De Veracruz al mundo
Inicio
EROS ORTEGA RAMOS
.
2016-02-28 / 14:19:45
El hembrismo y la tergiversación de la lucha feminista
“Cuando el objetivo de equidad se confunde con el de dominación”
Hace algunos meses, cuando aún me encontraba estudiando la licenciatura en Sociología, tuve la oportunidad de conocer y conversar con distintas mujeres que se autoproclamaban feministas. Cada una de ellas, desde su propia ideología, interpretaba al feminismo de una manera diferente. Lo que me resultó digno de analizar fue que, pese a la subjetividad de sus interpretaciones, todas compartían un objetivo en común: la emancipación de la mujer.

Me pareció estupendo su propósito de fomentar una equidad entre los dos sexos, ya que la discriminación hacia la mujer en muchos aspectos de la vida es una triste realidad hasta hoy en día en nuestra sociedad, lo que me pareció preocupante es la manera, desde mi punto de vista equivocada, mediante la cualmuchas de ellas quieren lograr dicha equidad.

Según el diccionario de la Real Academia Española, una de las diferentes definiciones de igualdad se refiere a la: “Disposición del ánimo que mueve a dar a cada uno lo que merece” (RAE.es). Esto quiere decir que las recompensas obtenidas por las personas (sean hombres o mujeres), serán inversamente proporcionales a los logros, méritos y resultados alcanzados.

Antes de continuar con este breve análisis, me parece importante aclarar que únicamente expresa mi muy particular punto de vista respecto al feminismo, por lo tanto, no debe de interpretarse como una doctrina, o, en casos extremos, como una verdad universal. Ahora, retomando el tema que nos atañe, dada la definición de equidad anteriormente expuesta, el conflicto se hace presente cuando el radicalismo y la tergiversación del significado malinterpreta los objetivos que se quieren alcanzar. Esto puede verse en distintas expresiones preferenciales de muchas mujeres que se hacen llamar –feministas- hacia sus propias compañeras, al pretender lograr una equidad de género mediante el control, la desigualdad y la manipulación hacia los hombres. Un ejemplo de esto lo podemos corroborar en la preferencia que se tiene hacia las mujeres en los procesos penales de patria potestad respecto a los hijos aún no emancipados durante un proceso de divorcio, en los cuales son sabidos los casos de manipulación y utilización de los mismos con fines meramente legales, o también en los estudios realizados que abordan el tema de la violencia de género hacia la mujer, al restarle importancia a la violencia cometida en contra del varón, por mínima que sea, exponiendo en su gran mayoría las cifras rojas de violencia hacia las féminas. Basta con que el lector busque en la web esta aseveración, para percatarse de la minimización de este fenómeno creciente hacia los hombres: la violencia de género. Y es que aunque los números muestren la enorme diferencia entre la violencia masculina y la femenina, el puntoaquí es que no se debe de pasar por alto este tipo de comportamientos porparte de cualquier persona, ya sea hombre o mujer, si es que realmente se quiere conseguir una equidad sólida.En pocas palabras, lo que expongo aquí es el afán que tienen muchas mujeres pseudofeministas por conseguir su tan anhelada emancipación de los hombres, mediante excepciones, privilegios, ventajas, goce exclusivo de derechos y desigualdad hacia ellos. Es aquí donde se expresa la tergiversación de la lucha feminista, con la práctica del hembrismo. Y, pese a que dicho término aún no es reconocido por la RAE, no significa que no sea reproducido en la realidad. Con esto, es necesario precisar que el adjetivo –hembrismo- es lo equivalente a –machismo-, que significa: “Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres” (RAE.es). Pero, en este caso, aplicado exclusivamente hacia los hombres.

De esta manera, es un absurdo pretender una equidad de género, privilegiando a determinado sexo por encima del otro. Si lo que se quiere lograr es que tanto hombres como mujeres tengan el mismo número de derechos y oportunidades en una sociedad, simple y sencillamente se le tiene que dar a cada uno únicamente aquello que merece, ni más ni menos. Obviamente, el lograr esta tarea es un tema sumamente complejo, ya que entran en juego distintas variables a considerar, pero debido a cuestiones de espacio y tiempo, no se analizan en el presente artículo.

Casi para finalizar, considero obligatorio aclarar de nueva cuenta que de ninguna manera estoy equiparando al feminismo con el hembrismo, ya que son dos ideologías completamente diferentes. Lo que sostengo es que el hembrismo, con su cada vez más grande séquito de reaccionarios, ha manchado la lucha de aquellas personas que realmente han deseado y desean una verdadera equidad, en donde ningún sexo se muestre por encima del otro. Tal y como lo dice la historiadora y socióloga Elisabeth Badinter: “Nunca avanzaremos mientras las organizaciones que se hacen llamar feministas sigan manteniendo ese doble discurso que consiste en afirmar que hay una diferencia esencial entre hombre y mujer (la maternidad) y, al mismo tiempo, en considerar insoportable el trabajo femenino de tiempo completo. O mujeres y hombres pueden compartir todo, incluida la parentalidad y las tareas domésticas, o jamás habrá igualdad entre los sexos”.

