El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
...
Gobernantes.com.
2014-10-23 / 21:33:56
43 normalistas
A casi un mes de la desaparicin de 43 normalistas de Ayotzinapa la crisis poltica abierta por esos estremecedores hechos se ha ampliado hasta aproximarse a un punto de ineludibles definiciones.
A casi un mes de la desaparicin de 43 normalistas de Ayotzinapa la crisis poltica abierta por esos estremecedores hechos se ha ampliado hasta aproximarse a un punto de ineludibles definiciones. Del estupor nacional y el titubeo de la clase poltica, a excepcin del patetismo y desfiguros del gobernador Aguirre, se ha tenido que hablar en forma ms sera y accionar con cierta contundencia desde el gobierno federal y, al menos, el Senado. Al principio los comportamientos de la clase poltica fueron burocrticos y de desdn ante la tragedia; incluso el PRD, partido involucrado de cerca por la pertenencia a sus filas del prfugo presidente de Iguala y el gobernador de Guerrero, adopt una postura vacilante y evasiva ante los fuertes sealamientos que, desde un principio, le hicieron los familiares de los jvenes desaparecidos.



Del mensaje que dio Pea Nieto a tres das de los hechos de sangre ya no queda nada, se esfum en la intrascendencia, para dar paso a una casi cotidiana alusin hueca y de buenos deseos a los hechos de Iguala. Es notable una falta de visin de estado para entender y enfrentar estos graves acontecimientos. Del perdn solicitado por Navarrete, del PRD, ya no queda nada, se olvid a los pocos das ante un severo cuestionamiento por el papel atrapa todo y solapador de su partido. De la consulta planteada por Aguirre ya no queda nada, al da siguiente de ser formulada se disolvi por absurda e improcedente, teniendo que vivir a salto de mata y refugiarse en los rincones de su estado.



En general la clase poltica reaccion en forma lenta y tradicional, no entendiendo la profundidad de la agresin a los estudiantes y sus repercusiones. Hasta que se dieron las movilizaciones sociales exigiendo justicia y se volvi noticia internacional, el gobierno federal dio muestras de estarse ocupando de estos hechos y se empez a hablar de la salida de Aguirre. Pero falta mucho, ir a fondo y dar con el paradero de los muchachos. No es para nada un hecho que se pueda resolver fcil. Tiene un significado especial, de conciencia nacional. Nada ser igual despus de estos crmenes.



Estamos ante la probable masacre estudiantil ms relevante despus del 68, sus efectos tambin son superlativos, con manifestaciones estudiantiles no vistas desde esa misma fecha y una sacudida al sistema poltico. No bastarn declaraciones y tcticas dilatorias, sera una grave irresponsabilidad, para superar esta crisis; no, tiene que haber una ciruga mayor al sistema para que nuestro pas supere la barbarie y se enfile por una ruta de paz y vida democrtica. La movilizacin social y la ciudadana indignada no quedar conforme con algunos detenidos y la emisin de los discursos de siempre, su apuesta es mayor, es de cambios y de justicia.



Es buena idea una comisin de la verdad con ciertas facultades, la salida de Aguirre, el rescate de las Normales Rurales, una CNDH con autoridad, una estrategia de seguridad de legalidad y de desarrollo social, entre otras medidas que sealen una salida democrtica a la crisis poltica que abri el crimen de Iguala. Eso sera coyuntural, despus habra que formular una reforma al sistema que nos instale en la democracia verdadera y en un estado de derecho. Por supuesto que se requiere visin de estado y un compromiso profundo con la democracia para limpiar al sistema y crear las condiciones para una vida ms normal y digna para todos.



Ms all del contexto poltico est el lado humano de estos hechos, la tristeza que nos envuelve, el dolor de los padres de los desaparecidos y las vidas perdidas, que no merecen manoseo, ni olvido y mucho menos quedarse sin justicia. Estos jvenes merecen vivir, deben vivir, aparecer y cumplir sus sueos; sus vida debe continuar, abrazar a sus padres, ver cumplidas sus aspiraciones profesionales, hacer algo por su pueblo y ser felices. Lo que sea que pase de aqu en adelante deber ser para bien de todos, para una mejor nacin y para un futuro sano y viable para nuestra juventud. Esta crisis toca a los partidos y a los congresos, los hace ver desfasados y, en algunos casos, intiles. De su autocrtica y renovacin depende que tanto seguirn jugando un rol prctico y necesario o si irn al olvido. Es de esperarse que la justa indignacin social por el caso de Ayotzinapa, no se agote en el abstencionismo, al contrario, que se convierta en una fuerza poltica exigente de democracia, que emplace al gobierno y traiga una fuerte corriente democratizadora de Mxico.



Recadito: Lamento con profunda tristeza la muerte del Licenciado Lobato y su esposa.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010