El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
ALFREDO POBLETE DOLORES
.
2017-03-14 / 10:34:10
Política, patología y malestar 1
México se ha caracterizado por tener un sistema político corrompido. En todos los partidos políticos están afiliados individuos con los suficientes méritos para ingresar a las cárceles -algunos de ellos a los penales de alta seguridad- y en otros casos a los hospitales de salud mental.
México se ha caracterizado por tener un sistema político corrompido. En todos los partidos políticos están afiliados individuos con los suficientes méritos para ingresar a las cárceles -algunos de ellos a los penales de alta seguridad- y en otros casos a los hospitales de salud mental.

En todas las estructuras institucionales de todos los niveles gubernamentales están incrustados verdaderos delincuentes. Desde la punta de la pirámide hasta la base de los gobiernos federal, estatales y municipales podemos encontrar ladrones, estafadores y mentirosos consuetudinarios.

Con la irrupción del crimen organizado en la vida nacional los perfiles de los que “gobiernan” sufrieron cambios sutiles en la forma aunque sustanciales y profundos en la esencia. Empezaron a cohabitar ladrones con cleptómanos; mentirosos con mitómanos; cínicos y desvergonzados con amorales y antiéticos; ignorante e ineptos con torpes e idiotas; aquellos que no tienen ideología política con los que su corriente o filosofía partidista la encontramos –exclusivamente- en el color de la corbata o camisa que portan; los desalmados con los sanguinarios; los adeptos al fascismo con los admiradores de Franco y Porfirio Díaz. Con esa macolla se formó una mezcolanza de personalidades patética y peligrosa. En medio de esa promiscuidad emergieron otros personajes siniestros y patológicos disfrazados de políticos.

No existe la menor duda, el ex gobernador prófugo es un delincuente y criminal. Su antecesor y muchos de los colaboradores de ambos también lo son. Es más, la clase política veracruzana, con sus honrosas excepciones, pueden ser encasillados en los mismos rubros.

La pareja de prófugos rebasan la categoría de delincuentes. Ambos son, sin la menor duda, entes anormales con severas torceduras en el alma. El conjunto de rasgos personales -demostrados en su desempeño gubernamental- nos permiten ubicarlos como portadores de severos trastornos de personalidad. Mi hipótesis es que al menos uno de ellos es un sociópata.

Más adelante revisaremos algunos “atributos” que poseen los que padecen esa malformación anímica y, esas peculiaridades, no debemos percibirlas como características aisladas sino como un conjunto de rasgos que cohabitan y “adornan” la personalidad del fugitivo.

Los sociópatas son peligrosos. Durante el desarrollo de la personalidad sufrieron severas y profundas malformaciones anímicas -producto del desamor, frialdad o agresiones de variado tipo- de tal suerte que en la juventud y adultez se tornan perniciosos y nocivos.

En el año 2012 publiqué una serie de 8 notas tituladas “Demostrando amor” dedicadas al desarrollo psicosocial de las personas de nuestra cultura. En la tercera parte –de esos artículos- que corresponde a las edades comprendidas entre los 4 a 6 años y con respecto a la carencia de afecto amoroso escribí:

“Los juicios morales se empiezan a asomar en la vida del niño. Responsabilidad y culpa son los eslabones de esas reflexiones. Los padres deben ser equilibrados para que el desarrollo de esos destacados aspectos de la vida no sufra malformaciones (…) Demasiada iniciativa y poca culpa tienden a formar personalidades crueles e inhumanas. (…). La persona con poca culpa no le importa a quién tiene que destruir o pisotear con tal de conseguir sus propósitos. No tiene remordimientos por provocar dolor o sufrimiento a sus congéneres. (...) Muchos políticos y representantes populares, de países tercermundistas, pueden ser encapsulados en este rubro. Esos personajes públicos no sienten culpa ni remordimiento por las fechorías y latrocinios que cometen. Se especializan en eludir cínicamente los compromisos que adquirieron y las responsabilidades propias de la función que desempeñan. Para los catalogados como crueles lograr sus objetivos es todo. Consideran que los sentimientos de culpa, la moral o la ética están confeccionados para los débiles, endebles o pusilánime. La exageración de la crueldad es lo que conocemos como brutalidad o sociopatía.”

