El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
DESDE EL CAFÉ
Bernardo Gutiérrez Parra
2016-12-06 / 19:57:32
Un juicio justo para Javier Duarte
Hasta mediados de los años noventa del siglo anterior el señor Bernard Lawrence Madoff, presidente de una firma de inversiones que llevaba su nombre, era el Sensey de los negocios y todo mundo quería invertir con él porque ofrecía ganancias fabulosas.

Berny era tratado casi con veneración por acaudalados hombres de negocios, fundaciones altruistas, bancos, aseguradoras y empresas privadas. Pero a todos se los llevó al baile al desfalcarlos con más de 50 mil millones de dólares en la que se considera la estafa más grande de la historia hecha por un solo sujeto.

Entre los defraudados hubo cientos de mexicanos y no pocos se suicidaron al perder los ahorros de toda su vida.

Tras encontrarlo culpable, el juez federal Denny Chin ordenó que le embargaran todas sus propiedades y sus cuentas bancarias y lo condenó a purgar una pena de 150 años de cárcel.

Ante la sorpresa por tamaña condena, el juez dijo que el juicio había sido justo; que estaba consciente que Madoff jamás pasaría tantos años en prisión, pero la condena era una advertencia para todos los grandes estafadores a los que les esperaba una cantidad igual de años.

Algo así es lo que está deseando el país entero que suceda con los políticos corruptos.

Sexenios van, sexenios vienen y vemos impotentes cómo los gobernantes de hoy roban más que los de antaño y nadie les hace nada. Duarte de Ochoa es un ejemplo de esos especímenes.

El día que lo apañen, Javier Duarte no tendrá un juicio justo porque lo defenderá un costosísimo bufete de abogados que serán pagados con dinero que robó a los veracruzanos.

No tendrá un juicio justo porque ese cuerpo de abogados recurrirá a las rendijas que tiene la ley para ponerlo en libertad.

No tendrá un juicio justo porque por mucho dinero que invierta en esos abogados, le quedará suficiente no sólo para él, sino para que lo disfruten sus bisnietos que aún no nacen.

Un juicio justo será que como a Madoff, un juez ordene que le incauten sus bienes y le congelen sus cuentas bancarias para que lo defienda un abogado de oficio.

Un juicio justo será que devuelva todo lo que se robó y se quede con los dos autos usados, las dos casas, la irrisoria cuenta bancaria que declaró en su declaración patrimonial y un porcentaje de su sueldo como gobernador.

Un juicio justo será que pague con pena corporal por el homicidio múltiple de cientos de enfermos que murieron en los 32 centros de salud de Veracruz, ya que nunca les llegó el medicamento que el gobierno estatal estaba obligado a otorgarles. Los millones de pesos para esas medicinas se evaporaron en una empresa fantasma.

Un juicio justo será que pague por cada millón de los 33 mil millones de pesos que tanto él como su familia y sus colaboradores cercanos se robaron.

Un juicio justo será que pague con cárcel por cada peso de la deuda pública que nos heredó; por cada metro de carretera que no se construyó; por cada ladrillo para aulas escolares que nunca se levantaron, por cada kilo de cemento para obras que jamás se realizaron.

Un juicio justo será que pague por el hambre de los 500 mil miserables que dejó su sexenio a los que literalmente les quitó el pan de la boca; por los obreros sin trabajo, por los campesinos sin insumos, por los empresarios que cerraron sus fuentes de empleo.

Que aparte de devolver lo que hurtó, pague con larguísimos años en prisión por su desfalco; por la inseguridad del estado; por tantos crímenes impunes.

Eso será un juicio justo para el ladrón más grande en la historia de esta entidad, y para sus familiares, sus amigos y colaboradores que le ayudaron a robar.

Con un ejemplo así, te aseguro lector en adelante los gobernantes le pensarán dos veces antes de meterle mano a un cajón que no sea de ellos.

Con un ejemplo así se acabarán los corruptos. Me canso que sí.

¿Habrá un juicio de ese tamaño para Duarte y su pandilla?

Déjenlo trabajar

Raúl Martínez Chávez el flamante Director de Radio Televisión de Veracruz, tiene apenas cuatro días en el cargo y mentes calenturientas ya lo quieren tumbar.

Varios sujetos que se quedaron con las ganas de ese puesto se han dedicado a difundir en redes sociales, ataques malintencionados y alejados de la verdad con tan de bajarlo del cargo. Pero no lo lograrán.

Raúl no es ningún improvisado, está en RTV porque aparte de ser una persona vinculada a los medios los conoce muy bien.

Además, es un tipo ordenado y organizado que trabajará principalmente en la generación de contenidos que tanta falta le hacen a RTV.

Déjenlo trabajar, señores. Dejen que se vea su mano y después critiquen.

