El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
JESÚS J. CASTAÑEDA NEVÁREZ
Jesús J. Castañeda Nevárez
2017-05-18 / 23:06:12
Ni concurso de oratoria, menos debate
Ya se hizo costumbre durante los procesos electorales, montar una pasarela de candidatos a un cargo de elección popular, en donde aprovechen para mostrar su habilidad de lectura y dicción, además de presumir las más fantásticas ideas que solucionen todos los problemas y satisfagan todas las necesidades de una comunidad.
Ya se hizo costumbre durante los procesos electorales, montar una pasarela de candidatos a un cargo de elección popular, en donde aprovechen para mostrar su habilidad de lectura y dicción, además de presumir las más fantásticas ideas que solucionen todos los problemas y satisfagan todas las necesidades de una comunidad.



Esa forma de participación en nuestro proceso democrático, pone en evidencia nuestra infantil idea del tema, que para completar el show todavía se les permite que se autonombren como “el ganador del debate”, lo que engrandece lo absurdo.



La palabra Debate procede del verbo debatir (discutir o disputar sobre algo) y hace mención a una controversia, discusión o contienda.



De modo que lo que ocurre en los eventos que organiza el OPLE y algunas organizaciones es cualquier cosa menos “debate” por lo que debería de tener otro nombre, cualquiera, menos ese.



Debate lo que ocurría en la década de los 60’s en un pequeño vecindario tuxpeño en la calle Fausto Vega Santander No. 43 int. 2, donde 8 chamacos alrededor de la mesa exponían ideas, las defendían con argumentos, arrebatando la palabra a quien la tuviera, sin mayores reglas que la no agresión verbal o física y sin utilizar malas palabras; en esa mesa se realizaban verdaderos debates y poder lograr el triunfo, si es que se daba, era por una nariz, con derecho a revancha inmediata.



Al considerar lo que hoy llaman debate y ver el simulacro que realizan los participantes, ocasionan vergüenza. Algunos llevan sus “apuntes” y más o menos simulan un discurso libre, pero otros de plano se concentran en la lectura de sus “propuestas” y lo que tratan es que alguien se las crea.



Y aun cuando alguno de los participantes le ponga un ingrediente picoso al evento al sacarle “los trapitos al sol” de algún contendiente con la intención de exhibirlo y bajarle puntos en el ánimo colectivo, por el tipo de formato que establece el órgano electoral ninguno está obligado a dar respuesta, de modo que terminan ignorándose y cada quien se aplica a su rollo y así la sangre no llega al río.



Un tema muy utilizado en ese foro tiene que ver con los grados académicos, títulos, medallas, menciones honoríficas, etc., que si fueran definitivas entonces nos podríamos ahorrar mucho dinero en el proceso electoral y mejor les aplicamos un examen semejante al de la reforma educativa y ahí resolvemos todo con la calificación que obtengan; otros mejor presumen sus logros en su trayectoria política con elevados cargos que van desde carga maletas de otros funcionarios, saca copias en algunas dependencias o encargados de algunas tareas partidistas, pero no todos pueden demostrar verdadera capacidad para el encargo al que pretenden llegar y quienes tienen experiencia y posibilidades de realizar un buen trabajo, por lo que ya han realizado y demostrado en su vida laboral, pudiera ser que su partido en poco o nada les ayude y por lo tanto con mucha dificultad llegarán.



En conclusión, pocos se salvan de la quema, porque prácticamente todos exageran, hablan fantasías irrealizables y mienten en su propósito principal, porque si fuera verdad que ellos y sus partidos políticos desean servir al pueblo y saben cómo hacerlo, ya se habrían resuelto la mayor parte de los problemas y nuestro país sería distinto.



Ya es tiempo de que cambiemos el modelo democrático y trabajemos para impulsar uno nuevo, donde el voto no sea sólo un derecho sino también una obligación, así lograríamos una sociedad más participativa y los funcionarios públicos tendrían mayor vigilancia y exigencia de los resultados prometidos.



Entonces podríamos diseñar una forma diferente de hacer campaña en la que, si hubiera necesidad de realizar debates, éstos serían verdaderos debates en donde se fuera depurando el número de contendientes hasta llegar al proceso de votación sólo con los mejores candidatos.



