El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
DESDE EL CAFÉ
Bernardo Gutiérrez Parra
2016-12-13 / 20:18:53
Javier y Karime ¿perseguidos políticos?
Leí en una columna que en estos momentos Javier Duarte y su esposa Karime Macías estarían viviendo en algún país de América con leyes laxas y bajo el status de perseguidos políticos.
Leí en una columna que en estos momentos Javier Duarte y su esposa Karime Macías estarían viviendo en algún país de América con leyes laxas y bajo el status de perseguidos políticos.



De ser cierta la versión, ambos ladrones han de estar viendo cómo pasan los días en Nicaragua, Venezuela, Bolivia o acaso en Perú. En esos cuatro países no tendrán la zozobra de una extradición inmediata.



Pero si quieren alegar persecución política, qué mal los están asesorando sus abogados.



Un perseguido político es aquel sujeto o sujeta que es acosado y hostigado en su país de origen por sus ideas políticas o religiosas. Pero ni Javier ni Karime están acusados de algo semejante.



Ambos son señalados de saquear a Veracruz; de robarse un tercio del presupuesto estatal y federal. De hurtar el dinero para las medicinas de los enfermos de los hospitales regionales y como consecuencia de esto, de ser responsables de decenas de muertes.



Además, están acusados por la PGR de delincuencia organizada, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Por su parte el SAT los acusa de evasión fiscal y un presunto desvío de 35 mil millones de pesos.



Como puede verse, ninguno de estos delitos tiene connotaciones políticas o religiosas.



Ahora, si en efecto están en una de esas cuatro naciones, su estancia les debe estar costando un ojo de la cara. Sin duda deben estar gastando más por día, que un jeque que alquile para él y su séquito tres pisos en los mejores hoteles de Nueva York, París o Madrid.



Y es que cuando se trata de agenciarse divisas imprevistas, los gobiernos de cualquier país no se andan con fregaderas y literalmente cobran en oro su protección y cobijo a los delincuentes. Y los esposos Duarte-Macías lo son.



Por ese lado tanto Javier como Karime deben estar pensando si no hubiera sido mejor robar “pero poquito” en lugar de haber dejado seco a Veracruz. La cantidad de dinero que le birlaron al estado los hace propensos a que cualquier ujier los delate.



A diferencia tuya y mía, lector, los Duarte-Macías no pueden pasear libremente por ninguna calle; no pueden asistir a un teatro, un mercado, un centro comercial, un cine, un buen restaurante o al menos a un puesto de tacos al pastor, sin que alguien los reconozca y ofrezca datos para cobrar la recompensa de 15 millones de pesos.



Ellos que tanto temen a la cárcel han de vivir encerrados; presos de su miedo en un caserón solitario.



Si quienes vivimos en este sufrido Veracruz vamos a pasar una triste Navidad, no quiero imaginar la que pasarán ese par de ladrones en una sala casi en penumbras, temerosos a cualquier ruido extraño y con la zozobra de no saber a qué horas les van a echar el guante.



Una cosa es cierta: el gobierno mexicano los tiene bien ubicados y más temprano que tarde tendrá que presentarlos al populacho.



Y es que esta vez nadie está apostando al olvido.



De que los van a sacar del país donde se encuentren para meterlos a la cárcel eso que ni qué. Es un mundo de dinero lo que se robaron como para que anden libres.



Pero si quieren alegar que sufren de persecución política qué equivocados andan. El saqueo al estado, el despojo a los que menos tienen, la creación de empresas fantasma para hurtar en despoblado, las residencias fastuosas compradas con dinero del erario, los secuestros, los levantones, los asesinatos, la inseguridad en la que quedó Veracruz, no son delitos políticos.



