De Veracruz al mundo
2018-03-09 / 19:29:34
Elección fundante
Las características y el desarrollo del actual proceso electoral lo pudieran definir como el de una elección fundante, es decir, sus resultados implican transformación del régimen político mexicano. Una de ellas se podrá observar en la conformación de fuerzas en el Poder Legislativo, otra en la fuerza política que gane la titularidad del Poder Ejecutivo.



Ya sea por tradición, ya debido al presidencialismo imperial, o bien por el régimen de partido hegemónico y partidos políticos no competitivos, o por elecciones amañadas, etc., cada seis años concentramos nuestra atención en la figura presidencial, solo marginalmente nos ocupamos de las candidaturas a diputados y senadores, a causa de la subordinación del Poder Legislativo al Ejecutivo. Aunque ese expediente está siendo relegado al registro histórico porque de algunos años a la fecha las Cámaras legisladoras han sido el escenario propicio para impulsar o retener reformas trascendentes, que favorecen o entorpecen la marcha del Presidente de la república; así enfocado se clara la posición estratégica del Poder Legislativo en la transición mexicana.



Pero antes de esos supuestos están los resultados electorales, ¿cuál será la voluntad ciudadana, por quién orientará mayoritariamente su voto? es la premisa previa. Mucha población votante se manifiesta enojada contra el PRI, al cual culpa de todo lo malo que sucede en el país, no razona sobre las causas: simplemente, el gobierno tiene la culpa de todo lo malo, olvida lo mucho de bueno que hay, porque finalmente es su obligación procurarlo. Hace seis años el PRI superó al PAN, partido que estaba en el gobierno, pero su candidata apechugaba las culpas del desgaste de Calderón y fue relegada al tercer lugar en número de votos. Ahora, el PRI vive esas circunstancias y enfrenta una oposición mucho más organizada y la competencia se torna feroz. Adicionalmente, al interior de la ciudadanía hay sectores acentuadamente polarizados, de inexorable posicionamiento a favor de un partido o de un candidato. Sin duda, esta es una elección de encrucijada histórica para México, pues su desenlace inmediato



está en el 1 de julio, aunque sus consecuencias son de plazo más largo.



Es frontal el encontronazo entre el candidato del Frente PAN-PRD-MC y el PRI- gobierno, en el que Ricardo Anaya reparte su tiempo para atender su campaña y defenderse de la seria acusación formulada en su contra por la PGR. Por ese diferendo surgen las especulaciones: que si la campaña de Anaya resulta afectada el panista apoyaría a Morena, pero eso es poco probable pues esa actitud desbarataría en automático al Frente por México, porque ni modo que en esa hipotética aventura lo acompañen los panistas duros y lo que queda del PRD. Pero sí es posible que si de esta discrepancia el PRI resultare desfavorecido, entonces AMLO tronaría los cohetes.



Hace seis años sonaba fuerte el rumor sobre la injerencia de Salinas de Gortari en vías de favorecer la candidatura de Enrique Peña Nieto a la presidencia de la república, ahora esa comunión se presume en crisis y refieren que ambos personajes militan en frentes opuestos. Igual se advierte en el frente panista, ahora que están polarizados por el efecto Anaya, por un lado Vicente Fox asegura que nada tuvo que ver en el intento de desafuero de López Obrador en 2005, pero Diego Fernández de Cevallos le restriega información recordándole ciertas partituras de aquel episodio. Lo paradójico es que enfrentan un adversario común, dispuesto en la primera oportunidad a cobrarles las afrentas de antaño.



Si otra cosa no ocurre, Miguel Ángel Mancera será senador de la república, es el responsable de diseñar para México un Gobierno de Coalición, en caso de que “Por México al Frente” gane la presidencia de la república. Mancera refiere que un cambio de régimen implica “un gobierno más horizontal y democrático”. Define: “Un gobierno de coalición es la repartición de responsabilidades entre fuerzas políticas…”; “que no mande solo el presidente…”. Pero ese proyecto está supeditado a un convenio entre los partidos del Frente y a que Anaya gane la elección. La doble condición dificulta el propósito: porque si Anaya resultare favorecido la interrogante es obligada: ¿respetará ese convenio?



