El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
DESDE EL CAFÉ
Bernardo Gutiérrez Parra
2016-03-01 / 21:18:33
La gris precampaña de Héctor Yunes
Mientras Miguel Ángel Yunes Linares se presenta en los medios de comunicación con una sonrisa de oreja a oreja y cargado de pruebas documentales contra Javier Duarte y compañía, Héctor Yunes anda como que ligeramente pasmado.
Mientras Miguel Ángel Yunes Linares se presenta en los medios de comunicación con una sonrisa de oreja a oreja y cargado de pruebas documentales contra Javier Duarte y compañía, Héctor Yunes anda como que ligeramente pasmado.

La entrevista que tuvo ayer con el periodista Ciro Gómez Leyva fue desafortunada. Sin argumentos convincentes quiso acusar a Yunes Linares de la primera fuga del Chapo Guzmán, e hizo unas equivocadas declaraciones sobre el ISSSTE que el mismo periodista le echó para abajo.

En los minutos que le dedicó Ciro, Héctor no fue capaz de echarle pimienta a su discurso o hilvanar un par de ideas que prendieran a los televidentes y radioescuchas.

Acostumbrado a las pasarelas y a captar la atención de la audiencia, Héctor decepcionó a sus seguidores al recurrir a lugares comunes y a prometer lo mismo que prometieron Fidel y Javier.

Algo está pasando con su precampaña que no prende ni motiva al electorado. Mientras el Yunes panista sube todo a las redes sociales (mensajes, proyectos, propuestas, giras, apoyo de seguidores), el Yunes priista no le ha dado el uso que debería a esta importantísima herramienta.

Por cada mensaje que Héctor sube a las redes, Miguel Ángel sube seis o siete. La desproporción es enorme.

Pero su cambio de actitud, también.

Lejos está el Héctor precandidato de aquel senador activo y dinámico que un día estaba en Tuxpan, para luego volar a la ciudad de México, regresar a Pánuco y rematar en las Choapas, tendiendo puentes, estableciendo alianzas y comunicándose con la gente.

Era tanto su activismo que se llegó a decir que si cualquier hijo de vecino hacía una fiestecita de quince años y lo invitaba, el senador iba.

En noviembre de 2014 dije en una de mis columnas: “Héctor Yunes es el único de los aspirantes a la gubernatura que ha recorrido el estado más que ningún otro, es quien más ha hablado con la gente, quien conoce mejor que nadie los problemas de Veracruz y la manera de resolverlos. Y por si fuera poco, es el único que ha logrado crear una sólida infraestructura a nivel estatal que lo apoyará sin reservas si resulta candidato. Si hoy comenzaran las campañas, Héctor arrancaría con muchísima ventaja. Y si hoy fueran las elecciones, sin duda se llevaría el triunfo”.

¿Qué pasó en catorce meses?

Su discurso es huero y contradictorio. Un día dice que meterá a la cárcel a todos los corruptos, pero al día siguiente dice que Veracruz necesita un gobernador y no un fiscal.

Mientras Miguel Ángel machaca sobre lo mismo (meteré a la cárcel a Javier Duarte y a su banda), se da tiempo para presentar su proyecto de trabajo y además sube a las redes todo lo que lo pueda ayudar, Héctor ofrece tímidas promesas que no animan a quienes lo escuchan.

A pesar de que las campañas no han comenzado formalmente, Héctor debe replantear la forma de llegar al corazón de los votantes.

Si tiene que correr a varios de los sujetos que trae empotrados y que le sirven para maldita la cosa, adelante.

Cuando a mitad de su campaña Felipe Calderón se dio cuenta que perdería la elección si seguía con su slogan “Tengo las manos limpias”, se encerró en su war room con su equipo más cercano a reorganizarlo todo. Entre el lastre del que prescindió estuvo el presidente nacional de su partido Manuel Espino al que hizo a un lado. Y al final ganó la contienda.

