El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
DESDE EL CAFÉ
Bernardo Gutiérrez Parra
2016-11-28 / 19:36:45
Gina Domínguez está triste… pobre
Según Gina Domínguez, Coordinadora de Comunicación Social del Gobierno durante los primeros tres años del sexenio de Javier Duarte, no estaba al tanto de las rapacerías de su ex jefe y amigo. Ella no sabía nada.
Según Gina Domínguez, Coordinadora de Comunicación Social del Gobierno durante los primeros tres años del sexenio de Javier Duarte, no estaba al tanto de las rapacerías de su ex jefe y amigo. Ella no sabía nada.

Quiero suponer que llegaba todos los días a su oficina, veía la síntesis informativa, revisaba las notas positivas y las poquísimas negativas que había sobre su patrón, le pasaba una relación de ambas, veía los noticieros televisivos y ya.

Gina dice que ignoraba lo que ocurría tras bambalinas entre Duarte y su pandilla. Al igual que una recién nacida, era ajena por completo a las tramas truculentas que se cocinaban en el despacho del gobernador.

Este fin de semana en Coatzacoalcos y ante los reporteros, se dijo “desencantada” por el cúmulo de acusaciones que pesan sobre Duarte de Ochoa.

Modelo de honradez como ha sido en su vida profesional, se desmarcó de las empresas fantasma y aseguró que no tuvo nada que ver.

Imagino que tampoco tuvo nada que ver con el ahorcamiento económico a los medios que no eran afines al gobernador. Y nada con la forma en que otorgaba los convenios: “Tendrás un buen convenio si corres al reportero Fulano de Tal”.

Quiero pensar que fue ajena al hostigamiento y persecución de decenas de periodistas y que ese rumor que circula por ahí, en el sentido de que durante la campaña de Duarte llegaron a su casa cajas de huevo repletas de billetes para repartirlos a los medios “amigos”, es eso: un simple rumor.

Y es que leyendo la nota informativa del sábado anterior se enternece uno; me cae que sí.

“Lo que vemos hoy nos sorprende a todos, incluso a los que trabajamos muy de cerca (con Duarte)”, dijo la mujer.

Gina mostró su pasmo al saber que su súper cuate resultó ser el ladrón más grande en la historia de Veracruz. “¿En dónde se perdió… por qué se perdió? honestamente no lo sé”.

Después de leer la entrevista completa llegué a la conclusión de que Gina es inocente. Tanto como lo son los diputados priistas veracruzanos que están en el Congreso Federal y los que despachan en la nueva Legislatura local.

Tan inocente como un ladrón sorprendido con el botín mientras se brinca la cerca de la casa asaltada.

Pero la bronca es que ahora nadie es culpable de la bancarrota política, social y económica que hunde a Veracruz. Nadie, ni siquiera Javier Duarte que hace poco más de cuarenta días dijo en televisión nacional que pediría licencia a la gubernatura para defenderse (porque soy inocente de las acusaciones que me imputan), pero no se iría de Veracruz.

¿Quién o quiénes tienen los miles de millones de pesos de la deuda que agobia al estado? ¿En qué bolsillo está el dinero destinado a los más necesitados? ¿Dónde quedó el efectivo para aulas, carreteras, hospitales, medicinas, escuelas y mercados?

¿Quién o quiénes son los responsables?

Gina Domínguez no lo es… según Gina Domínguez.

Y tan ajena es a los actos de pillaje que la noticia la entristeció. “Me siento triste cuando veo estas cosas, se los confieso”, dijo a los reporteros.

Caray… tantito más de enjundia que le hubiera puesto a la frase y habría hecho llorar a los colegas de Coatza.

Lo cierto es que es difícil creerle a esta mujer que estuvo cerca de Javier Duarte desde los tiempos de Fidel Herrera y lo conoce a la perfección.

Difícil créele cuando más que su Coordinadora de Comunicación fue su vocera y consejera.

Gina no es ajena a los desgarriates de su ex jefe y eso se sabrá cuando éste sea detenido y cante lo que tenga que cantar.