Sin embargo, las circunstancias en México están acomodadas para un cambio sustantivo en la forma y el fondo de nuestro Sistema político, los matices quedarán subordinados al candidato triunfador y a la correlación de fuerzas en el Congreso. Todo esto configura un escenario de singular relevancia histórica.



alfredobielmav@hotmail.com



10- marzo.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Baja California, y otros síntomas. 2019-07-13
• Alternancias Y Cambio de Régimen 2019-07-05
• La “irreverente” versión de los vencidos 2019-06-29
• El PRI: la recurrencia histórica 2019-06-22
• Veracruz violento 2019-06-15
• ¿Qué celebramos? 2019-06-09
• Veracruz ya cambió 2019-06-05
• Todo tiempo pasado fue mejor 2019-05-29
• De la renuncia al cese 2019-05-24
• PRI, ¿Cómo Ave Fénix? 2019-05-18
• Cuitláhuac es honesto 2019-05-12
• El PRD en trance agónico 2019-05-08
• La dramática ruta de Veracruz 2019-05-05
• El pueblo y la democracia 2019-05-01
• Honestidad y gobernanza 2019-04-26
• Acontecer político veracruzano 2019-04-12
• Involución o Restauración 2019-04-05
• Revocación o Reelección 2019-03-15
• ¿Ocaso priista? 2019-03-08
• Parodia Pírrica 2019-03-02
• Fuente Ovejuna en Veracruz 2019-02-23
• Demolición de un régimen 2019-02-15
• Entre la violencia y la disputa política 2019-02-08
• Inicio titubeante 2019-02-01
• La política, apasionante y veleidosa 2019-01-25
• La tertulia 2019-01-23
• “El pueblo manda” 2019-01-11
• El arranque de un gobierno 2019-01-04
• El paso del ganso 2018-12-31
• Relámpagos del cambio 2018-12-14
• Y ¿si el ganso se cansa? 2018-12-09
• Del “sí se pudo” al “me canso ganso” 2018-12-05
• Los dolores del parto 2018-11-30
• México, su disyuntiva histórica 2018-11-23
• Un primer balance del gobierno yunista 2018-11-15
• Entre el Ocaso y la Alborada 2018-11-09
• Nada para asombrarse 2018-11-04
• El Movimiento, ¿llegó para quedarse? 2018-10-28
• El Traje Ibáñez 2018-10-23
• Entre la arrogancia y el nerviosismo 2018-10-19
• MORENA, la “nueva” clase política 2018-10-13
• Punto y Aparte 2018-10-05
• Causas y efectos de la cuarta transformación 2018-09-28
• Reconstrucción Partidista 2018-09-22
• La vorágine noticiosa 2018-09-19
• El juicio de la historia 2018-09-15
• Cambio de régimen, cambio de hombres 2018-09-05
• ¿Nueva Era? 2018-08-31
• La cuarta transformación del PRI 2018-08-10
• Un mes después 2018-08-03
• El Istmo de Tehuantepec 2018-07-27
• ¿Hacia la Cuarta Transformación? 2018-07-20
• PRI, Quo vadis 2018-07-13
• El Movimiento Ciudadano 2018-07-06
• ¿Quién perdió? 2018-07-02
• Su majestad: el Voto 2018-06-22
• Ramos Gurrión, un político guerrero 2018-06-19
• La suerte está echada 2018-06-16
• Las encuestas también militan 2018-06-09
• La cuenta regresiva 2018-06-01
• De la percepción al mito 2018-05-26
• Fuerzas Políticas 2018-05-12
• Polarización política 2018-05-05
• La experiencia electoral mexicana 2018-04-28
• Democracia y Dictadura 2018-04-20
• Duarte, el anti Cid 2018-04-14
• Equilibrio de Poderes 2018-04-06
• Cruzado el Rubicón, ya no hay retorno 2018-03-31
• Entre el Movientismo y la partidocracia 2018-03-23
• Elección entre tres 2018-03-16
• No es predicción 2018-02-23
• La generación perdida 2018-02-16
• ¿Corrupción, o involución política? 2018-02-09
• Un balance de “precampaña” 2018-02-04
• Campañas, escuela ciudadana 2018-01-27
• Morena, asimilada por La Mafia 2018-01-24
• De la Ideología al Pragmatismo 2018-01-20
• Tres Frentes, Tres candidatos 2018-01-13
• Los motivos del lobo 2018-01-07
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010