De Veracruz al mundo
Inicio
PUNTO DE VISTA
Jesús Michel Narváez
2016-03-01 / 10:51:08
Poncio Duarte
Salir a refutar dictámenes de auditorías sustentadas, acompañado de su esposa y de sus hijos, a los que no saca ni en kermeses, hace dudar de las capacidades políticas del gobernador de Veracruz, no obstante, sostener que “tiene las manos limpias y la frente en alto”. ¿Qué necesidad de exponer a su esposa y a sus hijos para saldar sus cuentas como mandatario?

Parecía, en su conferencia de prensa -mensaje a los medios, porque no aceptó preguntas- ofrecida en el patio central del Palacio de Gobierno, que su figura semejaba a la de Poncio Pilato. No tanto por lavarse las manos, sino por la robustez que mostró. No de solidez ideológica y política, ni por la “grandiosidad” y “grandilocuencia”, sino por los kilitos de más.

Duarte, señala que los dineros observados por la Auditoría Superior de la Federación, presumiblemente desviados o no comprobados, “han sido destinados y aplicados a actividades propias de la gestión pública” (¿?) Don Javier osó declarar que “se han realizado especulaciones y declaraciones fuera de lugar, con las que se ha pretendido confundir a la opinión pública faltando a la verdad” (?)

Acto seguido, pronunció las palabras de la expiación: “por eso vengo hoy -cinco años después- con las manos limpias y la frente en alto a decirle a los veracruzanos qué es lo que realmente pasa” (?)

¿Qué pasa en Veracruz? Porque nunca habló de lo que le ocurre al Estado y a su administración. Como remate de su “exposición” y en una muestra más de que está urgido del psiquiatra, don Javier afirmó: “El trabajo se da en la esfera de la realidad, no de la imaginación” (?)

¡Salve, oh, Lord de los cielos!

Twitter: @jesusmichelMx

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010