Por lo tanto, mientras se siga reproduciendo la doctrina del hembrismo, no se podrá alcanzar la ansiada equidad que mucha falta le hace a nuestra sociedad. La equidad entre los sexos no se logrará con actitudes que promuevan la dominación y la superioridad de la mujer por encima del hombre, la equidad entre los sexos se logrará hasta que la sociedad comprenda e interiorice en su cultura que tanto hombres como mujeres tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones, que la victimización de las mujeres y la adjudicación injusta de una carga histórica de violencia hacia los varones sólo promueven generalizaciones infundadas y rencores, y que pese a que la reproducción del machismo es una realidad que han sufrido y sufren miles de mujeres hasta nuestros días, no se combatirá con un actuar equivalente, en este caso; el hembrismo.

Gracias por su lectura.

@erosuamero

*Eros Ortega Ramos es licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana y actual aspirante al posgrado en Planeación y Políticas Metropolitanas de la misma institución.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
• Las promesas de AMLO 2017-02-19
• Ricardo Anaya; de la demagogia a la aspiración presidencial 2017-02-11
• El hundimiento de Televisa ante las nuevas formas de entretenimiento 2017-01-29
• Desde Trump como presidente de los EEUU, hasta el tiroteo en Monterrey; se avecinan tiempos difíciles 2017-01-22
• Desde Trump como presidente de los EEUU, hasta el tiroteo en Monterrey; se avecinan tiempos difíciles 2017-01-22
• El “Peligro para México” lidera las preferencias electorales rumbo a las elecciones presidenciales del 2018 2017-01-16
• El gasolinazo y su vandalismo como muestra de descomposición social 2017-01-07
• El PRI y sus “gasolinazos” interminables 2017-01-02
• El PRI y sus “gasolinazos” interminables 2017-01-01
• La construcción de una cultura vial y de participación política 2016-11-26
• La normalización del trabajo no remunerado y la nueva esclavitud 2016-11-19
• Donald John Trump: el Presidente No. 45 de los Estados Unidos de América 2016-11-13
• El surgimiento del llamado “Justiciero anónimo” 2016-11-05
• La inseguridad en el transporte público de la Zona Metropolitana del Valle de México 2016-10-29
• El feminicidio en México y en América Latina 2016-10-22
• La renuncia de Javier Duarte a la gubernatura de Veracruz 2016-10-15
• Eruviel Ávila Villegas y Pablo Bedolla López; los dos rostros del poder en el Estado de México 2016-10-08
• Rogers Waters y la polémica de su protesta social 2016-10-02
• El Mexicable en Ecatepec; polémica y disgustos 2016-09-28
• El Mexicable en Ecatepec; polémica y disgustos 2016-09-25
ver todas las entradas
• El matrimonio igualitario, la hipocresía de la Iglesia y la pederastia en el Vaticano 2016-09-18
• El MAES y la exclusión de miles de aspirantes a la EducaciónSuperior 2016-09-11
• La reunión Peña/Trump; cuando es el propio presidente quien se vuelve cliente frecuente de la crítica social 2016-09-03
• Enrique Peña Nieto y la minimización de su robo intelectual 2016-08-27
• AMLO y su burlona “3de3” 2016-08-20
• La burla de México y su fracaso en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016-08-13
• La ex primera dama, Margarita Zavala y la necesidad de hacer memoria 2016-08-06
• El fenómeno “Pokémon GO” 2016-07-31
• La importancia de la organización interna en la lucha social 2016-07-23
• . 2016-07-15
• La Universidad Autónoma Metropolitana y su lucha contra la incipiente privatización de la educación superior 2016-07-09
• La UAM y su lucha contra la incipiente privatización de la educación superior 2016-07-08
• México; de la desinformación legitimada al periodismo chacotero 2016-07-02
• México, la CNTE y su terrorismo de Estado 2016-06-22
• Estados Unidos, el terrorismo y su política armamentista 2016-06-15
• Elecciones 2016; México y su mito de la democracia representativa legítima 2016-06-07
• Miguel Ángel Mancera y su “silbato anti-acoso” 2016-05-29
• Y sigue el “Hoy no circula”; un panorama general del Estado de México 2016-05-22
• ¿La privatización de la educación en México? 2016-05-15
• AMLO: la tercera es la vencida 2016-05-09
• AMLO: la tercera es la vencida 2016-05-08
• El fenómeno de las “Ladies” en México: cuando las pifias ajenas se convierten en un espectáculo público 2016-04-30
• La violencia sexual en México: una grave problemática social 2016-04-23
• The Panama Papers: la corrupción que impera en el sistema financiero mundial 2016-04-16
• Las muertas de Ecatepec: una mirada al municipio más peligroso para ser mujer en el país 2016-03-31
• Donald John Trump: el candidato incómodo de la política estadunidense 2016-03-24
• El “jefe” Diego y la ignominia de sus 75 primaveras 2016-03-16
• Día internacional de la mujer: ¿Hay razones para celebrar? 2016-03-12
• El Papa Francisco en Ecatepec 2016-02-21
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010