El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
DESDE EL CAFÉ
Bernardo Gutiérrez Parra
2016-11-27 / 20:03:00
¿Que se murió Fidel?
Fue el sábado como a eso de las dos de la madrugada que me enteré de la noticia. Acababa de llegar de una fiestecita medio atarantado por los humos del alcohol cuando prendí mi computadora y ahí estaba.
Fue el sábado como a eso de las dos de la madrugada que me enteré de la noticia. Acababa de llegar de una fiestecita medio atarantado por los humos del alcohol cuando prendí mi computadora y ahí estaba.

Murió Fidel, decían los principales portales del país y supe que esa sería la nota de ocho en los diarios nacionales y estatales.

Qué suerte tiene este hombre, pensé. Qué maldita buena suerte. Mira que morirse cuando Veracruz está incendiado por su culpa y por culpa de su sucesor.

Mira que morirse sin encarar a la justicia que tendrá que archivar quizá para siempre su voluminoso expediente.

Mira que venirse a morir sin aclarar por qué le abrió la puerta a la delincuencia organizada, por qué negoció con ellos y por qué convirtió a Veracruz en refugio y morada de criminales.

Mira que venirse a morir cuando fue el verdadero arquitecto del desastre.

Murió Fidel, cabeceó El País y supuse que eran normal ya que el individuo fue cónsul en Barcelona. Pero me pareció una exageración que The New York Times y The Washington Post hicieran lo mismo.

También me pareció un despropósito que Donald Trump se ocupara de él. “Fue un dictador brutal que sojuzgó a su pueblo”, dijo el güero impresentable.

Digo, tampoco. Que sea menos.

Fidel no fue un dictador aunque ganas no le faltaron. Tampoco sojuzgó a nadie. Por el contrario, era un tipo abierto y campechano que mientras te daba una palmadita en la espalda te volaba la cartera. Pero hasta ahí.

Eso sí, hasta que se demuestre lo contrario fue un ladrón, fullero, mentiroso y mafioso.

“La historia registrará y juzgará el enorme impacto de esta figura singular en su pueblo y en el mundo”, dijo Barack Obama.

¿Barack Obama? Ah chingá… ¿de qué Fidel está hablando?

Un repaso a las notas me hizo ver que los estragos que ocasiona el alcohol en un cuerpo adormilado son muy carajos. Ustedes han de perdonar.

Leyendo con más atención me vine a enterar que el pasado viernes cerca de la medianoche murió Fidel Castro, el artífice de la revolución cubana. El otro, el que fue gobernador de Veracruz y dejó como su sucesor al ratero más nefasto que ha tenido la entidad, ese sigue gozando de cabal salud y burlándose de la justicia, amparado en ese manto protector que se llama impunidad.



El día que fui por unos cigarros



El pasado 4 de abril escribí como remate a mi columna: “Voy por unos cigarros, luego regreso”. Y en efecto, fui a comprar unos cigarros, necesitaba fumar un aromático Delicado, tomarme una taza de café y meditar sobre el trabajo que acababa de aceptar: la Dirección de Información de la oficina de Comunicación Social del Gobierno del Estado.

En otras circunstancias el nombramiento hubiera sido la envidia de mis compañeros de oficio, pero en las circunstancias que había en abril y en los meses que siguieron fue como aceptar una papa bien caliente.

Esto bastó para que algunos me tacharan de incongruente.

Con lo crítico que he sido de Javier Duarte es natural que pensaran de esa manera. Pero nada más alejado de la realidad. Seguiré siendo crítico de ese sujeto, entre otras cosas porque fui a trabajar para el Gobierno del Estado y no para Duarte de Ochoa.

A quienes me calificaron de incongruente les presento mis respetos, pero nunca lo fui. Incongruencia hubiera sido seguir escribiendo mi columna y que ésta se hubiese llenado de calificativos laudatorios para un tipo despreciable.

Nada de eso hice. Lo que he escrito sobre Javier Duarte escrito está, lo sostengo y no le corregiré ni una coma.

A quienes me dieron el beneficio de la duda se los agradezco en todo lo que vale.

Y a ti querido lector, te agradezco que te vuelvas a asomar a este espacio y me acompañes con tus criticas, sugerencias y cometarios.

