El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
DESDE EL CAFÉ
Bernardo Gutiérrez Parra
2016-03-20 / 20:43:54
A Javier Duarte que se lo lleve el diablo
Cuando el teatro de la sucesión se le vino abajo a la dupla Duarte-Silva, el gobernador quedó en un patético estado de indefensión. Pero el PRI que siempre ve por sus hijos, le prometió inmunidad a cambio de que empinara a uno o dos sujetos que calmaran la sed de justicia de la raza jarocha.
Cuando el teatro de la sucesión se le vino abajo a la dupla Duarte-Silva, el gobernador quedó en un patético estado de indefensión. Pero el PRI que siempre ve por sus hijos, le prometió inmunidad a cambio de que empinara a uno o dos sujetos que calmaran la sed de justicia de la raza jarocha.

Ni tardo ni perezoso, Javier ofreció las cabezas de tres diputados federales y dos miembros de su gabinete para la piedra de los sacrificios. Los futuros inmolados quedaron listos para cuando Héctor Yunes llegara a la gubernatura y dispusiera de ellos a su antojo.

Pero las cosas han ido de mal en peor tanto para el gobernador como para un candidato cuya campaña nomás no levanta.

La deuda que tiene el gobierno estatal sólo con la Universidad Veracruzana, se ha convertido en algo más que un dolor de cabeza para el Sistema. La multitudinaria manifestación universitaria del jueves 10 de marzo y la carta que envió la rectora Sara Ladrón de Guevara al propio Duarte, urgiéndolo a que pague “sin mayor dilación ni pretextos”, prendieron una vez más los focos preventivos en el PRI y en Los Pinos.

A pesar de esto se decidió aguantar en su puesto al gobernador.

Pero una encuesta de Berumen y Asociados hizo que repicaran todas las alarmas y se encendieran los focos rojos. De acuerdo con ella el candidato del PAN, Miguel Ángel Yunes Linares, comenzó su campaña con un 37% de ventaja sobre su primo hermano y candidato del PRI, Héctor Yunes Landa que tiene 26.7%.

Nunca en la historia de Veracruz un candidato del PRI había arrancado en desventaja y menos con una de 10 puntos porcentuales.

La encuesta dice que hay un 27.7% de indecisos, cifra mayor al 26.7% de Yunes Landa y esto también causó alarma.

Está comprobado que pocos, muy pocos, son los indecisos que votan por el partido en el poder. Fueron los indecisos los que llevaron al triunfo a Fox en el 2000 sobre su contrincante Francisco Labastida, y fueron los mismos indecisos los que seis años después le dieron el triunfo de último minuto a Felipe Calderón sobre Andrés Manuel López Obrador.

Para colmo de males y para acabar de enturbiar el panorama, el voto duro del PRI se ha ido reduciendo en los últimos años a nivel nacional.

En el caso concreto de Veracruz, el voto duro de los priistas hizo dos llamadas de advertencia que fueron ignoradas; la primera en 2004 en la elección de Fidel Herrera. Fue tan cerrada esta elección que se decidió en los tribunales; y la segunda en 2010 cuando Javier Duarte ganó por 70 mil votos de muy dudosa procedencia. En ambos casos el voto duro de los tricolores no fue el esperado.

Esto ha hecho que tanto en el PRI nacional como en Los Pinos la estén pensando mejor.

¿Qué hacer cuando por vez primera el partido tricolor está en verdadero riesgo de perder la gubernatura en Veracruz y cuanto el voto duro corre el riesgo de diluirse?

Como paradoja, la solución la están ofreciendo en charola de plata los panistas.

Este fin de semana la fracción parlamentaria de PAN a nivel estatal promovió una solicitud de juicio político contra Javier Duarte y en un hecho histórico, el Congreso local le dio entrada a la propuesta.

El diario El Universal publicó en su edición de ayer bajo el título “La cabeza de Duarte” que en algunos de los despachos más relevantes del gobierno federal y del PRI, han llegado a la conclusión de que la única salida que les permitiría dar la pelea para retener la gubernatura de Veracruz es apoyar el juicio político contra el mandatario estatal.

“Este escenario está bajo análisis y en espera de luz verde, pero son mayoritarias las voces de quienes consideran que se debe enviar el mensaje de que ni el gobierno, ni el partido protegerán al gobernador para poder tener la oportunidad de conservar el estado y su altísima importancia en las elecciones presidenciales de 2018.

“Sin embargo, el objetivo primario es salvar la candidatura de Héctor Yunes Landa al gobierno veracruzano y evitar que el estado pase a manos de la alianza PRD-PAN que encabeza a Miguel Ángel Yunes. La única forma de salvar el barco, consideran, es no oponerse a que Duarte, quien desde hace mucho tiempo dejó de ser un activo para su partido, sea sentado en el banquillo de los acusados y juzgado” finaliza el comentario de El Universal.

