El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio
REAMBIENTALVER
Dra. Cecilia Montero De Jesús
2011-07-18 / 13:47:00
¿Cuánto cuesta un árbol?
La inconmensurabilidad de la naturaleza o la inevitable levedad del árbol…
Si alguien le preguntara ¿qué precio tiene su vida? ¿Qué contestaría?

Qué precio le podría a su vida, tomando en cuenta cada año vivido, cada órgano de su cuerpo, sus gastos esenciales y la inversión en su educación y diversión, en fin, necesidades fundamentales y las no tan principales pero que requiere como ser humano, además de tomar en cuenta su condición económica y cultural, ¿qué diría? Pero sume también el valor que su vida tendría si considerara su potencial intelectual y de trabajo, añada los logros que Usted obtendrá en los años que le faltan por vivir y valórelos.

Creo amable lector, que tanto usted como yo coincidiremos que la vida del ser humano no tiene precio, pues independientemente de los costos, condición social o gastos realizados, la vida humana es irremplazable.



Y si ahora le pregunto, cuánto cuesta un árbol, ¿qué me podrá decir al respecto?

Tal vez tomando en cuenta los tabuladores ya establecidos por las dependencias correspondientes para determinarlo, podríamos decir que existen ya precios determinados por la edad, especie, tasa de crecimiento, capacidad de absorción de dióxido de carbono, control de la erosión del suelo y retención de nutrientes, valor paisajístico, etc.



Sin embargo, surgen algunas interrogantes, ¿por qué no están tomados en cuenta en los tabuladores las interacciones ecológicas de los árboles? como por ejemplo, que los árboles han servido de refugio a la fauna, el costo por suministro de alimento a las aves, especies polinizadoras, y a muchas otras especies. Y desde un punto de vista ético, por qué no se tomaría en cuenta el sentir de un ente vivo que no puede hablar para contarnos lo complicado que le resulta reverdecer en primavera después de un cruel invierno y que en tiempo de secas tendrá que esperar con paciencia y optimizar sus recursos para lograr sobrevivir con la esperanza en la siguiente temporada de lluvias. Más aún, los árboles muchas veces tienen un valor relacionado con la apreciación de grupos culturales específicos.



Así es, triste y lamentablemente para algunos de nosotros nos resulta difícil reconocer que los árboles, si tienen un precio establecido. Los que deseen y tengan el recurso económico podrían pagar por talar árboles en una zona de bosque mesófilo ó selva tropical, cantidad que “sería usada para resarcir en otra zona los daños y/o sembrar los árboles derribados”. Usted podrá decir que el fin justifica los medios, y si se trata de establecer una nueva zona habitacional o un centro comercial, no importará, se podrá pagar.



Como ha mencionado Enrique Leff, Coordinador de la Red de Formación Ambiental para América latina y el Caribe, definitivamente carecemos de instrumentos de análisis adecuados para dar cuenta de la especificidad de estos procesos, de los que depende la valorización y la transformación de la naturaleza, y definitivamente estoy de acuerdo con él cuando afirma que la economía no puede evaluar las condiciones de sustentabilidad de la producción de los árboles y todos sus beneficios, es decir los costos ya no son determinados de manera "objetiva" y cuantitativa en la esfera económica, sino que dependen de percepciones culturales, derechos comunales e intereses sociales.



En fin, estamos acostrumbrándonos a valorar a la naturaleza pero bajo una perspectiva superficial, sin reflexionar sobre el valor intrínseco y las repercusiones profundas de la ausencia de la flora y fauna sobre la tierra. Estamos asumiendo el papel del hombre occidental que hace uso irrestricto de los recursos naturales olvidando la interacción que han mantenido nuestras culturas nativas con la naturaleza.



Esperemos que esta valoración no contribuya a la acelerada depleción de nuestros recursos naturales y que la próxima vez que alguien le pregunte cuánto cuesta un árbol, usted con uso de razón reflexione que un árbol como cualquier otro ser vivo de este planeta que contribuye al proceso natural de conservación, pueda contesta: Un árbol no tiene precio, porque la vida es incalculable…





REAMBIENTALVER@gmail.com

twitter: @ambientalver





Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010