Ambos son un par de delincuentes que tienen que pagar con cárcel por lo que hicieron y devolver lo que se robaron. Así de simple.



bernardogup@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Francisco Arango, el rival más débil en Tuxpan 2017-02-27
• Patético espectáculo 2017-02-26
• Una de chapulines y chaqueteros 2017-02-23
• Torpes pleitos de verdulería 2017-02-22
• El valor agregado de Yunes Linares 2017-02-21
• La frase de Karime 2017-02-20
• La autopsia dirá si el PRI tenía salvación 2017-02-19
• La traición sí paga… y paga muy bien 2017-02-16
• Veracruz; un gigantesco aeropuerto 2017-02-15
• ¿A quién no se transó Javier Duarte? 2017-02-14
• La tranquilidad vuelve a coquetear con Tuxpan 2017-02-14
• Rémoras del erario 2017-02-12
• Déjense de lamentos y voten por el PRI 2017-02-09
• Atraco en Martínez de la Torre 2017-02-08
• Aquí nomás, manteniendo zánganos 2017-02-07
• Bermúdez Zurita prepara maletas 2017-02-06
• Renato Alarcón y el alcoholismo del PRI 2017-02-05
• ¿Engañaron a MAYL o él mintió por su cuenta? 2017-02-02
• El escape de la banda 2017-02-02
• Ese líder justiciero llamado César del Ángel 2017-01-31
• Por aquí llega la ayuda y por acá les dejan a los muertos 2017-01-31
• Más desangelado, imposible 2017-01-29
• Una charla con Ezequiel Castañeda en nuestro viejo barrio 2017-01-26
• Un lacónico y apremiante “Pélate” 2017-01-25
• ¿Javier Duarte muerto? Ni lo quiera Dios 2017-01-24
• ¿Y lo demás, don Fidel? 2017-01-23
• ¡Hijos de Barcelona, vosotros me habéis pedido! 2017-01-22
• Como que va siendo hora de gritar ¡Ya basta! 2017-01-19
• La sociedad podrida en la que vivió Federico 2017-01-18
• Mala entraña 2017-01-17
• Elecciones municipales, negro panorama para el PRI 2017-01-16
• Yunes Linares tiene a tiro de piedra a Alberto Silva 2017-01-15
• Piscacha insignificante 2017-01-12
• Ni aunque exhiban a Duarte en la plaza Lerdo 2017-01-11
• Américo para el PRI; no hay más 2017-01-10
• Esta vez va en serio; ya no vamos a robar 2017-01-09
• Sería cuestión de preguntarle a Javier Duarte 2017-01-08
• El barco se hunde y el capitán se está peinando 2017-01-05
• Se nos puso comprensivo el Presidente 2017-01-04
• Feliz Año Nuevo; están despedidos 2017-01-03
• Eso sí hubiera cimbrado al país, señor Yunes Linares 2017-01-02
• El espíritu navideño valió para dos cosas 2017-01-01
• Ah chingá… ¿Y nosotros por qué? 2016-12-15
• Víboras en la curul del señor diputado 2016-12-14
• Ese es su problema, señor gobernador 2016-12-12
• Aquel 12 de diciembre de hace cinco años 2016-12-11
• ¿Dónde estabas cuando mataron a John Lennon? 2016-12-08
• ¿Perdonarán y olvidarán a Adolfo Mota? 2016-12-07
• Un juicio justo para Javier Duarte 2016-12-06
• Pasquines veracruzanos en estado de coma 2016-12-05
• Tarek, Silva, Erik, Mota y Édgar, en riesgo inminente 2016-12-04
• Nadie se cimbró, pero sí hubo nota 2016-12-01
• Clementina Guerrero y la zozobra del aguinaldo 2016-11-30
• Entre cimbraderas y presuntas aprehensiones 2016-11-29
• Gina Domínguez está triste… pobre 2016-11-28
• ¿Que se murió Fidel? 2016-11-27
• Justicia por propia mano 2016-04-03
• Gómez Pelegrín, el mártir del sexenio 2016-03-31
