De Veracruz al mundo
ESTESSUR
Raúl Domínguez
2018-12-27 / 09:01:25
La Amarga Navidad de AMLO
48 horas después del indeseable accidente que cobró la vida de la gobernadora de Puebla Erika Alonso y su esposo Rafael Moreno, los estrategas del obradorismo aún no salen de su asombro y continúan ahí, helados, sin un plan o acción para contrarrestar los daños, careciendo incluso de tácticas para la manejo comunicacional de ésta crisis, la primera a la que se enfrenta el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.



¿Cuándo los mexicanos comenzaron a odiar a Enrique Peña Nieto? La noche de la agresión, detención y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.



¿Y en qué momento los mexicanos comenzaron a expresar animadversión –esa especie de odio jarocho- hacia AMLO? Justamente, horas antes de la navidad, cuando la noticia del “helicopterazo” fluía a borbotones.



En medio de la confusión, la información institucional fue magra, dando pie a que los mexicanos inventaran su propia historia y la propagaran por las redes sociales.



Presidencia de la República y su vocero Jesús Ramírez, en tanto preparaban la cena de navidad muy quitados de la pena, sin dimensionar lo ocurrido.



Pretendieron minimizar los hechos y se confiaron en el “tuitazo” presidencial que daba cuenta del percance, sin mayores datos y horas después la consabida condolencia de Andrés Manuel López Obrador por Facebook, que aconsejado y quizás dominado por su naturaleza, optó por no asistir al velorio, enviando a su Secretaria de Gobernación a enfrentar el abucheo.



Pasaron las horas, y la dirección de comunicación social siguió siendo omisa, dejando solo al Presidente que se defendiera como “gato boca arriba” a través de sus “benditas redes sociales”.



Así, que, mientras los sesudos “estrategas” del área de relaciones públicas y prensa de la presidencia preparaban con toda calma el caviar, los romeritos y el ponche de frutas, los adversarios de López Obrador, tomaron por asalto las redes sociales, haciendo papilla la popularidad del tabasqueño.



Que priístas y panistas se aferraron a los cadáveres de la mandataria poblana y exgobernador, para hacer cera y pabilo con la buena fama del inquilino del Palacio Nacional, para éstas aves de rapiña no tuvo, ni tiene ni tendrá la menor importancia y en ello los “doctores” y “maestros”, que López Obrador tiene a su servicio para proyectar su imagen, nunca repararon.



Por ahora ni la apertura en las investigaciones de la SCT de Javier Jiménez, ni los comunicados de la SSP de Alfonso Durazo han sido de mucho peso; el daño a la imagen presidencial está hecho y los detractores del tabasqueño no han descansado ni lo harán en varios días hasta mellar lo más posible la popularidad del tabasqueño.



El primer paso está dado: hoy una buena porción de mexicanos compraron la idea que el malo de la película se llama Andrés Manuel y que las víctimas están del otro lado.



Si a todo lo anterior se agregan las torpes declaraciones del excandidato a la gubernatura de Puebla por Morena, Miguel Barboza (https://www.youtube.com/watch?v=XqRh455kyAA) que en un noticiario radiofónico se le “chispoteó” que lo ocurrido fue un magnicidio, para luego aclarar que fue un simple accidente, el escenario se complica aún más.



Un favor le haría a Morena, en cerrar el pico, más ahora que ya se relame los labios por volver a ser el abanderado del morenismo a la gubernatura.



En Puebla, los Moreno Valle, son una casta de claroscuros, desde la época de Adolfo Ruiz Cortines. No son digámoslo así, una perita en dulce ni seguidores de las Carmelitas descalzas. En la Comisión Nacional de Derechos Humanos, existen denuncias mil sobre los atropellos que Rafael como gobernador cometió en agravio de miles de poblanos, suficientes como para elaborar diez libros.



Es decir, ni Erika era émula de la Madre Teresa de Calcuta, ni Rafael era devoto de San Francisco de Asís.



Sin embargo, los publirrelacionistas de AMLO, a pesar de estar ligados con poblanas (recuérdese la boda fifí de su vocero César Yáñez), han resultado un fiasco o lo que le sigue, en tanto el Presidente sigue haciendo lo que puede desde sus “benditas” redes sociales, que no tardará en maldecirlas al paso que va.



Inesperadamente un helicopterazo dio al traste con su popularidad y hoy los partidos políticos –como animales carroñeros- se aprestan para tomar por asalto al gobierno poblano.



Ya lo dijo José Antonio Gali Fayad, el mejor homenaje a los fallecidos, será ganar nuevamente la gubernatura y vaya que lo pueden lograr.



Por lo pronto Roger Stone, uno de los estrategas que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca, y que estuviera indirectamente al servicio del PAN en 2006 y 2012, bien podría comenzar a cobrar sus honorarios, porque lo que hoy leemos en las redes sociales en contra de AMLO, no es más que la filosofía stonista.



Dice Roger en un documental proyectado por Netflix que el odio es un motivador más poderoso que el amor, y acaso le asista la razón, ahora que el panismo ha puesto su maquinaria a trabajar sembrando el rencor ante un morenismo pasmado, que como gobierno está demostrando que no es lo mismo ser borracho que cantinero.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010