De Veracruz al mundo
AL ESTILO MATHEY
Gustavo Cadena Mathey.
2011-11-23 / 22:15:06
Turismo Religioso
Hoy he vuelto a rezar; a la puerta de la ermita; y ped a la Virgencita; que yo la vuelva a encontrar. Por el camino verde, camino verde que va a la ermita
Buen da lector:



Deveras que pagar una manda, en ocasiones es una verdadera penitencia.

Al menos yo no lo imaginaba.

Es bien sabido que a travs de los siglos y a lo largo y ancho del planeta, en medio del fervor religioso numerosas culturas han profesado sus creencias mediante ritos y festividades

De esta manera millones de personas rinden tributo a sus dioses autoimponindose un castigo o penitencia, (en muchos casos desmesurados) para la obtencin de favores celestiales o milagrosos, de acuerdo con la fe de cada quien.

Ese sufrimiento se convierte de esta forma en un camino para la expiacin. Hay quienes creen que cuanto ms dolor padezca y soporte el peregrino, mayor ser el favor recibido de la deidad.

Lo anterior lo comento como referente de la visita que realizamos un grupo de familiares, amigos y compaeros de viaje a Juquila Oaxaca, en un autobs turstico de esos que se anuncian en el peridico.

El viernes 18 a las 18.22 salimos del Teatro del Estado, con la mala noticia de que no serva el bao del camin y la buena, que pararamos donde fuera necesario.

La primera parada fue en la gasolinera Macuiltepec, para recoger a otros pasajeros e ir al bao.

A las 19 horas enfilamos rumbo a Perote, por la autopista de Amozoc y la carretera a Zacatepec hasta Acatzingo, para tomar la desviacin a Tehuacn, donde paramos casi a las once de la noche.

25 minutos despus continuamos hacia Oaxaca y alcanc a ver un letrero que anunciaba Miahuatln, a 25 kilmetros.

En el silencio de la noche vino a mi mente que Miahuatln de Porfirio Daz es una poblacin que se hizo famosa en 1970, cuando los cientficos anunciaron que el siete de marzo de ese ao sera el epicentro del primer eclipse total de sol que veramos en nuestras vidas. (El otro fue el 11 de julio de 1991).

Tena yo 17 aos y nueve meses de edad:

Esa soleada maana en Acayucan nos despertamos excitados por lo que se avecinaba:

Alrededor de las diez como que se empez a entristecer el da.

Conforme avanzaban los minutos antes de las 12, los caballos se inquietaban y buscaban su establo; los gallos y gallinas se trepaban al rbol donde dorman y los pichos, (tordos o zanates) volaban desquiciados en escandalosas parvadas como en cualquier atardecer porque ese da se les haba hecho muy corto y buscaban refugio en sus nidos en las copas de los rboles.

Fue un espectculo espeluznante; maravilloso, se haban contado historias de maleficios y fuerzas negativas. La luna no alcanz a tapar totalmente al sol y por unos cuantos segundos se form un anillo brillante en el cenit, la oscuridad cubri la ciudad, al estado, a la Repblica y acaso a todo el planeta, y pensbamos que algo malo podra pasar.

De repente la luna sali del crculo solar y unas sombras rpidas como rayas se vieron en el suelo durante varios segundos y no pas nada!, poco a poco todo volvi a la realidad, la poblacin recobr su luminosidad y su calor y yo me qued dormido.

CARRETERA DE MIEDO

Despert y alcanc a ver que el autobs atravesaba la capital oaxaquea. Eran las 02: 40 horas.

El sueo me venci de nuevo pero recobr la lucidez a las 06:27 para disfrutar un amanecer brumoso en un serpenteante sendero de una carretera asfaltada, con topes por doquier, impresionantes acantilados a los lados, enormes rocas a punto de caer de los cerros, cabaitas de madera, un hermoso bosque de oyameles, diversas especies vegetales de esta sierra oaxaquea y anuncios por todas partes de servicio de baos y WC:

Aqu te echas una pestaita y pa bajo escuch que le dijo el vecino de asiento a Rafa, el experimentado conductor que nos llev sanos y salvos por esta travesa parecida a las de las sierras de Zongolica o Misantla (muchas gracias Rafa) .

Por fin, a las 09:47 arribamos al Pedimento, a casi dos mil metros de altura sobre el nivel del mar, luego de recorrer 658 kilmetros de carretera y quince horas de viaje, no se le hace una gran penitencia?

En el Pedimento, poblacin de 33 habitantes, est construida ex profeso una capillita como primer paso donde miles de personas se aglomeran para visitar a nuestra seora de Juquila, algunos van a pedir por su salud, por su hogar e incluso por algo material, depende de la devocin para que estos deseos se cumplan o hagan realidad. Otros van a dar gracias por los favores o milagros recibidos, pero la mayora ofrece una cruz como smbolo de su fe o ah mismo le proporcionan barro para hacer las figuras que desean dejar como peticin a la virgen.

A diez minutos de ah, despus de una gran odisea que incluy varias visitas a los baos pblicos de las gasolineras, dira el maestro vitralista xalapeo Hctor Aguilar Garca, se llega a la poblacin de Santa Catarina Juquila, considerada el santuario de la virgen de Juquila, una de las representaciones de la virgen Maria mas veneradas y milagrosas. Es un pequeo lugar enclavado en la sierra oaxaquea donde el tiempo parece detenerse;

De acuerdo con ancdotas de los abuelos y de diversas historias Juquila fue una jurisdiccin de vasallaje de Tututepec, en 1526 que creci con la llegada de Fray Jordn de Santa Catalina a un pueblo de nombre Amialtepec,. El frayle ocup durante su estancia los servicios de un humilde campesino, a quien educ religiosamente.

Cuando lleg el momento de que Fray Jordn regresara a su lugar de origen y tena que pagar al humilde campesino, le regal en recompensa una imagen de la Pursima Concepcin de Mara, (la cual fue tallada en Espaa), advirtindole que tena que venerarla como le haba enseado, la imagen fue colocada en el jacal del campesino.

Cuentan que un da el jacal se incendi y se redujo a cenizas, presentando la imagen solo ligeras quemaduras posteriormente acontecieron diversos milagros de los cuales se enteraron los pueblos circunvecinos y as fue como habitantes de Juquila se organizaron para trasladar la imagen a su comunidad donde se venera el 8 de diciembre y al que acuden anualmente millares de turistas.

Ese sbado 19 haba por lo menos 200 autobuses de diversos lugares de la Repblica que se acomodaban a la buena de los choferes porque no hay agentes de trnsito.

Despus de los rezos y plegarias de rigor nos fuimos a dormir a Oaxaca a un hotel de estrellas apagadas, donde llegamos a las once de la noche todos exhaustos.

Al da siguiente y bajo la excelente gua turstica del maestro don Juan Ruiz (tourguidejuan@yahoo.com.mx por si alguien se interesa, no se va a arrepentir) visitamos Monte Albn, con una magnfica resea del gua; el ex Convento de Santo Domingo, Mitla, el Arbol del Tule, ya afortunadamente restablecido y floreciente, con hijos y nietos a sus dos mil aos de edad; una fbrica de mezcal, y emprendimos el regreso a Xalapa la bella.

Les dejo de tarea a usted lector, a la titular de Turismo, al Arzobispo Hiplito, a la alcaldesa, a los empresarios transportistas y restauranteros y al propio gobernador Javidu, reflexionar por qu ac en Veracruz no llega ese turismo religioso.

Que tenga buen da.

gustavocadenamathey@hotmail.com

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010