• Los tuits de Duarte y la mano de Alberto Silva 2016-03-30
• Otra vez los policías 2016-03-29
• Lauro Hugo López, el dolor de cabeza del OPLE 2016-03-28
• Vaya poder que tiene Javier Duarte 2016-03-28
• Pésimo legado 2016-03-23
• Marzo y sus fechas casi olvidadas 2016-03-22
• De machos y mujeriegos, a los más cornudos del planeta 2016-03-21
• A Javier Duarte que se lo lleve el diablo 2016-03-20
• Duarte en su zona de confort; Pelegrín rumbo a la canonización 2016-03-17
• La lista del PRI ya está, pero ¿quién la palomeó? 2016-03-16
• Mis vicisitudes con la quincena 2016-03-15
• Ni las multitudes ni las encuestas 2016-03-14
• Duarte y Héctor; ¿reuniones subrepticias? 2016-03-13
• Primero que pague y luego que se largue a donde quiera 2016-03-10
• Genaro Ruiz ¿una opción para Héctor Yunes y para Tuxpan? 2016-03-09
• La bronca Duarte-UV explicada con palitos y bolitas 2016-03-09
• Las quejas de los jubilados y la falta de papel higiénico en la CEDH 2016-03-07
• Feliz cumpleaños viejo fullero, bribón y corrupto 2016-03-06
• El resultado número 31 de Duarte, simplemente genial 2016-03-03
• No es que Duarte sea un cínico; no está bien de sus emociones 2016-03-02
• La gris precampaña de Héctor Yunes 2016-03-01
• El discurso de un gobernador que está en otro canal 2016-02-29
• Así de veleidosa es la fama, señor Gobernador 2016-02-28
• Con la pena, pero ahí sigue 2016-02-25
• ¿Qué fue lo que pasó? 2016-02-24
• ¿Como a qué horas se va, señor gobernador? 2016-02-23
• A nosotros, qué rayos nos importa la delincuencia en Morelos 2016-02-22
• La carta de los diputados y el descontón de Graco Ramírez a JDO 2016-02-21
• Urge que el PRI se purgue 2016-02-18
• Sevicia infinita contra las mujeres 2016-02-17
• ¿Quién es el siguiente que va a denunciar? 2016-02-16
• Lo que nunca sabremos 2016-02-15
• Antes de que se vaya levante su tiradero, señor gobernador 2016-02-14
• El calendario de pagos, una tramposa jugarreta 2016-02-11
• Aquel tiempo de frutsis y pingüinos 2016-02-10
• En Veracruz todos tenemos miedo 2016-02-09
• Javier y Sara, divorcio inevitable 2016-02-08
• Ni Duarte ni Amadeo en el arranque de Héctor Yunes 2016-02-07
• Así es Gerardo Buganza; así son todos 2016-02-04
• El gabinete de Duarte perdido en su laberinto 2016-02-03
• Adolfo, Erick, Jorge y Tarek; cuatro diputados en capilla 2016-02-02
• Si Duarte no apoya a Héctor… que Dios lo ampare 2016-02-01
• El abrigo de Namiko 2016-01-31
• ¿Duartistas y fidelistas con Héctor Yunes? 2016-01-28
• Los amigos de Anilú 2016-01-28
• La verdad sobre los secuestros, hasta el próximo gobierno 2016-01-27
• Como chamacos jodidos en fiesta de niños popis 2016-01-25
• Los diputados, el aborto y la Biblia 2016-01-24
• Que se rasque con sus uñas 2016-01-21
• Las 99 cosas buenas y los zapatos de Javier Duarte 2016-01-20
• No es posible que se los haya tragado la tierra 2016-01-19
• Nunca he tratado a NamikoMatzumoto pero… 2016-01-18
• Peña Nieto engañó a Duarte como se engaña a un niño 2016-01-17
• Propuesta de JDO, mala idea contra el alcoholismo juvenil 2015-06-30
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010