El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
DESDE EL CAFÉ
Bernardo Gutiérrez Parra
2017-01-10 / 21:58:58
Américo para el PRI; no hay más
El lunes por la tarde-noche, Amadeo Flores Espinosa tomó una de las decisiones más importantes de su vida política: renunció al PRI estatal.
El lunes por la tarde-noche, Amadeo Flores Espinosa tomó una de las decisiones más importantes de su vida política: renunció al PRI estatal.

Pero tardó demasiado.

Se debió ir el pasado 6 de junio, es decir, un día después de que el PRI entregó la gubernatura al PAN. Pero inexplicablemente lo aguantaron con lo que perdió fuerza, liderazgo y terminó por ser una figura decorativa.

Antes de irse, ofreció una entrevista al programa de televisión por internet “Polaca a la Veracruzana” donde dijo que grupos fidelistas encabezados por Erick Lagos, Edgar Díaz y Marlon Ramírez, además del exgobernador de Oaxaca, José Murat, “empezaron a moverse” con el líder nacional Enrique Ochoa Reza.

“Nosotros no podíamos estar ahí, estamos luchando porque el partido busque gente seria y vienen personas que ya todos conocemos (transas como ellos solos. Este comentario es mío), y los veracruzanos no podemos permitir eso. Por lo menos yo no”, dijo. Y se fue.

Independientemente que en efecto, los hijos de la fidelidad anden moviendo los hilos del tinglado para manejar al PRI en Veracruz, el verdadero problema es con quién sustituir al nativo de Cotaxtla.

Poner un fidelista sería la debacle, tomando en cuenta el historial que tiene cada uno de esos personajes. Pero poner a un bisoño sería fatal.

Parece mentira que en estos tiempos no haya un solo priista veracruzano con la suficiente autoridad moral y política como para sacar a flote al partido y entregar buenas cuentas después de las elecciones municipales. Y es que el que no es fidelista es duartista, el que no es duartista es ratero, el que no es ratero es corrupto y así hasta el infinito.

Bueno, hay dos: José Yunes Zorrilla y Américo Zúñiga Martínez.

Como es casi seguro que Pepe diga “no, gracias” la única opción sería el alcalde de Xalapa que ha hecho un trabajo de primera en su municipio, y es conocido y respetado no sólo por los priistas, sino por la mayoría de los veracruzanos.

Américo es un hombre honesto y honrado; virtudes que verán muy mal los priistas de viejo cuño acostumbrados a la guerra sucia y a vender candidaturas al mejor postor para sacar la mayor tajada del pastel.

Pero lo cierto es que esas virtudes son sus grandes fortalezas.

Los veracruzanos y sobre todo las bases del PRI verían con muy buenos ojos a un líder sin mácula que le estorbe, ni cola que le pisen.

Y algo muy importante; nadie puede señalarlo de tener ligas con la fidelidad o con el duartismo.

En entrevista que ofreció ayer dijo sobre el PRI: “Debemos renovar el partido; que se sacuda el árbol y quien no tenga un interés de construir, quien no tenga un interés de generar una oposición respetuosa, una oposición constructiva, crítica, analítica, una verdadera oposición de propuestas, realmente no tiene nada que hacer en el PRI”.

Enterado de los movimientos que están haciendo los hijos de la fidelidad agregó: “Que el PRI se erija como lo que tiene que ser: un partido incluyente que se abra a la sociedad, que se ciudadanice, que deje fuera los intereses de grupo y los intereses mezquinos de parte de personas y grupos políticos que quieren secuestrar al instituto”.

¿Así o más claro?

Si en Los Pinos quieren que levante el PRI en Veracruz; si desean un partido competitivo y fuerte, con reales posibilidades de ganar en las municipales de este año y en las del 2018 cuando estén en juego la presidencia de la República y la gubernatura, la solución se llama Américo Zúñiga. No hay más.

Xalapa perderá un excelente alcalde, pero el PRI ganará un líder que saque a flote la nave que se hunde.