Hoy regreso a mi trinchera a ejercer el oficio que me apasiona. Eso es todo.

bernardogup@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• ¿Dónde estabas cuando mataron a John Lennon? 2016-12-08
• ¿Perdonarán y olvidarán a Adolfo Mota? 2016-12-07
• Un juicio justo para Javier Duarte 2016-12-06
• Pasquines veracruzanos en estado de coma 2016-12-05
• Tarek, Silva, Erik, Mota y Édgar, en riesgo inminente 2016-12-04
• Nadie se cimbró, pero sí hubo nota 2016-12-01
• Clementina Guerrero y la zozobra del aguinaldo 2016-11-30
• Entre cimbraderas y presuntas aprehensiones 2016-11-29
• Gina Domínguez está triste… pobre 2016-11-28
• Justicia por propia mano 2016-04-03
• Gómez Pelegrín, el mártir del sexenio 2016-03-31
• Los tuits de Duarte y la mano de Alberto Silva 2016-03-30
• Otra vez los policías 2016-03-29
• Lauro Hugo López, el dolor de cabeza del OPLE 2016-03-28
• Vaya poder que tiene Javier Duarte 2016-03-28
• Pésimo legado 2016-03-23
• Marzo y sus fechas casi olvidadas 2016-03-22
• De machos y mujeriegos, a los más cornudos del planeta 2016-03-21
• A Javier Duarte que se lo lleve el diablo 2016-03-20
• Duarte en su zona de confort; Pelegrín rumbo a la canonización 2016-03-17
• La lista del PRI ya está, pero ¿quién la palomeó? 2016-03-16
• Mis vicisitudes con la quincena 2016-03-15
• Ni las multitudes ni las encuestas 2016-03-14
• Duarte y Héctor; ¿reuniones subrepticias? 2016-03-13
• Primero que pague y luego que se largue a donde quiera 2016-03-10
• Genaro Ruiz ¿una opción para Héctor Yunes y para Tuxpan? 2016-03-09
• La bronca Duarte-UV explicada con palitos y bolitas 2016-03-09
• Las quejas de los jubilados y la falta de papel higiénico en la CEDH 2016-03-07
• Feliz cumpleaños viejo fullero, bribón y corrupto 2016-03-06
• El resultado número 31 de Duarte, simplemente genial 2016-03-03
• No es que Duarte sea un cínico; no está bien de sus emociones 2016-03-02
• La gris precampaña de Héctor Yunes 2016-03-01
• El discurso de un gobernador que está en otro canal 2016-02-29
• Así de veleidosa es la fama, señor Gobernador 2016-02-28
• Con la pena, pero ahí sigue 2016-02-25
• ¿Qué fue lo que pasó? 2016-02-24
• ¿Como a qué horas se va, señor gobernador? 2016-02-23
• A nosotros, qué rayos nos importa la delincuencia en Morelos 2016-02-22
• La carta de los diputados y el descontón de Graco Ramírez a JDO 2016-02-21
• Urge que el PRI se purgue 2016-02-18
• Sevicia infinita contra las mujeres 2016-02-17
• ¿Quién es el siguiente que va a denunciar? 2016-02-16
• Lo que nunca sabremos 2016-02-15
• Antes de que se vaya levante su tiradero, señor gobernador 2016-02-14
• El calendario de pagos, una tramposa jugarreta 2016-02-11
• Aquel tiempo de frutsis y pingüinos 2016-02-10
• En Veracruz todos tenemos miedo 2016-02-09
• Javier y Sara, divorcio inevitable 2016-02-08
• Ni Duarte ni Amadeo en el arranque de Héctor Yunes 2016-02-07
• Así es Gerardo Buganza; así son todos 2016-02-04
• El gabinete de Duarte perdido en su laberinto 2016-02-03
• Adolfo, Erick, Jorge y Tarek; cuatro diputados en capilla 2016-02-02
• Si Duarte no apoya a Héctor… que Dios lo ampare 2016-02-01
• El abrigo de Namiko 2016-01-31
• ¿Duartistas y fidelistas con Héctor Yunes? 2016-01-28
• Los amigos de Anilú 2016-01-28
• La verdad sobre los secuestros, hasta el próximo gobierno 2016-01-27
• Como chamacos jodidos en fiesta de niños popis 2016-01-25
• Los diputados, el aborto y la Biblia 2016-01-24
• Que se rasque con sus uñas 2016-01-21
• Las 99 cosas buenas y los zapatos de Javier Duarte 2016-01-20
• No es posible que se los haya tragado la tierra 2016-01-19
• Nunca he tratado a NamikoMatzumoto pero… 2016-01-18
• Peña Nieto engañó a Duarte como se engaña a un niño 2016-01-17
• Propuesta de JDO, mala idea contra el alcoholismo juvenil 2015-06-30
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010