Héctor debe hacer una restructuración a fondo de su equipo y replantear de manera más amplia su estrategia de campaña.

Si sigue como va, que se olvide del triunfo.

bernardogup@hotmail.com



Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Una de chapulines y chaqueteros 2017-02-23
• Torpes pleitos de verdulería 2017-02-22
• El valor agregado de Yunes Linares 2017-02-21
• La frase de Karime 2017-02-20
• La autopsia dirá si el PRI tenía salvación 2017-02-19
• La traición sí paga… y paga muy bien 2017-02-16
• Veracruz; un gigantesco aeropuerto 2017-02-15
• ¿A quién no se transó Javier Duarte? 2017-02-14
• La tranquilidad vuelve a coquetear con Tuxpan 2017-02-14
• Rémoras del erario 2017-02-12
• Déjense de lamentos y voten por el PRI 2017-02-09
• Atraco en Martínez de la Torre 2017-02-08
• Aquí nomás, manteniendo zánganos 2017-02-07
• Bermúdez Zurita prepara maletas 2017-02-06
• Renato Alarcón y el alcoholismo del PRI 2017-02-05
• ¿Engañaron a MAYL o él mintió por su cuenta? 2017-02-02
• El escape de la banda 2017-02-02
• Ese líder justiciero llamado César del Ángel 2017-01-31
• Por aquí llega la ayuda y por acá les dejan a los muertos 2017-01-31
• Más desangelado, imposible 2017-01-29
• Una charla con Ezequiel Castañeda en nuestro viejo barrio 2017-01-26
• Un lacónico y apremiante “Pélate” 2017-01-25
• ¿Javier Duarte muerto? Ni lo quiera Dios 2017-01-24
• ¿Y lo demás, don Fidel? 2017-01-23
• ¡Hijos de Barcelona, vosotros me habéis pedido! 2017-01-22
• Como que va siendo hora de gritar ¡Ya basta! 2017-01-19
• La sociedad podrida en la que vivió Federico 2017-01-18
• Mala entraña 2017-01-17
• Elecciones municipales, negro panorama para el PRI 2017-01-16
• Yunes Linares tiene a tiro de piedra a Alberto Silva 2017-01-15
• Piscacha insignificante 2017-01-12
• Ni aunque exhiban a Duarte en la plaza Lerdo 2017-01-11
• Américo para el PRI; no hay más 2017-01-10
• Esta vez va en serio; ya no vamos a robar 2017-01-09
• Sería cuestión de preguntarle a Javier Duarte 2017-01-08
• El barco se hunde y el capitán se está peinando 2017-01-05
• Se nos puso comprensivo el Presidente 2017-01-04
• Feliz Año Nuevo; están despedidos 2017-01-03
• Eso sí hubiera cimbrado al país, señor Yunes Linares 2017-01-02
• El espíritu navideño valió para dos cosas 2017-01-01
• Ah chingá… ¿Y nosotros por qué? 2016-12-15
• Víboras en la curul del señor diputado 2016-12-14
• Javier y Karime ¿perseguidos políticos? 2016-12-13
• Ese es su problema, señor gobernador 2016-12-12
• Aquel 12 de diciembre de hace cinco años 2016-12-11
• ¿Dónde estabas cuando mataron a John Lennon? 2016-12-08
• ¿Perdonarán y olvidarán a Adolfo Mota? 2016-12-07
• Un juicio justo para Javier Duarte 2016-12-06
• Pasquines veracruzanos en estado de coma 2016-12-05
• Tarek, Silva, Erik, Mota y Édgar, en riesgo inminente 2016-12-04
• Nadie se cimbró, pero sí hubo nota 2016-12-01
• Clementina Guerrero y la zozobra del aguinaldo 2016-11-30
• Entre cimbraderas y presuntas aprehensiones 2016-11-29
• Gina Domínguez está triste… pobre 2016-11-28
• ¿Que se murió Fidel? 2016-11-27
• Justicia por propia mano 2016-04-03