bernardogup@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Ese líder justiciero llamado César del Ángel 2017-01-31
• Por aquí llega la ayuda y por acá les dejan a los muertos 2017-01-31
• Más desangelado, imposible 2017-01-29
• Una charla con Ezequiel Castañeda en nuestro viejo barrio 2017-01-26
• Un lacónico y apremiante “Pélate” 2017-01-25
• ¿Javier Duarte muerto? Ni lo quiera Dios 2017-01-24
• ¿Y lo demás, don Fidel? 2017-01-23
• ¡Hijos de Barcelona, vosotros me habéis pedido! 2017-01-22
• Como que va siendo hora de gritar ¡Ya basta! 2017-01-19
• La sociedad podrida en la que vivió Federico 2017-01-18
• Mala entraña 2017-01-17
• Elecciones municipales, negro panorama para el PRI 2017-01-16
• Yunes Linares tiene a tiro de piedra a Alberto Silva 2017-01-15
• Piscacha insignificante 2017-01-12
• Ni aunque exhiban a Duarte en la plaza Lerdo 2017-01-11
• Esta vez va en serio; ya no vamos a robar 2017-01-09
• Sería cuestión de preguntarle a Javier Duarte 2017-01-08
• El barco se hunde y el capitán se está peinando 2017-01-05
• Se nos puso comprensivo el Presidente 2017-01-04
• Feliz Año Nuevo; están despedidos 2017-01-03
• Eso sí hubiera cimbrado al país, señor Yunes Linares 2017-01-02
• El espíritu navideño valió para dos cosas 2017-01-01
• Ah chingá… ¿Y nosotros por qué? 2016-12-15
• Víboras en la curul del señor diputado 2016-12-14
• Javier y Karime ¿perseguidos políticos? 2016-12-13
• Ese es su problema, señor gobernador 2016-12-12
• Aquel 12 de diciembre de hace cinco años 2016-12-11
• ¿Dónde estabas cuando mataron a John Lennon? 2016-12-08
• ¿Perdonarán y olvidarán a Adolfo Mota? 2016-12-07
• Un juicio justo para Javier Duarte 2016-12-06
• Pasquines veracruzanos en estado de coma 2016-12-05
• Tarek, Silva, Erik, Mota y Édgar, en riesgo inminente 2016-12-04
• Nadie se cimbró, pero sí hubo nota 2016-12-01
• Clementina Guerrero y la zozobra del aguinaldo 2016-11-30
• Entre cimbraderas y presuntas aprehensiones 2016-11-29
• Gina Domínguez está triste… pobre 2016-11-28
• ¿Que se murió Fidel? 2016-11-27
• Justicia por propia mano 2016-04-03
• Gómez Pelegrín, el mártir del sexenio 2016-03-31
• Los tuits de Duarte y la mano de Alberto Silva 2016-03-30
• Otra vez los policías 2016-03-29
• Lauro Hugo López, el dolor de cabeza del OPLE 2016-03-28
• Vaya poder que tiene Javier Duarte 2016-03-28
• Pésimo legado 2016-03-23
• Marzo y sus fechas casi olvidadas 2016-03-22
• De machos y mujeriegos, a los más cornudos del planeta 2016-03-21
• A Javier Duarte que se lo lleve el diablo 2016-03-20
• Duarte en su zona de confort; Pelegrín rumbo a la canonización 2016-03-17
• La lista del PRI ya está, pero ¿quién la palomeó? 2016-03-16
• Mis vicisitudes con la quincena 2016-03-15
• Ni las multitudes ni las encuestas 2016-03-14
• Duarte y Héctor; ¿reuniones subrepticias? 2016-03-13
• Primero que pague y luego que se largue a donde quiera 2016-03-10
• Genaro Ruiz ¿una opción para Héctor Yunes y para Tuxpan? 2016-03-09
• La bronca Duarte-UV explicada con palitos y bolitas 2016-03-09
• Las quejas de los jubilados y la falta de papel higiénico en la CEDH 2016-03-07
• Feliz cumpleaños viejo fullero, bribón y corrupto 2016-03-06
• El resultado número 31 de Duarte, simplemente genial 2016-03-03
• No es que Duarte sea un cínico; no está bien de sus emociones 2016-03-02
• La gris precampaña de Héctor Yunes 2016-03-01
• El discurso de un gobernador que está en otro canal 2016-02-29
• Así de veleidosa es la fama, señor Gobernador 2016-02-28
• Con la pena, pero ahí sigue 2016-02-25
• ¿Qué fue lo que pasó? 2016-02-24
• ¿Como a qué horas se va, señor gobernador? 2016-02-23
• A nosotros, qué rayos nos importa la delincuencia en Morelos 2016-02-22
• La carta de los diputados y el descontón de Graco Ramírez a JDO 2016-02-21
• Urge que el PRI se purgue 2016-02-18
• Sevicia infinita contra las mujeres 2016-02-17
• ¿Quién es el siguiente que va a denunciar? 2016-02-16
• Lo que nunca sabremos 2016-02-15
• Antes de que se vaya levante su tiradero, señor gobernador 2016-02-14
• El calendario de pagos, una tramposa jugarreta 2016-02-11
• Aquel tiempo de frutsis y pingüinos 2016-02-10
• En Veracruz todos tenemos miedo 2016-02-09
• Javier y Sara, divorcio inevitable 2016-02-08
• Ni Duarte ni Amadeo en el arranque de Héctor Yunes 2016-02-07
• Así es Gerardo Buganza; así son todos 2016-02-04
• El gabinete de Duarte perdido en su laberinto 2016-02-03
• Adolfo, Erick, Jorge y Tarek; cuatro diputados en capilla 2016-02-02
• Si Duarte no apoya a Héctor… que Dios lo ampare 2016-02-01
• El abrigo de Namiko 2016-01-31
• ¿Duartistas y fidelistas con Héctor Yunes? 2016-01-28
• Los amigos de Anilú 2016-01-28
• La verdad sobre los secuestros, hasta el próximo gobierno 2016-01-27
• Como chamacos jodidos en fiesta de niños popis 2016-01-25
• Los diputados, el aborto y la Biblia 2016-01-24
• Que se rasque con sus uñas 2016-01-21
• Las 99 cosas buenas y los zapatos de Javier Duarte 2016-01-20
• No es posible que se los haya tragado la tierra 2016-01-19
• Nunca he tratado a NamikoMatzumoto pero… 2016-01-18
• Peña Nieto engañó a Duarte como se engaña a un niño 2016-01-17
• Propuesta de JDO, mala idea contra el alcoholismo juvenil 2015-06-30
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010