El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
EXPRESIÓN CIUDADANA
Carlos Arturo Luna Escudero
2014-11-24 / 21:13:08
Las comparecencias: Farsa y Simulación
Desde los tiempos del Gobernador Miguel Alemán, la rendición de cuentas en Veracruz es un asunto olvidado.
Desde los tiempos del Gobernador Miguel Alemán, la rendición de cuentas en Veracruz es un asunto olvidado. La soberbia, rapacería, cinismo e impunidad, con que se han conducido las últimas tres administraciones no ha permitido que la sociedad veracruzana se entere de los resultados de las políticas públicas que se han llevado a cabo y mucho menos, de los destinos de los recursos públicos que se han utilizado durante los últimos años en nuestra entidad.

Y es que mire usted, es a través de la rendición de cuentas que los ciudadanos pueden estar informados de las acciones del gobierno y la manera de realizarlas. Con este acto de transparencia se da a conocer si el gobierno está haciendo correctamente lo que difunde y pública a la sociedad.

En cualquier país con verdadera democracia, es a través de los informes de gobierno y las comparecencias de ministros o secretarios de despacho, como el pueblo se entera de lo que hace y deja de ser su gobierno, pero sobre todo, de las razones y argumentos por las que se dejan de cumplir con las encomiendas que un pueblo demanda de sus representantes.

En este contexto, durante la última semana se tuvieron en la capital veracruzana las primeras tres comparecencias de encargados de despacho, relativas al IV Informe de Gobierno de Javier Duarte de Ochoa. En las que por supuesto, nos hablan de un mundo lleno de fantasías que poco tienen que ver con la realidad.

Así, el martes inició la ronda de comparecencias el Secretario de Finanzas del gobierno estatal, un tipo con pésima fama pública, nos habló entre otras cosas, en el colmo del cinismo, de un Veracruz solvente y que se está aplicando dijo, con toda honestidad y transparencia, los recursos públicos para bien de los veracruzanos. Afirmó que se pagará a todos los proveedores y que esta administración no dejará deudas pendientes con ellos. Lo mismo que han dicho todas las administraciones anteriores.



Señalo que se deben un poco más de 37 mil millones de pesos a bancos, más de 6 mil millones por concepto de cupón cero, más de 8 mil millones al FONDEN y que se tiene un pasivo circulante por 3,700 millones de pesos, así como un adeudo por más de 12 mil millones de pesos por la bursatilización, el doble del importe del que se contrató originalmente. Es decir, la deuda pública oficial del gobierno supera los 50 mil millones de pesos, eso sin contar otros adeudos ocultos que la administración próspera se niega a informar.

Por supuesto, nadie le cree. Veracruz vive en la bancarrota y en la astringencia financiera. No hay ni para papel de baño afirman los mismos empleados públicos. Veracruz ha sido saqueado como nunca en su historia y por supuesto que el panorama financiero que se vislumbra no permite a los ciudadanos esperar una mejora en el corto plazo. Estamos en la verdadera ruina .

El miércoles tocó al turno al recién estrenado Secretario de Salud, el médico hablo de los logros en la compra consolidada de medicamentos, del cumplimiento de metas establecidas y de un horizonte optimista en el sector. Por supuesto que no habló de la mafia sindical que echó del puesto al anterior encargado del despacho, ni del tráfico de puestos y plazas, ni siquiera mencionó sobre el estado de las investigaciones acerca de las tranzas en las adquisiciones de medicamentos caducos, donde se menciona está coludido un reconocido empresario de Xalapa y un actual alto funcionario público cercano al anterior gobernador.

El Secretario de Salud no dijo nada tampoco sobre las obras inconclusas de los hospitales de Perote, Papantla y Nautla. Tampoco hablo sobre la conclusión, tantas veces prometida, de la famosa Torre Médica del Puerto de Veracruz. Del desabasto de medicamentos en clínicas y hospitales, ni del asunto del FINAMEND ni de cómo piensa el gobierno resolver este asunto donde, se sabe, posiblemente esté involucrada la fidelidad.

