El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
EROS ORTEGA RAMOS
.
2016-05-29 / 16:23:55
Miguel Ángel Mancera y su “silbato anti-acoso”
“El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México desea disminuir el índice de violencia sexual hacia las mujeres con silbatos negros y rosas”
El pasado 26 de mayo del año en curso, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, acompañado por integrantes de su gabinete, así como por representantes de organizaciones defensoras de la mujer en el Museo de la Ciudad de México, anunció que repartirá -silbatos especiales- para mujeres y hombres, con el objetivo de prevenir la violencia sexual (específicamente, el acoso) en las calles y en el transporte público. Según como se indica al reverso del empaque de tal dispositivo, este silbato: “es un instrumento de protección para las mujeres en caso de violencia, acoso o peligro […] Cuando veas una conducta inusual, advierte a la persona que se abstenga de realizarla. Pide apoyo de los que te rodean y acciona el silbato hasta que llegue la ayuda”.

En el caso de los hombres, los silbatos se usarán para combatir de manera activa el acoso sexual. Así se lee en un folleto que viene junto con el utensilio entregado: “Cuando veas una conducta inusual o escuches el sonido de un silbato, ponte alerta y acude al lugar donde se origina. Sé parte de la solución, utiliza el silbato para pedir respaldo de otros ciudadanos y advierte al agresor que se retire de inmediato del lugar”.

Por último, en palabras del ingenuo Jefe de Gobierno: “Es un silbato que estará dando una señal de alerta a la sociedad, de que algo está pasando ahí, de que no podemos estar indiferentes […] Por ahí los tienen, el de las mujeres es el de color rosa y habrá silbatos también para los hombres, el silbato de color negro […] Me parece que es un símbolo muy importante y vamos a estar trabajando con las mujeres”.

Antes de iniciar con el breve análisis de esta medida es importante recordar que durante el balance realizado a treinta días de la implementación de la “Estrategia 30-100, Cero Tolerancia Contra la Violencia Hacia las Mujeres en el Transporte y los Espacios Públicos”, se dieron a conocer los primeros resultados, los cuales fueron, según el Jefe de Gobierno, calificados como positivos. Miguel Ángel Mancera señaló que se han trabajado en 76 estaciones, así como en la remodelación de las terminales y de las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, -liberando espacio público- para que no haya espacios de inseguridad y recuperando espacios adjuntos a las estaciones de San Antonio Abad, Popotla y Chabacano.

Con la puesta en marcha de esta medida que pretende combatir la violencia sexual que diariamente padecen muchas mujeres en las calles de la Ciudad y en el transporte público de la misma, surgen diferentes interrogantes que cuestionan su eficiencia respecto al principal objetivo que se tiene por alcanzar; la disminución del acoso.

En primer lugar, es sumamente importante aclarar que dicha medida está sujeta a subjetividades e interpretaciones diversas respecto al actor social que la lleva a cabo, en este caso, me refiero de manera específica al uso del silbato en situación de acoso o agresión sexual por parte de la víctima. Esto quiere decir que, de acuerdo al significado que la víctima le dé a la acción social del agresor, hará uso de su instrumento de defensa. Pero ¿Y si realmente el supuesto agresor no actuó con una mínima intención de acosar a la víctima? ¿A partir de qué criterios y acciones se puede determinar que una persona es víctima de violencia sexual por parte de otra? En otras palabras, estimado lector, con este silbato nos encontramos ante el problema de su uso indebido por parte de la persona que se siente violentada sexualmente. Porque, créame, no faltarán situaciones en las que la supuesta víctima se sienta agredida cuando en realidad, la errónea interpretación de esta situará en el banquillo de los acusados a una persona común y corriente. Con este argumento, de ninguna manera quiero decir que siempre se vaya a hacer un uso indebido de tal instrumento, lo que digo es que las excepciones siempre estarán presentes.

En segundo lugar, desde mi interpretación, nos encontramos ante un mecanismo de defensa que de manera implícita y desintencionada (o al menos espero que así sea) promueve la impunidad respecto al agresor sexual que incurre en un acto de acoso. Por ejemplo, en una de las partes del folleto que viene junto con el silbato dice: “Sé parte de la solución, utiliza el silbato para pedir respaldo de otros ciudadanos y advierte al agresor que se retire de inmediato del lugar”. Eso quiere decir que si sorprendemos a una persona cometiendo cualquier acto de violencia sexual ¿Debemos de solicitarle que se marche en cuanto antes de ese lugar, pese a que fuimos testigos de un delito? Si es así ¿En dónde queda la sanción correspondiente para tal agresión?

Y en tercer lugar, parece ser que el Doctor Mancera no le da ni le dará la menor importancia al ámbito cultural en este tipo de problemáticas. Esta clase de medidas que buscan disminuir la violencia sexual en la Ciudad podrán contrarrestar de manera superficial y pasajera los índices y cifras de esta problemática, pero no brindan una solución de raíz a la misma. Ojalá y la solución fuera tan sencilla como pitar un silbato y concientizar al agresor con un simple diálogo respecto a la falta tan grave que está cometiendo. El problema va más allá de esto. Nos encontramos ante una problemática social, educativa, cultural y normativa. Una problemática que requiere un profundo análisis respecto a los actores sociales que son partícipes de ella; ¿Cuáles son los motivos por los cuáles lo hacen?, ¿Con qué finalidad lo hacen? Respecto a sus inicios y prácticas cotidianas en distintos espacios sociales; ¿De dónde aprendieron estas formas de comportamiento? Respecto a su reproducción sistemática, explicita e implícita en el comportamiento de sus practicantes; ¿Los agresores se dan cuenta de lo que hacen? Y si sí ¿Por qué lo siguen haciendo? Y respecto a las sanciones que, en caso de la violación a las reglas estatuidas, se harán acreedores sus practicantes.