Lo malo de Gina no es que mienta, sino que piense que los veracruzanos somos bien pendejos y vamos a creer en sus lágrimas de cocodrilo.

bernardogup@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• ¿Dónde estabas cuando mataron a John Lennon? 2016-12-08
• ¿Perdonarán y olvidarán a Adolfo Mota? 2016-12-07
• Un juicio justo para Javier Duarte 2016-12-06
• Pasquines veracruzanos en estado de coma 2016-12-05
• Tarek, Silva, Erik, Mota y Édgar, en riesgo inminente 2016-12-04
• Nadie se cimbró, pero sí hubo nota 2016-12-01
• Clementina Guerrero y la zozobra del aguinaldo 2016-11-30
• Entre cimbraderas y presuntas aprehensiones 2016-11-29
• ¿Que se murió Fidel? 2016-11-27
• Justicia por propia mano 2016-04-03
• Gómez Pelegrín, el mártir del sexenio 2016-03-31
• Los tuits de Duarte y la mano de Alberto Silva 2016-03-30
• Otra vez los policías 2016-03-29
• Lauro Hugo López, el dolor de cabeza del OPLE 2016-03-28
• Vaya poder que tiene Javier Duarte 2016-03-28
• Pésimo legado 2016-03-23
• Marzo y sus fechas casi olvidadas 2016-03-22
• De machos y mujeriegos, a los más cornudos del planeta 2016-03-21
• A Javier Duarte que se lo lleve el diablo 2016-03-20
• Duarte en su zona de confort; Pelegrín rumbo a la canonización 2016-03-17
• La lista del PRI ya está, pero ¿quién la palomeó? 2016-03-16
• Mis vicisitudes con la quincena 2016-03-15
• Ni las multitudes ni las encuestas 2016-03-14
• Duarte y Héctor; ¿reuniones subrepticias? 2016-03-13
• Primero que pague y luego que se largue a donde quiera 2016-03-10
• Genaro Ruiz ¿una opción para Héctor Yunes y para Tuxpan? 2016-03-09
• La bronca Duarte-UV explicada con palitos y bolitas 2016-03-09
• Las quejas de los jubilados y la falta de papel higiénico en la CEDH 2016-03-07
• Feliz cumpleaños viejo fullero, bribón y corrupto 2016-03-06
• El resultado número 31 de Duarte, simplemente genial 2016-03-03
• No es que Duarte sea un cínico; no está bien de sus emociones 2016-03-02
• La gris precampaña de Héctor Yunes 2016-03-01
• El discurso de un gobernador que está en otro canal 2016-02-29
• Así de veleidosa es la fama, señor Gobernador 2016-02-28
• Con la pena, pero ahí sigue 2016-02-25
• ¿Qué fue lo que pasó? 2016-02-24
• ¿Como a qué horas se va, señor gobernador? 2016-02-23
• A nosotros, qué rayos nos importa la delincuencia en Morelos 2016-02-22
• La carta de los diputados y el descontón de Graco Ramírez a JDO 2016-02-21
• Urge que el PRI se purgue 2016-02-18
• Sevicia infinita contra las mujeres 2016-02-17
• ¿Quién es el siguiente que va a denunciar? 2016-02-16
• Lo que nunca sabremos 2016-02-15
• Antes de que se vaya levante su tiradero, señor gobernador 2016-02-14
• El calendario de pagos, una tramposa jugarreta 2016-02-11
• Aquel tiempo de frutsis y pingüinos 2016-02-10
• En Veracruz todos tenemos miedo 2016-02-09
• Javier y Sara, divorcio inevitable 2016-02-08
• Ni Duarte ni Amadeo en el arranque de Héctor Yunes 2016-02-07
• Así es Gerardo Buganza; así son todos 2016-02-04
• El gabinete de Duarte perdido en su laberinto 2016-02-03
• Adolfo, Erick, Jorge y Tarek; cuatro diputados en capilla 2016-02-02
• Si Duarte no apoya a Héctor… que Dios lo ampare 2016-02-01
• El abrigo de Namiko 2016-01-31
• ¿Duartistas y fidelistas con Héctor Yunes? 2016-01-28
• Los amigos de Anilú 2016-01-28
• La verdad sobre los secuestros, hasta el próximo gobierno 2016-01-27
• Como chamacos jodidos en fiesta de niños popis 2016-01-25
• Los diputados, el aborto y la Biblia 2016-01-24
• Que se rasque con sus uñas 2016-01-21
• Las 99 cosas buenas y los zapatos de Javier Duarte 2016-01-20
• No es posible que se los haya tragado la tierra 2016-01-19
• Nunca he tratado a NamikoMatzumoto pero… 2016-01-18
• Peña Nieto engañó a Duarte como se engaña a un niño 2016-01-17
• Propuesta de JDO, mala idea contra el alcoholismo juvenil 2015-06-30
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010