De Veracruz al mundo
Inicio
LÍNEA POLÍTICA
Agustín Contreras Stein
2017-06-25 / 12:57:17
El pan de cada día
VERACRUZ, esta viviendo dos de las más terribles crisis sociales de sus historia. Una, la económica, la otra, sin duda alguna, la más espantosa, que es la generación permanente de la violencia.



Se ha llegado al grado más alto en la descomposición social y hemos tenido noticia de lo más difícil de creer, el que cuatro niños, de apenas cinco o seis años, hayan sido asesinados de manera salvaje.



Ya no hay respeto por la vida, ya no hay respeto por nada.



Veracruz, se hunde, Veracruz, se pierde ante tanta pobreza, pero sobre todo, ante tanta violencia que se ha vuelto, eso sí, el pan de cada día.



La sociedad veracruzana, vive atemorizada, ya no sonríe, como era su costumbre, ya se terminaron las canciones, la alegría de un pueblo que se había identificado ante el mundo, precisamente, por ser alegre y dicharachero. Hoy, es un cementerio, así, literalmente.



Hay muertos por todas partes. La policía, hace lo que puede, porque no tiene la preparación, los medios, las armas sofisticadas ni tampoco los salarios que le puedan asegurar una vida digna a su familia, pues esto, podría ser lo menos que pudiera esperar un servidor público que se enfrente a los grupos organizados de la violencia.



Hay temor, hay miedo. Las familias salen a trabajar, pero siempre esperando regresar a sus hogares sanos y salvos.



Los niños van a la escuela, pero son custodiados diariamente por sus padres, quienes tratan de protegerlos, sabiendo de antemano que la ola de violencia no se puede parar con solamente los deseos, pues ya no hay manera de hacer retornar la calma, más cuando hay impunidad y corrupción.



Las más recientes noticias hablan de por lo menos veinte muertos en un solo día. Sí se acumulan los de la semana, el número crece y el índice violento se dispara ante la mirada pasiva de autoridades, tanto estatales como federales, pues se han quedado pasmados ante el panorama que se vive y no logran coordinar ninguna acción que permita, por lo menos, contener el avance de la delincuencia.



A todo esto hay que añadir los robos, los asaltos a mano armada en plena calle y a la luz del día, el saqueo de las casas habitación, aún en las zonas más privilegiadas. Esto indica un verdadero desastre por todos lados, pues la sola presencia de la delincuencia común que hace y deshace a su antojo, es el más terrible síntoma de que no hay gobierno.

La sociedad, cree y tal parece que así es, que el gobierno ha sido rebasado por la delincuencia. Se ha perdido, en pocas palabras, la gobernabilidad en un Estado, antes pacífico y alegre.



Las familias han tenido que tomar acciones por su propia mano. Es increíble que en una ciudad, como Xalapa, considerada la Atenas Veracruzana, por el grado de cultura que llegó a tener, hoy se vea envuelta en un campo de batalla, donde la propia sociedad ha tenido que entrarle directamente, armándose con palos y hasta piedras para poder enfrentar a los delincuentes.



De esta manera, los vecinos de colonias, fraccionamientos y demás centros de población que rodean a esta capital veracruzana, están realizando las tareas que le corresponden a la policía, es decir, organizándose para hacer rondines por las noches, cuidando, de esta manera, su propio patrimonio, pero sobre todo, a sus familias, que en última instancia, es lo que importa más.



Esa es la situación que se esta viviendo en Veracruz, mientras que las autoridades solo se han vuelto espectadoras de los hechos, pues ni el Estado, ni la federación, han implementado los verdaderos operativos que sirvan para detener la violencia, pues lo más que están haciendo es revisar vehículos, como ha estado sucediendo, pero violando, en muchos de los casos, los propios derechos de los ciudadanos.



Urgen acciones gubernamentales y si es necesario llegar al extremo de decretar la suspensión de garantías en algunas zonas más delicadas o bien en todo el Estado, pues a grandes males, grandes remedios, aunque esto suene grave y extremista.



----------------------



Y EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA, Enrique Peña Nieto, condenó el asesinato de los policías federales, en la ciudad de Cardel.