A reserva de lo que digan los conocedores del tema, me atrevo a asegurar que si Duarte fuera sometido a terapias psicológicas con los más destacados profesionales de la salud mental el pronóstico sería malo o grave. En otras palabras si, después de las sesiones terapéuticas, volviera a ocupar puestos de responsabilidad y de manejo de recursos, al otro día de la asunción al cargo, empezaría a cometer las mismas vilezas y canalladas. Es muy probable que durante el inicio de la supuesta encomienda empezaría a derramar un poco de sangre de los traidores a su persona y de algunos de sus exsubordinados desleales.

El Doctor en Economía e Instituciones y la Doctora en Asistencia Social –egresados ambos de la Universidad Complutense de Madrid- requieren con urgencia terapias psicológicas con los más avezados especialistas en el área. Ojalá puedan brindarles ese apoyo aunque el pronóstico no sea nada alentador. Sí, pero esa ayuda se las deben ofrecer cuando estén tras las rejas de un reclusorio. Ellos tienen apremios de salud mental. Nosotros, como sociedad, estamos hartos de políticos represores, corrompidos y patológicos que se comportan ilegal y despóticamente y, lo que es peor, permanecen en la más vergonzosa impunidad.

alfredopoblete@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• El Vaticano y la sexualidad 2015-10-18
• Francisco y los lobbies 2015-10-11
• Francisco en USA 2015-10-04
• Francisco en Cuba 2015-09-27
• Me gusta Francisco: cuarta y última parte 2015-09-20
• Me gusta Francisco: tercera parte 2015-09-13
• Me gusta Francisco 2015-09-06
• Me gusta Francisco I 2015-08-30
• Historia, diplomacia y sordidez 2015-08-23
• Falsedades, cinismos y nigromancia 2015-08-16
• Lo nefando: tiranos y alebrijes 2015-08-08
• Ronda de falsedades y traiciones 2015-08-02
• El “chapo”, los gazapos y el fantasioso 2015-07-19
• La perenne injusticia: segunda y última parte 2015-06-22
• La perenne injusticia: primera parte 2015-06-14
• La alternativa se llama inteligencia. 2015-06-07
• Juicios orales: la espada y las uñas 2015-05-31
• Las madres de alambre 2015-05-09
• Diputaciones apetecidas, asumidas y posibles 2015-04-27
• Galeano y los proxenetas 2015-04-19
• El aprendizaje de las ratas 2015-04-11
• Anomia, angurria y sevicia 2015-04-04
• Y aquí ¿quién manda? 2015-03-30
• La “Súper Jara” y sus lecciones 2015-03-21
• El agua, los mendaces y sus felonías 2015-03-14
• EL DESAMOR EN CASA: LOS NIÑOS 2012-10-22
• Deseo, erotismo, sexualidad y amor 2012-10-14
• Poder y amor 2012-10-07
• Ni 2012-09-30
• Cartilla moral. Tercera y última parte: Aidos y Némesis 2012-09-23
• Cartilla moral 2012-09-16
• Cartilla moral 2012-09-09
• El hombre en busca de sentido 2012-09-02
• Las patronas de Amatlán y el tren de las “moscas” 2012-08-26
• Morir con clase 2012-08-19
• La Chamana ante la muerte 2012-08-14
• Demostrando amor: octava y última parte 2012-08-05
• Demostrando amor: séptima parte 2012-07-29
• La juventud 2012-07-22
• Demostrando amor: quinta parte 2012-07-15
• Demostrando amor: cuarta parte 2012-07-08
• Demostrando amor: tercera parte 2012-07-01
• Demostrando amor: segunda parte 2012-06-24
• Demostrando amor: primera parte 2012-06-17
• Después del amor 2012-06-10
• Tabúes y mentiras sexuales 2012-06-04
• Señas amorosas 2012-05-27
• La frustración sexual 2012-05-20
• La resolución 2012-05-15
• Aprender a amar 2012-05-05
• Para Regina 2012-04-29
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010