bernardogup@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Por aquí llega la ayuda y por acá les dejan a los muertos 2017-01-31
• Más desangelado, imposible 2017-01-29
• Una charla con Ezequiel Castañeda en nuestro viejo barrio 2017-01-26
• Un lacónico y apremiante “Pélate” 2017-01-25
• ¿Javier Duarte muerto? Ni lo quiera Dios 2017-01-24
• ¿Y lo demás, don Fidel? 2017-01-23
• ¡Hijos de Barcelona, vosotros me habéis pedido! 2017-01-22
• Como que va siendo hora de gritar ¡Ya basta! 2017-01-19
• La sociedad podrida en la que vivió Federico 2017-01-18
• Mala entraña 2017-01-17
• Elecciones municipales, negro panorama para el PRI 2017-01-16
• Yunes Linares tiene a tiro de piedra a Alberto Silva 2017-01-15
• Piscacha insignificante 2017-01-12
• Ni aunque exhiban a Duarte en la plaza Lerdo 2017-01-11
• Américo para el PRI; no hay más 2017-01-10
• Esta vez va en serio; ya no vamos a robar 2017-01-09
• Sería cuestión de preguntarle a Javier Duarte 2017-01-08
• El barco se hunde y el capitán se está peinando 2017-01-05
• Se nos puso comprensivo el Presidente 2017-01-04
• Feliz Año Nuevo; están despedidos 2017-01-03
• Eso sí hubiera cimbrado al país, señor Yunes Linares 2017-01-02
• El espíritu navideño valió para dos cosas 2017-01-01
• Ah chingá… ¿Y nosotros por qué? 2016-12-15
• Víboras en la curul del señor diputado 2016-12-14
• Javier y Karime ¿perseguidos políticos? 2016-12-13
• Ese es su problema, señor gobernador 2016-12-12
• Aquel 12 de diciembre de hace cinco años 2016-12-11
• ¿Dónde estabas cuando mataron a John Lennon? 2016-12-08
• ¿Perdonarán y olvidarán a Adolfo Mota? 2016-12-07
• Pasquines veracruzanos en estado de coma 2016-12-05
• Tarek, Silva, Erik, Mota y Édgar, en riesgo inminente 2016-12-04
• Nadie se cimbró, pero sí hubo nota 2016-12-01
• Clementina Guerrero y la zozobra del aguinaldo 2016-11-30
• Entre cimbraderas y presuntas aprehensiones 2016-11-29
• Gina Domínguez está triste… pobre 2016-11-28
• ¿Que se murió Fidel? 2016-11-27
• Justicia por propia mano 2016-04-03
• Gómez Pelegrín, el mártir del sexenio 2016-03-31
• Los tuits de Duarte y la mano de Alberto Silva 2016-03-30
• Otra vez los policías 2016-03-29
• Lauro Hugo López, el dolor de cabeza del OPLE 2016-03-28
• Vaya poder que tiene Javier Duarte 2016-03-28
• Pésimo legado 2016-03-23
• Marzo y sus fechas casi olvidadas 2016-03-22
• De machos y mujeriegos, a los más cornudos del planeta 2016-03-21
• A Javier Duarte que se lo lleve el diablo 2016-03-20
• Duarte en su zona de confort; Pelegrín rumbo a la canonización 2016-03-17
• La lista del PRI ya está, pero ¿quién la palomeó? 2016-03-16
• Mis vicisitudes con la quincena 2016-03-15
• Ni las multitudes ni las encuestas 2016-03-14
• Duarte y Héctor; ¿reuniones subrepticias? 2016-03-13
• Primero que pague y luego que se largue a donde quiera 2016-03-10
• Genaro Ruiz ¿una opción para Héctor Yunes y para Tuxpan? 2016-03-09
• La bronca Duarte-UV explicada con palitos y bolitas 2016-03-09
• Las quejas de los jubilados y la falta de papel higiénico en la CEDH 2016-03-07
• Feliz cumpleaños viejo fullero, bribón y corrupto 2016-03-06
• El resultado número 31 de Duarte, simplemente genial 2016-03-03
• No es que Duarte sea un cínico; no está bien de sus emociones 2016-03-02
• La gris precampaña de Héctor Yunes 2016-03-01
• El discurso de un gobernador que está en otro canal 2016-02-29
• Así de veleidosa es la fama, señor Gobernador 2016-02-28
• Con la pena, pero ahí sigue 2016-02-25
• ¿Qué fue lo que pasó? 2016-02-24
• ¿Como a qué horas se va, señor gobernador? 2016-02-23
• A nosotros, qué rayos nos importa la delincuencia en Morelos 2016-02-22
• La carta de los diputados y el descontón de Graco Ramírez a JDO 2016-02-21
• Urge que el PRI se purgue 2016-02-18
• Sevicia infinita contra las mujeres 2016-02-17
• ¿Quién es el siguiente que va a denunciar? 2016-02-16
• Lo que nunca sabremos 2016-02-15
• Antes de que se vaya levante su tiradero, señor gobernador 2016-02-14
• El calendario de pagos, una tramposa jugarreta 2016-02-11
• Aquel tiempo de frutsis y pingüinos 2016-02-10
• En Veracruz todos tenemos miedo 2016-02-09
• Javier y Sara, divorcio inevitable 2016-02-08
• Ni Duarte ni Amadeo en el arranque de Héctor Yunes 2016-02-07
• Así es Gerardo Buganza; así son todos 2016-02-04
• El gabinete de Duarte perdido en su laberinto 2016-02-03
• Adolfo, Erick, Jorge y Tarek; cuatro diputados en capilla 2016-02-02
• Si Duarte no apoya a Héctor… que Dios lo ampare 2016-02-01
• El abrigo de Namiko 2016-01-31
• ¿Duartistas y fidelistas con Héctor Yunes? 2016-01-28
• Los amigos de Anilú 2016-01-28
• La verdad sobre los secuestros, hasta el próximo gobierno 2016-01-27
• Como chamacos jodidos en fiesta de niños popis 2016-01-25
• Los diputados, el aborto y la Biblia 2016-01-24
• Que se rasque con sus uñas 2016-01-21
• Las 99 cosas buenas y los zapatos de Javier Duarte 2016-01-20
• No es posible que se los haya tragado la tierra 2016-01-19
• Nunca he tratado a NamikoMatzumoto pero… 2016-01-18
• Peña Nieto engañó a Duarte como se engaña a un niño 2016-01-17
• Propuesta de JDO, mala idea contra el alcoholismo juvenil 2015-06-30
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010