Claro, que es, sin duda alguna, un hecho que se suma a la gran violencia que se ha desatado en el Estado, pero no dijo nada de la familia abatida en Coatzacoalcos, entre los que se encontraban cuatro niños de escasos cinco o seis años de edad.



No se acordó el Presidente, de condenar los hechos donde han perdido la vida cientos de personas, entre ellos, muchos veracruzanos, que en determinado momento ni siquiera la debían.



No se ha acordado de que Veracruz, también es México.



Si gran parte de los graves problemas que tiene la entidad y sus habitantes, es por la apatía con la cual se ha tomado el caso Veracruz, al cual, ni recursos económicos ni acciones gubernamentales se han implementado para rescatarlo, aún cuando es bien sabido que el pueblo veracruzano, esta sufriendo por los grandes saqueos de personajes políticos, unos detenidos y otros en plena libertad por gozar de fuero constitucional.



Y si a esto hay que añadir la falta de compactibilidad política entre dos instancias de gobierno diferentes por sus siglas partidistas, entonces estaremos ante un panorama todavía peor.



Urge que en este sentido, el sistema político que nos rige, tome sus medidas, dejando atrás las pugnas políticas y que todos los veracruzanos, sean los beneficiados con este entendimiento, pues de otra manera, no hay futuro para Veracruz, ni lo podría haber, en determinado momento, para el propio país en que vivimos.



-----------------------



ANTE TANTA VIOLENCIA desatada en el Estado, el panorama político, relacionado con el proceso electoral federal y estatal, donde habrá elecciones para definir la sucesión presidencial y la gubernamental de la entidad, en el próximo año, independientemente de los demás puestos de elección popular, se verá seriamente afectado.



Para empezar, los actores políticos que habrán de participar en la próxima contienda, tendrán muchos obstáculos para poder hacen campaña, pues el temor no es solamente de la gente común, sino también de aquellos que sin meterse en problemas de ninguna clase, hacen política para llegar a los puestos de elección popular.



En los seis meses venideros, no se cree que el Estado, se llegue a pacificar.



Hay muchas circunstancias que lo pueden impedir y eso, definitivamente, pondrá serios problemas para poder organizar y llevar a cabo una elección de grandes dimensiones como la que se espera para el próximo año.



La inseguridad, el hambre, la pobreza y las demás necesidades del pueblo veracruzano, podrían influir en el correcto manejo de las futuras elecciones.



Sin embargo, con muchas esperanzas, se espera que no sea así.



-----------------------



Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.



NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• El primero, de dos 2017-11-15
• Ante inseguridad, voluntad 2017-11-14
• Primero Veracruz, hoy y siempre 2017-11-13
• El frente... político 2017-11-12
• Primer informe 2017-11-09
• Preciso, vender a Meade 2017-11-08
• Buena Administracion 2017-11-07
• PRI, alza la voz 2017-11-06
• ¿Otra vez, la abundancia? 2017-11-05
• Inseguridad, pendiente 2017-11-02
• Veracruz, afortunado 2017-11-01
• Dante, en el escenario nacional 2017-10-31
• AMIGOS, SIEMPRE, AMIGOS 2017-10-30
• ¡Cuidado!, el PRI, unido 2017-10-29
• Empresas fantasma ¿cuándo? 2017-10-26
• Sorpresas que da la vida 2017-10-25
• CANDIDATURA, SIN DEFINIR 2017-10-24
• MANOS, ARRIBA 2017-10-23
• El PRI, ya esta listo 2017-10-22
• El PRI, hasta enero 2017-10-19
• La dificultades de Pepe 2017-10-18
• Americo, la despedida 2017-10-17
• Ansias de democracia 2017-10-16
• AYUDA GUBERNAMENTAL 2017-10-15
• El tiempo de gobierno 2017-10-12
• ¿NUEVA ALIANZA, AL PRI? 2017-10-11
• ROBO EN EL ASFALTO 2017-10-10
• POLITICA INDEFINIDA 2017-10-09
• Zavala, rompe inercias 2017-10-08
• ¿Quién es Morena? 2017-10-05
• ¿Partidos, a la baja? 2017-10-04
• Unidad tricolor 2017-10-03
• Muerte en Las Vegas 2017-10-02
• Solidaridad y política 2017-10-01
• DAR LA CARA AL CAMPO 2017-09-28
• SOLOS, SIN DINERO PUBLICO 2017-09-27
• ¿EN QUE AYUDAMOS, PRESIDENTE? 2017-09-25
• Una de dos 2017-09-24
• MEXICO, EN SOLIDARIDAD 2017-09-21
• ¿Y, el caso Fidel? 2017-09-20
• Se cimbro México 2017-09-19
• Debo, no niego, pago, no tengo 2017-09-18
• Hombres del campo, olvidados 2017-09-17
• Pepe, sin quitar el dedo 2017-09-14
• ¿Quién la tiene segura? 2017-09-13
• PERO, ¿QUE NECESIDAD? 2017-09-12
• Las pausas políticas 2017-09-11
• El primer round 2017-09-10
• Héctor, protesta 2017-09-06
• Los tiempos electorales 2017-09-05
• Los adelantados 2017-09-04
• ¿Y después del informe? 2017-09-03
• LOS MALOS TIEMPOS DE DUARTE 2017-08-31
• Estado sin orden público 2017-08-30
• MANZANAS PODRIDAS 2017-08-29
• SEPTIEMBRE POLITICO 2017-08-27
• ANILU, INQUIETA DELEGADA 2017-08-24
• Sara, es un hecho 2017-08-23
• Orfis, fiscalizador 2017-08-22
• CORRUPCION EN ESCUELAS 2017-08-22
• Trayectoria tricolor 2017-08-20
• La tarea social 2017-08-17
• Corrupción e impunidad 2017-08-16
• Se define el PRI 2017-08-15
• El veto 2017-08-14
• PRI, SIN CANDADOS 2017-08-13
• HOMBRE DE PALABRA 2017-08-10
• OTRA CALAMIDAD MAS 2017-08-09
• Otro giro en torno a Duarte 2017-08-08
• INCONFORMES 2017-08-07
• EL PRI, SE LA JUEGA 2017-08-06
• SE CUELA, ELIZABETH 2017-08-03
• Doña Sara, otro periodo 2017-08-02
• VERACRUZ, A LA DERIVA 2017-08-01
• ¿Cuál de los dos? 2017-07-31
• ¿Libre aborto? 2017-07-30
• Pruebas en Palacio 2017-07-27
• Congreso en retroceso 2017-07-26
• INDAGAN A KARIME 2017-07-25
• COMPLICADO PANORAMA 2017-07-24
• ¿Ex gobernadora? 2017-07-23
• La corriente critica 2017-07-21
• Perdonados 2017-07-19
• Justicia y reparación del daño 2017-07-18
• Duarte, la noticia 2017-07-18
• La seguridad de Duarte 2017-07-16
• Ya somos muchos 2017-07-13
• Duarte, de regreso 2017-07-12
• La mano de la señora 2017-07-11
• ¿Bloqueos a doña Sara? 2017-07-09
• Duarte, ¿en peligro? 2017-07-06
• ¿LEY ANTICORRUPCION? 2017-07-05
• Escandalo en el Congreso 2017-07-04
• Renato, insiste 2017-07-03
• Renato, insiste 2017-07-03
• EL DEDAZO 2017-07-02
• ¡No por favor! 2017-06-29
• VERACRUZ, MERECE TRANQUILIDAD 2017-06-28
• Pepe o Héctor ¿el dilema? 2017-06-27