Este viernes tocó turno al Secretario de Gobierno. Su comparecencia fue al más puro estilo del fidelismo. Populachera y con recursos al por mayor para acarreados y textoservidores. Se sabe que desde la noche anterior invitó a cenar en lujoso restaurante a los reporteros de la fuente del Congreso del Estado para sugerirles que no se escribiera de forma crítica su comparecencia. Para tal fin. se supo que cada reportero de la fuente recibió la cantidad de 5 mil pesos como apoyo.

Según información proporcionada por los inconformes empleados del Congreso y de los diputados locales, desde las nueve de la mañana, la comparecencia estaba programada para las 5 pm, trabajadores de la Secretaría de Gobierno se apoderaron del Auditorio Sebastían Lerdo de Tejada, apartando sillas para los invitados especiales, mientras que en los pasillos se colocaban pendones con la imagen del funcionario público.

A parte de la publicidad que inundó al Congreso, se tomaron medidas de seguridad, dignas de un altísimo dignatario, para todos los invitados y la prensa a la hora de entrar para escuchar al secretario. Hubo tres filtros de seguridad para ingresar al recinto. Se revisaron rigurosamente a todas las personas y previamente se revisó hasta debajo de las butacas del auditorio para que no hubiera imprevistos.

Música y fanfarrias anunció la llegada y salida del secretario, acompañado por el Arzobispo de Xalapa y recibido por sus invitados especiales entre los que estaban líderes religiosos, algunos empresarios y líderes de sectores sociales, líderes de taxistas y empleados. Afuera, baños, música y comida para los acarreados.

Así, entre acarreados, tacos, destapes y discusiones, se inició la comparecencia. Poco dijo el secretario que no sea parte del discurso que receta a los veracruzanos día a día. Dijo que en el estado solo hay desarrollo, gobernabilidad, democracia, paz social y estado de derecho. Habló de que gracias al clima de paz que se vive en Veracruz han llegado nuevas inversiones a la entidad, como nunca antes en su historia.

Los diputados, incluso los de la oposición, de manera vergonzosa y demostrando con este hecho que posiblemente los plancharon antes, no quisieron cuestionar al secretario, pese a la realidad en que se debaten los veracruzanos, que es totalmente contraria al edén que dibujo el encargado de ese despacho.

De verdad que es indignante para los ciudadanos de nuestro estado el derroche de recursos del que se ha hecho gala durante esta última comparecencia, con la clara intención de promover la imagen de este funcionario. Con recursos públicos se pagan camiones, comida, música, publicidad, despensas y todo lo que se gastó en este evento. Se lucra con la pobreza de nuestro pueblo.

Estos actos sólo se pueden calificar de farsa y simulación. Un diputado de oposición señaló que es muy claro, que estas supuestas comparecencias son una farsa, se quiere hacer creer que se está cumpliendo con analizar un informe como marca la ley, como si decir lo que se les antoja fuera suficiente para evaluar un año de gestión de un gobierno que ha generado más dudas que confianza.

No existe el debate, se rehuye a él, esa es la triste realidad del actual gobierno. Existe un retroceso, porque cada vez son menos los días para el análisis y porque hacen comparecer a los funcionarios que se deciden desde el Palacio de Gobierno, en un formato acartonado que impide la réplica o contra réplica.

Eso sí, se dejan al arbitrio del Ejecutivo y del presidente de la mesa quienes son lo que participarán, mientras que los diputados no pueden saber con certeza a quien deben dirigir las preguntas, cuyas respuestas, la mayoría de ellas, no despejan las dudas e inconsistencias del informe.

Este tipo de comparecencias solamente muestran más de la subordinación que tiene el Congreso con el Ejecutivo, pues para muchos diputados es más fácil leer la tarjeta o el guión que les dan, que hacer un auténtico análisis.

Se quiere imponer una ley mordaza, al prohibir a los diputados, sobre todo de oposición, hablar del informe o de los asuntos de la administración pública estatal, en los asuntos generales de las sesiones. Hasta este grado llega el control en el formato de la glosa del informe.

Pero todo ello no escapa a la calificación que los ciudadanos le adjudican al gobierno próspero: Un gobierno fallido. No pasó la prueba y le queda debiendo mucho a Veracruz.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010