El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
DESDE EL CAFÉ
Bernardo Gutiérrez Parra
2016-02-28 / 20:40:52
Así de veleidosa es la fama, señor Gobernador
De noche cuando pongo mis sienes en la almohada y hacia otro mundo quiero mi espíritu volver, me pregunto si Javier Duarte soñó alguna vez que todo Veracruz y una parte sustantiva de la República hablarían de él.
De noche cuando pongo mis sienes en la almohada y hacia otro mundo quiero mi espíritu volver, me pregunto si Javier Duarte soñó alguna vez que todo Veracruz y una parte sustantiva de la República hablarían de él.

Si llegó a pensar que su nombre aparecería en los titulares de los portales de internet y en los diarios locales, estatales y nacionales. Me pregunto si deseó ser el protagonista de las columnas que escriben los analistas políticos más picudos y leídos del país.

Si imaginó la Plaza Lerdo atascada de miles de sujetos y sujetas coreando a una voz su nombre.

Si pensó que unificaría en torno a su persona a los estudiantes de la Universidad Veracruzana, a los jubilados del IPE, a los campesinos, a los burócratas y empresarios, a los jóvenes becarios y a los periodistas como ha sucedido las últimas semanas.

Me pregunto si alguna vez como estudiante de prepa, tirado boca arriba sobre su cama y mientras se rascaba la entonces incipiente barriga, Javier Duarte llegó a lucubrar que sus acciones futuras harían que los puños de miles se cerraran y levantaran nomás de la pura emoción.

Y la respuesta es que probablemente sí.

Y es que en algún momento de nuestra niñez o adolescencia casi todos los seres humanos soñamos con la popularidad, la fama y lo que éstas conllevan. Y aquel mocoso que fue un día Javier Duarte no tenía por qué ser la excepción.

Me pregunto si aquella vez que lo fotografiaron engulléndose unas suculentas gorditas con una coca-cola en una modesta fonda, llegó a soñar que estaría en la mente de la rectora de la UV y que su imagen, su pura imagen, le quitaría el sueño a esta mujer.

Si llegó a imaginar que la multitud futbolera del “Pirata” Fuente aullaría ante su presencia con delirante frenesí.

Si deseó alguna vez ser el centro de atención de todas las miradas.

Y la respuesta sigue siendo que probablemente sí.

Hoy el nombre de Javier Duarte ha traspasado nuestras fronteras, los diarios lo cabecean a ocho columnas; un día sí y otro también sale en la tele y es tema de columnistas y analistas políticos porque es el ejemplo más palpable que tenemos de lo que es la corrupción y el latrocinio.

Hoy su nombre es coreado en la Plaza Lerdo por estudiantes, maestros, jubilados, amas de casa, empresarios, campesinos, burócratas y mil etcéteras, que le están exigiendo que rinda cuentas y después se vaya.

Duarte se ha convertido en el dolor de cabeza de la rectora, Sara Ladrón de Guevara, que ha perdido el sueño por el adeudo que él y su gobierno tienen con esa casa de estudios.

Si este viernes hubiera asistido al “Pirata” a ver el empate a cero entre Tiburones y Pumas, la raza lo habría recibido y despedido a puras mentadas de madre.

Si alguna vez soñó que su nombre se escuchara más allá de México, es evidente que nunca deseó oírlo en los tonos en que se pronuncia.

Y es que Javier Duarte se ha convertido en sinónimo de todos los epítetos que tengan que ver con robar y corromper.

Si en su adolescencia anheló ser famoso ya lo es, pero su fama es la antítesis de la de cualquier rockstar. Si éste se esconde para evitar que las multitudes casi lo encueren por el cariño y admiración que le tienen, Javier tendrá que esconderse para evitar que le den una pedrada.