En otras palabras, a Javier Duarte que se lo lleve el diablo.

bernardogup@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Una charla con Ezequiel Castañeda en nuestro viejo barrio 2017-01-26
• Un lacónico y apremiante “Pélate” 2017-01-25
• ¿Javier Duarte muerto? Ni lo quiera Dios 2017-01-24
• ¿Y lo demás, don Fidel? 2017-01-23
• ¡Hijos de Barcelona, vosotros me habéis pedido! 2017-01-22
• Como que va siendo hora de gritar ¡Ya basta! 2017-01-19
• La sociedad podrida en la que vivió Federico 2017-01-18
• Mala entraña 2017-01-17
• Elecciones municipales, negro panorama para el PRI 2017-01-16
• Yunes Linares tiene a tiro de piedra a Alberto Silva 2017-01-15
• Piscacha insignificante 2017-01-12
• Ni aunque exhiban a Duarte en la plaza Lerdo 2017-01-11
• Américo para el PRI; no hay más 2017-01-10
• Esta vez va en serio; ya no vamos a robar 2017-01-09
• Sería cuestión de preguntarle a Javier Duarte 2017-01-08
• El barco se hunde y el capitán se está peinando 2017-01-05
• Se nos puso comprensivo el Presidente 2017-01-04
• Feliz Año Nuevo; están despedidos 2017-01-03
• Eso sí hubiera cimbrado al país, señor Yunes Linares 2017-01-02
• El espíritu navideño valió para dos cosas 2017-01-01
• Ah chingá… ¿Y nosotros por qué? 2016-12-15
• Víboras en la curul del señor diputado 2016-12-14
• Javier y Karime ¿perseguidos políticos? 2016-12-13
• Ese es su problema, señor gobernador 2016-12-12
• Aquel 12 de diciembre de hace cinco años 2016-12-11
• ¿Dónde estabas cuando mataron a John Lennon? 2016-12-08
• ¿Perdonarán y olvidarán a Adolfo Mota? 2016-12-07
• Un juicio justo para Javier Duarte 2016-12-06
• Pasquines veracruzanos en estado de coma 2016-12-05
• Tarek, Silva, Erik, Mota y Édgar, en riesgo inminente 2016-12-04
• Nadie se cimbró, pero sí hubo nota 2016-12-01
• Clementina Guerrero y la zozobra del aguinaldo 2016-11-30
• Entre cimbraderas y presuntas aprehensiones 2016-11-29
• Gina Domínguez está triste… pobre 2016-11-28
• ¿Que se murió Fidel? 2016-11-27
• Justicia por propia mano 2016-04-03
• Gómez Pelegrín, el mártir del sexenio 2016-03-31
• Los tuits de Duarte y la mano de Alberto Silva 2016-03-30
• Otra vez los policías 2016-03-29
• Lauro Hugo López, el dolor de cabeza del OPLE 2016-03-28
• Vaya poder que tiene Javier Duarte 2016-03-28
• Pésimo legado 2016-03-23
• Marzo y sus fechas casi olvidadas 2016-03-22
• De machos y mujeriegos, a los más cornudos del planeta 2016-03-21
• Duarte en su zona de confort; Pelegrín rumbo a la canonización 2016-03-17
• La lista del PRI ya está, pero ¿quién la palomeó? 2016-03-16
• Mis vicisitudes con la quincena 2016-03-15
• Ni las multitudes ni las encuestas 2016-03-14
• Duarte y Héctor; ¿reuniones subrepticias? 2016-03-13
• Primero que pague y luego que se largue a donde quiera 2016-03-10
• Genaro Ruiz ¿una opción para Héctor Yunes y para Tuxpan? 2016-03-09
• La bronca Duarte-UV explicada con palitos y bolitas 2016-03-09
• Las quejas de los jubilados y la falta de papel higiénico en la CEDH 2016-03-07
• Feliz cumpleaños viejo fullero, bribón y corrupto 2016-03-06
• El resultado número 31 de Duarte, simplemente genial 2016-03-03
• No es que Duarte sea un cínico; no está bien de sus emociones 2016-03-02
• La gris precampaña de Héctor Yunes 2016-03-01
• El discurso de un gobernador que está en otro canal 2016-02-29
• Así de veleidosa es la fama, señor Gobernador 2016-02-28
• Con la pena, pero ahí sigue 2016-02-25
• ¿Qué fue lo que pasó? 2016-02-24
• ¿Como a qué horas se va, señor gobernador? 2016-02-23
• A nosotros, qué rayos nos importa la delincuencia en Morelos 2016-02-22
• La carta de los diputados y el descontón de Graco Ramírez a JDO 2016-02-21
• Urge que el PRI se purgue 2016-02-18
• Sevicia infinita contra las mujeres 2016-02-17
• ¿Quién es el siguiente que va a denunciar? 2016-02-16
• Lo que nunca sabremos 2016-02-15
• Antes de que se vaya levante su tiradero, señor gobernador 2016-02-14
• El calendario de pagos, una tramposa jugarreta 2016-02-11
• Aquel tiempo de frutsis y pingüinos 2016-02-10
• En Veracruz todos tenemos miedo 2016-02-09
• Javier y Sara, divorcio inevitable 2016-02-08
• Ni Duarte ni Amadeo en el arranque de Héctor Yunes 2016-02-07
• Así es Gerardo Buganza; así son todos 2016-02-04
• El gabinete de Duarte perdido en su laberinto 2016-02-03
• Adolfo, Erick, Jorge y Tarek; cuatro diputados en capilla 2016-02-02
• Si Duarte no apoya a Héctor… que Dios lo ampare 2016-02-01
• El abrigo de Namiko 2016-01-31
• ¿Duartistas y fidelistas con Héctor Yunes? 2016-01-28
• Los amigos de Anilú 2016-01-28
• La verdad sobre los secuestros, hasta el próximo gobierno 2016-01-27
• Como chamacos jodidos en fiesta de niños popis 2016-01-25
• Los diputados, el aborto y la Biblia 2016-01-24
• Que se rasque con sus uñas 2016-01-21
• Las 99 cosas buenas y los zapatos de Javier Duarte 2016-01-20
• No es posible que se los haya tragado la tierra 2016-01-19
• Nunca he tratado a NamikoMatzumoto pero… 2016-01-18
• Peña Nieto engañó a Duarte como se engaña a un niño 2016-01-17
• Propuesta de JDO, mala idea contra el alcoholismo juvenil 2015-06-30
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010