Por lo visto, para encontrar una solución eficaz a la violencia sexual que, según la ONU, fue la más practicada en nuestro país en el año de 2011, se tienen que llevar a cabo estudios interdisciplinarios más minuciosos en los que sobresalga de manera obligada la tremenda carga cultural y social que inevitablemente los permea. Sólo así se podrá visualizar una solución de fondo, más allá de silbatos que, en vez de solucionar dicha problemática en aumento, ofende la inteligencia de todo aquel que de manera consciente y activa busca soluciones a situaciones en donde la violencia sexual es la principal motivación para actuar.

Para terminar, las personas que deseen adquirir su silbato anti-acoso, deberán solicitarlo en la Dirección Ejecutiva de Justicia Cívica, localizada en Plaza de la Constitución #2, segundo piso, oficina 210, en la colonia Centro de la Ciudad de México.

Gracias por su lectura.



@erosuamero

*Eros Ortega Ramos es licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.



Nos interesa tu opinión

   Más entradas
• El “Peligro para México” lidera las preferencias electorales rumbo a las elecciones presidenciales del 2018 2017-01-16
• El gasolinazo y su vandalismo como muestra de descomposición social 2017-01-07
• El PRI y sus “gasolinazos” interminables 2017-01-02
• El PRI y sus “gasolinazos” interminables 2017-01-01
• La construcción de una cultura vial y de participación política 2016-11-26
• La normalización del trabajo no remunerado y la nueva esclavitud 2016-11-19
• Donald John Trump: el Presidente No. 45 de los Estados Unidos de América 2016-11-13
• El surgimiento del llamado “Justiciero anónimo” 2016-11-05
• La inseguridad en el transporte público de la Zona Metropolitana del Valle de México 2016-10-29
• El feminicidio en México y en América Latina 2016-10-22
• La renuncia de Javier Duarte a la gubernatura de Veracruz 2016-10-15
• Eruviel Ávila Villegas y Pablo Bedolla López; los dos rostros del poder en el Estado de México 2016-10-08
• Rogers Waters y la polémica de su protesta social 2016-10-02
• El Mexicable en Ecatepec; polémica y disgustos 2016-09-28
• El Mexicable en Ecatepec; polémica y disgustos 2016-09-25
• El matrimonio igualitario, la hipocresía de la Iglesia y la pederastia en el Vaticano 2016-09-18
• El MAES y la exclusión de miles de aspirantes a la EducaciónSuperior 2016-09-11
• La reunión Peña/Trump; cuando es el propio presidente quien se vuelve cliente frecuente de la crítica social 2016-09-03
• Enrique Peña Nieto y la minimización de su robo intelectual 2016-08-27
• AMLO y su burlona “3de3” 2016-08-20
ver todas las entradas
• La burla de México y su fracaso en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016-08-13
• La ex primera dama, Margarita Zavala y la necesidad de hacer memoria 2016-08-06
• El fenómeno “Pokémon GO” 2016-07-31
• La importancia de la organización interna en la lucha social 2016-07-23
• . 2016-07-15
• La Universidad Autónoma Metropolitana y su lucha contra la incipiente privatización de la educación superior 2016-07-09
• La UAM y su lucha contra la incipiente privatización de la educación superior 2016-07-08
• México; de la desinformación legitimada al periodismo chacotero 2016-07-02
• México, la CNTE y su terrorismo de Estado 2016-06-22
• Estados Unidos, el terrorismo y su política armamentista 2016-06-15
• Elecciones 2016; México y su mito de la democracia representativa legítima 2016-06-07
• Y sigue el “Hoy no circula”; un panorama general del Estado de México 2016-05-22
• ¿La privatización de la educación en México? 2016-05-15
• AMLO: la tercera es la vencida 2016-05-09
• AMLO: la tercera es la vencida 2016-05-08
• El fenómeno de las “Ladies” en México: cuando las pifias ajenas se convierten en un espectáculo público 2016-04-30
• La violencia sexual en México: una grave problemática social 2016-04-23
• The Panama Papers: la corrupción que impera en el sistema financiero mundial 2016-04-16
• Las muertas de Ecatepec: una mirada al municipio más peligroso para ser mujer en el país 2016-03-31
• Donald John Trump: el candidato incómodo de la política estadunidense 2016-03-24
• El “jefe” Diego y la ignominia de sus 75 primaveras 2016-03-16
• Día internacional de la mujer: ¿Hay razones para celebrar? 2016-03-12
• El hembrismo y la tergiversación de la lucha feminista 2016-02-28
• El Papa Francisco en Ecatepec 2016-02-21
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010