Ni hablar, así de veleidosa es la fama, señor Gobernador.

bernardogup@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Pasquines veracruzanos en estado de coma 2016-12-05
• Tarek, Silva, Erik, Mota y Édgar, en riesgo inminente 2016-12-04
• Nadie se cimbró, pero sí hubo nota 2016-12-01
• Clementina Guerrero y la zozobra del aguinaldo 2016-11-30
• Entre cimbraderas y presuntas aprehensiones 2016-11-29
• Gina Domínguez está triste… pobre 2016-11-28
• ¿Que se murió Fidel? 2016-11-27
• Justicia por propia mano 2016-04-03
• Gómez Pelegrín, el mártir del sexenio 2016-03-31
• Los tuits de Duarte y la mano de Alberto Silva 2016-03-30
• Otra vez los policías 2016-03-29
• Lauro Hugo López, el dolor de cabeza del OPLE 2016-03-28
• Vaya poder que tiene Javier Duarte 2016-03-28
• Pésimo legado 2016-03-23
• Marzo y sus fechas casi olvidadas 2016-03-22
• De machos y mujeriegos, a los más cornudos del planeta 2016-03-21
• A Javier Duarte que se lo lleve el diablo 2016-03-20
• Duarte en su zona de confort; Pelegrín rumbo a la canonización 2016-03-17
• La lista del PRI ya está, pero ¿quién la palomeó? 2016-03-16
• Mis vicisitudes con la quincena 2016-03-15
• Ni las multitudes ni las encuestas 2016-03-14
• Duarte y Héctor; ¿reuniones subrepticias? 2016-03-13
• Primero que pague y luego que se largue a donde quiera 2016-03-10
• Genaro Ruiz ¿una opción para Héctor Yunes y para Tuxpan? 2016-03-09
• La bronca Duarte-UV explicada con palitos y bolitas 2016-03-09
• Las quejas de los jubilados y la falta de papel higiénico en la CEDH 2016-03-07
• Feliz cumpleaños viejo fullero, bribón y corrupto 2016-03-06
• El resultado número 31 de Duarte, simplemente genial 2016-03-03
• No es que Duarte sea un cínico; no está bien de sus emociones 2016-03-02
• La gris precampaña de Héctor Yunes 2016-03-01
• El discurso de un gobernador que está en otro canal 2016-02-29
• Con la pena, pero ahí sigue 2016-02-25
• ¿Qué fue lo que pasó? 2016-02-24
• ¿Como a qué horas se va, señor gobernador? 2016-02-23
• A nosotros, qué rayos nos importa la delincuencia en Morelos 2016-02-22
• La carta de los diputados y el descontón de Graco Ramírez a JDO 2016-02-21
• Urge que el PRI se purgue 2016-02-18
• Sevicia infinita contra las mujeres 2016-02-17
• ¿Quién es el siguiente que va a denunciar? 2016-02-16
• Lo que nunca sabremos 2016-02-15
• Antes de que se vaya levante su tiradero, señor gobernador 2016-02-14
• El calendario de pagos, una tramposa jugarreta 2016-02-11
• Aquel tiempo de frutsis y pingüinos 2016-02-10
• En Veracruz todos tenemos miedo 2016-02-09
• Javier y Sara, divorcio inevitable 2016-02-08
• Ni Duarte ni Amadeo en el arranque de Héctor Yunes 2016-02-07
• Así es Gerardo Buganza; así son todos 2016-02-04
• El gabinete de Duarte perdido en su laberinto 2016-02-03
• Adolfo, Erick, Jorge y Tarek; cuatro diputados en capilla 2016-02-02
• Si Duarte no apoya a Héctor… que Dios lo ampare 2016-02-01
• El abrigo de Namiko 2016-01-31
• ¿Duartistas y fidelistas con Héctor Yunes? 2016-01-28
• Los amigos de Anilú 2016-01-28
• La verdad sobre los secuestros, hasta el próximo gobierno 2016-01-27
• Como chamacos jodidos en fiesta de niños popis 2016-01-25
• Los diputados, el aborto y la Biblia 2016-01-24
• Que se rasque con sus uñas 2016-01-21
• Las 99 cosas buenas y los zapatos de Javier Duarte 2016-01-20
• No es posible que se los haya tragado la tierra 2016-01-19
• Nunca he tratado a NamikoMatzumoto pero… 2016-01-18
• Peña Nieto engañó a Duarte como se engaña a un niño 2016-01-17
• Propuesta de JDO, mala idea contra el alcoholismo juvenil 2015-06-30
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010