• Cmas, dependencia sana 2017-06-26
• La grilla 2017-06-22
• Que paren al Congreso 2017-06-21
• Inseguridad: la misma historia 2017-06-20
• Voces del más alla 2017-06-19
• ¿Veracruz, molesto? 2017-06-18
• ¿Y, el dinero? 2017-06-15
• Voracidad recaudatoria 2017-06-14
• Preocupados 2017-06-13
• Mas pus en Veracruz 2017-06-12
• La libró, Renato 2017-06-11
• Americo, sin parar 2017-06-08
• No hay enfrentamiento 2017-06-07
• Pepe también va 2017-06-06
• Voy por el 18 2017-06-05
• Mirando al 2018. 2017-06-04
• OPLE, no confiable 2017-06-01
• La fuerza del poder 2017-05-31
• Supuestos hechos ilegales 2017-05-30
• Gina, la clave 2017-05-29
• Los huevazos 2017-05-28
• Un mundo raro 2017-05-25
• Xalapa, definida 2017-05-24
• AMLO, el petate del muerto 2017-05-23
• Veracruz, complicado 2017-05-22
• Gina, un caso más 2017-05-21
• ¿CUÁL MORENA? 2017-05-18
• Resurreccion tricolor 2017-05-17
• Hartazgo 2017-05-16
• Montano, ganador 2017-05-15
• Panorama político 2017-05-14
• El gran negocio 2017-05-11
• Y Renato, ¿qué hace? 2017-05-10
• ¿Estrategia o traición? 2017-05-09
• Morena, sin probabilidad 2017-05-08
• VERACRUZ, TIENE HAMBRE 2017-05-07
• gobierno, pierde control 2017-05-04
• ¿Y, EL DESAFUERO? 2017-05-03
• NO ESTAN SALVADOS 2017-05-02
• ¡Arrancan! 2017-05-01
• La carpeta azul 2017-04-30
• ¿Temor al peje? 2017-04-26
• ¿Gina, la siguiente? 2017-04-25
• El poder no es negocio 2017-04-24
• Los que huyen del PRI 2017-04-23
• Duarte, entre la espada y la pared 2017-04-20
• ¿Nada nos satisface? 2017-04-19
• Confiable fiscalización 2017-04-18
• ¿Y, la exgobernadora? 2017-04-17
• Sin gloria y sin resurección 2017-04-16
• La sobrepoblación 2017-04-13
• El IVAI, aclara 2017-04-12
• Las vigencias del PRI 2017-04-11
• IVAI, IPE, ¿contradicción? 2017-04-10
• Otra vez, Nemi Dib 2017-04-06
• Mal de todos los tiempos 2017-04-05
• Menos diputados 2017-04-04
• Lo dice la iglesia 2017-04-03
• Para el dieciocho 2017-04-02
• Duarte, ¿guardado? 2017-03-30
• Corrupción, mal de siempre 2017-03-29
• Américo, su destino político 2017-03-28
• Ahí va la cosa 2017-03-27
• PRI, preparado 2017-03-26
• Nada que huela a Duarte 2017-03-23
• ¿Y, el proyecto azul? 2017-03-22
• UPAV, mal momento 2017-03-21
• ¿Temor a la Gendarmería? 2017-03-20
• Montano, candidato 2017-03-19
• Entre espada y pared 2017-03-16
• La sucesión universitaria 2017-03-15
• Y, ¿los veracruzanos? 2017-03-14
• Estado de persecución 2017-03-13
• ¿Marcha atrás? 2017-03-12
• Diputados mediocres 2017-03-09
• ¿Y qué pasó en el IPE? 2017-03-08
• Negociaciones políticas 2017-03-07
• PRI, más viejo 2017-03-05
• El índice de natalidad 2017-03-02
• El caos total 2017-03-01
• Decisión postergada 2017-02-28
• Yunes Landa, insistente 2017-02-27
• El nuevo fiscal regional; ojalá recorra los distritos judiciales 2017-02-24
• Cual maiceada 2017-02-23
• Moreira, en la lucha 2017-02-22
• Va la reestructuración 2017-02-21
• Todos contra Yunes 2017-02-20
• Montano, por Xalapa 2017-02-19
• Ninguna sorpresa 2017-02-16
• Es lo mismo 2017-02-15
• Veracruz, se hunde 2017-02-13
• Fortalecimiento municipal 2017-02-12
• Américo, al senado 2017-02-09
• ¿Cuáles remesas? 2017-02-08
• Difícil decisión priista 2017-02-07
• Otra vez, el peje 2017-02-06
• Feliz cumpleaños 2017-02-05
• Todos contra el peje 2017-02-02
• No pasa nada 2017-02-02
• Montano, la otra opción 2017-02-01
• Triste panorama priista 2017-01-29
• Fidel, ¿al PRI? 2017-01-26
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010