, hasta podremos intuirlos y prevenirlos. Ahora éramos individuos independientes, sujetos a nuestras fuerzas para abrirnos paso en el mundo que habíamos decidido hacer nuestro.



gilnieto2012@gmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• La Inteligencia Artificial 2019-10-28
• DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS 2019-10-22
• DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS 2019-10-14
• El genoma humano 2019-10-07
• La palabra “fácil” 2019-09-30
• La Constitución en la vida cotidiana 2019-09-15
• La cuestión educativa ante la continuidad y el cambio 2019-09-01
• La cuestión educativa en 2019 2019-08-19
• La cuestión educativa en el siglo XXI 2019-08-12
• La cuestión educativa en el siglo XX 2019-08-06
• La cuestión educativa entre el siglo XIX y XX 2019-07-30
• La cuestión educativa en el siglo XIX 2019-07-22
• Transeúntes por la vida y nada más 2019-07-16
• Los derechos humanos en Venezuela 2019-07-08
• El estado de derecho desde la ONU 2019-07-01
• La teoría del Estado 2019-06-25
• El futuro del libro 2019-06-12
• Del libro a la expansión del saber y la cultura 2019-06-03
• De las señas al libro 2019-05-27
• La educación socioemocional 2019-05-19
• El maravilloso cerebro humano 2019-05-15
• Una joven monja en San Pedro 2019-04-22
• DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS 2019-04-16
• DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS 2019-04-08
• La historia de las ideas 2019-03-26
• El progreso del conocimiento 2019-03-19
• El progreso de la humanidad 2019-03-12
• La felicidad 2019-03-05
• La sociedad 5.0 en Japón 2019-02-18
• Cambio o involución 2019-02-10
• Maestros de secundaria 2019-02-04
• La mente humana 2019-01-14
• Los claroscuros de la vida 2019-01-07
• Transitar por la vida 2019-01-01
• La evaluación formativa y el elefante blanco 2018-12-21
• El doctor Marcelo Ramírez 2018-12-11
• La palabra “fácil” 2018-11-20
• El impacto de las TIC 2018-11-11
• Las TIC en la educación 2018-11-06
• El lado oscuro de las pasiones 2018-10-23
• El lado oscuro de las pasiones 2018-10-23
• El sentido de la legalidad 2018-10-09
• Aún tengo curiosidad por la vida 2018-09-25
• El diario de un anciano 2018-09-10
• El diario de un anciano 2018-09-03
• El diario de un anciano 2018-08-28
• La vida es corta 2018-08-27
• Reminiscencias 2018-08-13
• Las vicisitudes de la edad 2018-08-06
• El diario de un anciano 2018-07-29
• Política a la mexicana 2018-07-27
• Acabemos con la filosofía 2018-07-17
• El voto, el país y otras cosas 2018-07-10
• Los valores humanistas 2018-07-02
• Decidir el voto 2018-06-18
• Cerebro, conciencia y lenguaje 2018-06-10
• Las memorias de Neruda 2018-05-29
• Si las leyes se respetaran 2018-05-23
• Perfiles de México 2018-05-14
• El manejo mediático 2018-05-01
• Verdad contra mentira en los medios 2018-04-23
• El humanismo 2018-04-18
• El diálogo en la democracia 2018-04-10
• El ejercicio de pensar 2018-04-06
• Educación en la filosofía clásica: Aristóteles 2018-03-27
• Educación en la filosofía clásica: Platón 2018-03-24
• Educación en la Grecia clásica: Sócrates 2018-03-18
• Platón y Aristóteles 2018-03-09
• Sócrates 2018-03-04
• La ficción de la vida 2018-02-20
• Los cambios en la educación formal 2018-02-12
• Padres y educación de fin de siglo 2018-01-30
• La llegada del nuevo milenio 2018-01-23
• El baúl de los recuerdos 2018-01-08
• Los años setenta 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010