• Gómez Pelegrín, el mártir del sexenio 2016-03-31
• Los tuits de Duarte y la mano de Alberto Silva 2016-03-30
• Otra vez los policías 2016-03-29
• Lauro Hugo López, el dolor de cabeza del OPLE 2016-03-28
• Vaya poder que tiene Javier Duarte 2016-03-28
• Pésimo legado 2016-03-23
• Marzo y sus fechas casi olvidadas 2016-03-22
• De machos y mujeriegos, a los más cornudos del planeta 2016-03-21
• A Javier Duarte que se lo lleve el diablo 2016-03-20
• Duarte en su zona de confort; Pelegrín rumbo a la canonización 2016-03-17
• La lista del PRI ya está, pero ¿quién la palomeó? 2016-03-16
• Mis vicisitudes con la quincena 2016-03-15
• Ni las multitudes ni las encuestas 2016-03-14
• Duarte y Héctor; ¿reuniones subrepticias? 2016-03-13
• Primero que pague y luego que se largue a donde quiera 2016-03-10
• Genaro Ruiz ¿una opción para Héctor Yunes y para Tuxpan? 2016-03-09
• La bronca Duarte-UV explicada con palitos y bolitas 2016-03-09
• Las quejas de los jubilados y la falta de papel higiénico en la CEDH 2016-03-07
• Feliz cumpleaños viejo fullero, bribón y corrupto 2016-03-06
• El resultado número 31 de Duarte, simplemente genial 2016-03-03
• No es que Duarte sea un cínico; no está bien de sus emociones 2016-03-02
• El discurso de un gobernador que está en otro canal 2016-02-29
• Así de veleidosa es la fama, señor Gobernador 2016-02-28
• Con la pena, pero ahí sigue 2016-02-25
• ¿Qué fue lo que pasó? 2016-02-24
• ¿Como a qué horas se va, señor gobernador? 2016-02-23
• A nosotros, qué rayos nos importa la delincuencia en Morelos 2016-02-22
• La carta de los diputados y el descontón de Graco Ramírez a JDO 2016-02-21
• Urge que el PRI se purgue 2016-02-18
• Sevicia infinita contra las mujeres 2016-02-17
• ¿Quién es el siguiente que va a denunciar? 2016-02-16
• Lo que nunca sabremos 2016-02-15
• Antes de que se vaya levante su tiradero, señor gobernador 2016-02-14
• El calendario de pagos, una tramposa jugarreta 2016-02-11
• Aquel tiempo de frutsis y pingüinos 2016-02-10
• En Veracruz todos tenemos miedo 2016-02-09
• Javier y Sara, divorcio inevitable 2016-02-08
• Ni Duarte ni Amadeo en el arranque de Héctor Yunes 2016-02-07
• Así es Gerardo Buganza; así son todos 2016-02-04
• El gabinete de Duarte perdido en su laberinto 2016-02-03
• Adolfo, Erick, Jorge y Tarek; cuatro diputados en capilla 2016-02-02
• Si Duarte no apoya a Héctor… que Dios lo ampare 2016-02-01
• El abrigo de Namiko 2016-01-31
• ¿Duartistas y fidelistas con Héctor Yunes? 2016-01-28
• Los amigos de Anilú 2016-01-28
• La verdad sobre los secuestros, hasta el próximo gobierno 2016-01-27
• Como chamacos jodidos en fiesta de niños popis 2016-01-25
• Los diputados, el aborto y la Biblia 2016-01-24
• Que se rasque con sus uñas 2016-01-21
• Las 99 cosas buenas y los zapatos de Javier Duarte 2016-01-20
• No es posible que se los haya tragado la tierra 2016-01-19
• Nunca he tratado a NamikoMatzumoto pero… 2016-01-18
• Peña Nieto engañó a Duarte como se engaña a un niño 2016-01-17
• Propuesta de JDO, mala idea contra el alcoholismo juvenil 2015-06-30
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010