La simulación que hoy se vive, les permite a los partidos políticos y sus candidatos burlarse del pueblo y muchos hasta les servimos de comparsa. Es mi pienso.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• ¡¡Recórcholis, un cadáver!! 2017-01-04
• El Little Boy (niñito) y su devastación 2017-01-02
• Terminó la pesadilla 2016-12-01
• El vengador anónimo 2016-11-05
• Roboam, la historia presente 2016-10-24
• Roboam, la historia presente 2016-10-24
• Lamento borincano veracruzano 2016-09-25
• Los informes de medias verdades 2016-08-31
• Ctrl “C”, Ctrl “V” 2016-08-23
• Y las medallas apá?? 2016-08-17
• Nunca tenemos tiempo de hacer las cosas bien 2016-06-26
• Don Pilo, hombre excepcional 2016-06-20
• ¿Y los derechos de los niños? 2016-05-29
• No hay segunda oportunidad para una mala primera impresión 2016-05-16
• “Li tu plimelo” 2016-05-10
• Politizando el lamento jarocho 2016-05-06
• Mientras más alto volamos 2016-05-02
• Mi derecho a Voz y Voto 2016-04-14
• Dígaselo.com 2016-04-01
• Viacrucis veracruzano 2016-03-29
• Nos robaron la identidad, lo único que nos quedaba 2016-03-15
• El ladrón disfrazado de autoridad 2016-03-06
• David Bouchéz, el mejor Secretario de Turismo que no tuvimos 2016-03-03
• De Plantones a Plantones 2016-02-29
• No hay quinto malo? 2015-11-18
• ¿Permiso para todo lo lúdico? 2015-11-05
• Tiempo de robos y de ladrones 2015-10-15
• Silenciados y humillados 2015-08-24
• Nuestra herencia 2015-07-17
• Ley seca y veda electoral 2015-06-05
• El robo del siglo 2015-05-14
• De regreso al trueque y al colchón 2015-05-05
• Una vulgar y estúpida mentira 2015-04-22
• Requiem para un peso 2015-04-15
• Fin de semana largo; el tamaño sí importa 2015-03-13
• Lo que merecemos 2015-03-01
• Un mundo nos vigila 2015-02-16
• Ya sé que no aplauden 2015-02-04
• Qué remedio, nos estamos haciendo viejos 2015-01-14
• Leyes de exterminio contra la “prole” 2014-12-30
• Crimen por tradición 2014-12-19
• Promesas, promesas; sólo promesas 2014-12-08
• No marches, que ocurrencias 2014-12-03
• Y como digo una cosa, digo otra 2014-11-20
• La verdad absoluta ya tiene factura electrónica 2014-11-05
• Para mover a México 2014-10-23
• Es Ayotzinapa la gota que derramó el vaso? 2014-10-15
• El poder es todo, no poder es terrible 2014-10-08
• No, no se olvida; se refrenda 2014-10-01
• El cumplidor 2014-09-24
• El grito y el otro grito 2014-09-17
• La informalidad, problema o solución 2014-09-10
• Informe o confesión? 2014-09-01
• Veracruz tierra de conquista 2014-08-27
• Prometer para meter (las reformas) 2014-08-22
• Infracciones de tránsito a punta de AK47 2014-08-11
• El robo es legal y obligatorio 2014-07-30
• Un rebelde y contumaz (tancho*) 2014-07-07
• México, canta y no llores 2014-06-30
• Mi Papá, el guerrero 2014-06-16
• Mi libre pienso 2014-06-07
• Por poder o por no poder 2014-06-02
• Pura basura 2014-05-28
• Sin derechos de los niños 2014-05-22
• A cachetadas guajoloteras 2014-05-14
• Alguien, el anónimo 2014-05-08
• Entre descalabrados 2014-04-29
• La vida tiene “contraseña” 2014-04-23
• El SAT un meteorito que extinguirá a las tienditas 2014-04-10
• ¡¡Barrabás!!, ¡¡queremos a Barrabás CFDI!!. 2014-04-01
• Llegó el tiempo de la ejecución 2014-03-27
• Llegó el pacto fiscal 2014-02-27
• Peor que en cueros y a media calle 2014-02-12
• No es un pájaro, no es un avión, es un “pacto” 2014-02-04
• De chayote no se hace mermelada 2014-01-27
• El dedo gordo del pie 2013-11-10
• Impuestos milagrosos 2013-10-23
• Mal empieza la semana para el que ahorcan el lunes 2013-10-17
• La historia se repite 2013-10-02
• Reprobados 2013-09-27
• La otra rebelión 2013-09-17
• Quo Vadis 2013-08-28
• El miedo a los cambios 2013-08-06
• Los pobres, pobres 2013-07-30
• Pobreza inexplicable 2013-07-17
• Domingo siete 2013-07-08
• Y qué más da, la vida es una mentira 2013-06-27
• Crimen de papel, un nuevo exterminio 2013-06-10
• Nadie por encima de Ley; bueno, casi nadie 2013-05-29
• Al rescate de las Mipymes 2013-05-22
• Quien tiene el valor y a quien le vale? 2013-05-13
• El Remero es un incompetente 2013-05-02
• No falta dinero, falta vergüenza 2013-04-24
• De campañas a campañas 2013-04-18
• La frágil fidelidad humana 2013-04-03
• Secuestrados por monopolios 2013-03-20
• Regionalismos del lenguaje 2013-03-13
• Los que partieron o se las partieron 2013-03-06
• Por fin un acto de justicia 2013-02-27
• Pos donde andabas Manuel? 2013-02-14
• Volvimos a perder en penales 2013-01-25
• Principios de Sejuela y el periodicazo 2013-01-14
• La Factura Electrónica, el mito (Segunda Parte) 2012-12-12
• La Factura Electrónica, el mito Primera Parte 2012-12-05
• El salario mínimo 2012-11-30
• Microempresarios 2012-11-13
• El linchamiento, secuela del 68 2012-10-30
• Transparencia 2012-10-23
• Quién es el #YoSoy132 2012-10-05
• Infiltrados 2012-09-26
• Contando mis años 2012-09-20
• Contando mis años 2012-09-19
• El hubiera no existe 2012-09-12
• Tienes el valor?? o te vale 2012-08-22
• Olimpiadas IFE 2012-08-08
• Los que ganaron, los que perdieron y los que empataron 2012-07-04
• Rechazados 2012-06-20
• La veda nini 2012-06-13
• Cantinflear, foxear, que más? 2012-06-06
• Yo no soy el 132, soy el 34,815 2012-05-31
• Eventos inesperados 2012-05-24
• Paren prensas 2012-05-16
• Desde que estaba a los pechos de mi Madre 2012-05-09
• Papá no está 2012-05-02
• El changarro de fox 2012-04-19
• Puro Teatro 2012-04-12
• Que esCassez de vergüenza 2012-03-29
• Dónde está el Piloto?? 2012-03-06
• El mundo está al revés 2012-02-08
• Robo moderno 2012-02-01
• Servirá para algo la Estela de Luz? 2012-01-11
• Para los veracruzanos 2011-08-25
• Hablemos bien de México, porque todos somos México 2011-02-09
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010